Tenemos un plan

Sergio Fernández Tolosa -
Tenemos un plan
Tenemos un plan






Cuando me telefoneó Serafín para proponerme ir a la Titan Desert 2009 andaba algo bajo de forma. En los últimos meses había ido saliendo al monte de tanto en tanto, cuando la agenda me lo permitía, cuando me encargaban un reportaje que lo exigía o cuando ya no soportaba ni una hora más las cuatro paredes y los teclados de los ordenadores y me iba a correr (más bien arrastrarme, a 5 minutos el kilómetros o más) por la Carretera de les Aigües (el Retiro de los runners barceloneses).

Nada más colgar, miré el calendario y observé que sólo faltaban 11 semanas para la prueba. ¡Necesitaba un plan de entrenamiento ya! Una pauta que me obligara a entrenar o a descansar y que me diese confianza al ver los resultados día a día.

Mi plan de entrenamiento tenía que llevarme a la mejor forma posible a finales de la 12ª semana. Busqué en un cajón del despacho un invento que no usaba desde el instituto: una regla. Me puse a trazar lineas sobre una hoja cuadriculada de una libreta tamaño A4. Dividí las 12 semanas en 3 bloques (ciclos). Y cada bloque en 4 minibloques (miniciclos), de manera que los miniciclos coincidían con las semanas.

Una libreta del 'todo a cien'

El primer bloque (mes) debía ganar fuerza en general y acostumbrarme a entrenar 5 días por semana. El segundo bloque debía ganar fuerza-resistencia, por lo que alternaría las sesiones de gimnasio con salidas en bicicleta. El tercer mes era especial, pues quería dejar las dos últimas semanas más suaves, por lo que las dos primeras iban a ser las más duras de todo el plan. Y en esas estoy ahora. Voy día sí día no al gimnasio. Estoy más fuerte que nunca. Hago flexiones, sentadillas, dominadas asistidas, abdominales, tríceps, bíceps, pectorales... Luego hago estiramientos y nado 20 minutos para soltar un poco. Los días que no voy al gimnasio salgo en mountain bike, entre 40 y 80 kilómetros. Si llueve (¡¡menudo abril llevamos!!) voy a dos sesiones seguidas de spinDiR, que me dejan más suave... Y descanso un día tras cuatro días de entrenamiento.

Resultados sin lesiones

Nunca había estado tan fuerte sobre la bicicleta. Muevo desarrollos que antes no movía y ahora subo rampas que hace tres meses me dejaban ciego. Y lo más importante: no he tenido ni una sola lesión (toco madera, toc-toc) ni ninguna molestia muscular, cosa que otras veces sí me había pasado. ¿La razón? Pues creo que se debe a que llevaba años sin pisar un gimnasio de forma regular y en los últimos años siempre entrenaba de forma anárquica, sin método ni previsión alguna. Ahora me alegro de haber cogido la libreta. Es un gran invento. Algo pretérito en estos tiempos de GPS y ordenadores que lo calculan y guardan todo, pero a mí me ha funcionado de maravilla y pienso seguir utilizándola. Además, la puedes comprar en los chinos y no coge virus.

La única duda es cómo estaré en resistencia de larga distancia, pero ahí creo que tiraré de mi "memoria orgánica", haciendo uso del "quien tuvo retuvo", de las grasas que no he querido quemar estas semanas y de los dátiles del desierto.

 

Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

En noviembre queremos que cuides de ti...

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...