SwimRun Costa Brava 2016, una experiencia inolvidable

Saliendo del agua, en una de las múltiples transiciones. Foto: Andres Nuñez - Last Race Studio
Sergio Fernández Tolosa -
SwimRun Costa Brava 2016, una experiencia inolvidable
SwimRun Costa Brava 2016, una experiencia inolvidable

Saliendo del agua, en una de las múltiples transiciones. Foto: Andres Nuñez - Last Race Studio

Correr con neopreno y nadar con zapatillas de running. Si lo miras así, el SwimRun puede parecer una locura, una más de todas esas excentricidades que parecen surgir de la nada, día sí, día también, con el actual boom del deporte. Pero no, el SwimRun tiene una razón de ser, y una vez lo vives desde dentro, todo cobra sentido. Y en mi caso, os aseguro que es la disciplina deportiva más gratificante –e incluso divertida– que he tenido la suerte de practicar en los últimos años.

PRIMERA EDICIÓN, UN ÉXITO DE PARTICIPACIÓN


El pasado 17 de abril de 2016 se celebró la primera edición del SwimRun Costa Brava 2016. Teniendo en cuenta la juventud de esta disciplina en nuestras costas –en Escandinavia ya hace una década que se practica y es difícil conseguir plaza en las carreras–, el éxito de participación fue incuestionable. Un total de 96 equipos (es decir, cerca de 200 swimrunners, pues se participa siempre por parejas) se repartieron en tres distancias distintas: en la Short (12 km), hubo 20 equipos; en la Sprint (21 km), 52 equipos; y en la Marathon (42 km), otros 24 equipos.

En el SwimRun somos seres anfibios: nadamos por el mar y corremos por las rocas, los caminos y las sendas del litoral. En el SwimRun somos seres anfibios: nadamos por el mar y corremos por las rocas, los caminos y las sendas del litoral.

DISTANCIAS PARA TOD@S


Nosotros (Israel y yo) nos apuntamos a la Sprint (21 km), y debemos reconocer que de entrada nos tentó la Marathon, pero fuimos conservadores y en esta primera vez preferimos quedarnos con ganas de más que sufrir un empacho. E hicimos bien, la verdad. Porque el SwimRun es mucho más duro y exigente de lo que parece.
Habíamos entrenado juntos muy poco –una vez–, pero teníamos muy claro el enfoque: disfrutar, ir cómodos, superar todos y cada uno de los sectores –había 12 tramos de natación previstos y otros tantos de carrera a pie–, y tomar buena nota de lo vivido de cara a, si nos gustaba, volver el año que viene a por una nueva experiencia.

ISLAS, ACANTILADOS, ISLOTES, PLAYAS Y CALITAS


Y claro, nos gustó. Tanto, tantísimo, que va a ser difícil esperar un año entero. Por suerte, hay otras pruebas, pero claro, no en este entorno espectacular e incomparable que es la Costa Brava... Y es que el recorrido fue un auténtico delirio. Empezamos corriendo por el Camí de Ronda desde Calella de Palafrugell, unos 3 km, a orillas del mar, sobre acantilados de roca salteados de pinos, caminando en algunas subidas, encontrando nuestro ritmo, bromeando, hasta que empezamos a sudar y nos entraron unas ganas irrefrenables de fundirnos con el mar... Y allí estaba, al final de una empinada bajada, en una cala desierta. Tomamos aire, recuperamos un poco el pulso, nos pusimos las gafas, los tapones, el pull buoy, y "¡¡¡ayyyyyy, qué fresquita!!!".

A partir de entonces y hasta Platja d'Aro, la prueba fue combinando tramos de natación en aguas abiertas de un máximo de 600 metros con sectores de carrera a pie por sendas y caminos, con algún tramo de playa y el paso obligatorio por algunos islotes. En resumen, un gustazo de aventura. Más parecido a un raid corto que a un duatlón o acuatlón, donde todo parece más acotado.

Un piragüista de seguridad de la organización, atento al paso de los nadadores en un sector de aguas abiertas. Un piragüista de seguridad de la organización, atento al paso de los nadadores en un sector de aguas abiertas.

Entrar y salir del agua, y los cambios de ritmo constantes, son un aliciente extra y un aspecto que hay que entrenar. Entrar y salir del agua, y los cambios de ritmo constantes, son un aliciente extra y un aspecto que hay que entrenar.

Algunos equipos usan líneas de vida para no separarse y ayudarse. Es trabajo en equipo en estado puro. Algunos equipos usan líneas de vida para no separarse y ayudarse en todo momento. El SwimRun es trabajo en equipo en estado puro.

El contacto con la naturaleza es total durante estas pruebas. El contacto con la naturaleza es total durante estas pruebas.

Agilidad, resistencia, fuerza... El SwimRun requiere mantener todos los sentidos alerta, de principio a fin. Agilidad, resistencia, fuerza... El SwimRun requiere mantener todos los sentidos alerta, de principio a fin.

Antes de empezar, con un PowerGel de emergencia en la goma de las gafas, a lo "Nasío pa' nadar". Antes de empezar, con un PowerGel en la goma de las gafas, a lo "Nasío pa' nadar".

Salida de la carrera Sprint (medio maratón), desde la playa de Calella de Palafrugell. Salida de la carrera Sprint (medio maratón), desde la playa de Calella de Palafrugell.

Escenas surrealistas I. "¿De dónde venís?". "¿Dónde vais?". "¿Y las bicis?": preguntas habituales por parte de los bañistas.

>> Track del recorrido: en nuestro canal de Wikiloc (en los sectores de agua el track parece dar rodeos; esto ocurre cuando dejas de bracear o hundes los brazos en el agua más de la cuenta; si nadas seguido, el track del GPS sale perfecto, lo tengo comprobado).

Y para terminar, el vídeo oficial de la prueba, con imágenes aéreas muy espectaculares. La acción comienza en el segundo 59".

https://youtu.be/kmY6axVzprc

 

Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

En noviembre queremos que cuides de ti...

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...