Tuscany Trail: la bella Italia en modo bikepacking

Pizza al taglio, el mejor avituallamiento que podíamos imaginar.
Sergio Fernández Tolosa -
Tuscany Trail: la bella Italia en modo bikepacking
Tuscany Trail: la bella Italia en modo bikepacking

Pizza al taglio, el mejor avituallamiento que podíamos imaginar.

Las previsiones para la Toscana eran verdaderamente desalentadoras: chubascos generalizados el primer día de carrera durante toda la mañana –con especial fuerza en las montañas a las que nos dirigíamos– y tormentas vespertinas en los alrededores de Florencia; una relativa mejora para los días dos y tres, con claros y nubes; y más lluvias para el cuarto y quinto día, cuando nosotros preveíamos llegar a meta. El panorama era poco halagüeño para una aventura de bikepacking, pero una vez más los expertos del tiempo se equivocaron, y las nubes sólo nos concedieron una calurosa tregua la quinta y última jornada de pedaleo. Fue nuestro enésimo bautizo de lluvia, frío y barro del año, que esta ocasión duró cuatro días y medio, con sus correspondientes noches.

UNA "CARRERA" DE 570 KM y 12.000 M+ DE UNA SOLA ETAPA
La Tuscany Trail es una "gara" no competitiva por la bucólica Toscana.
Este año, el itinerario, que se seguía con GPS, sumaba 570 km y 12.000 m+ del tirón, sin etapas, sin avituallamientos, sin controles... En la línea de salida, éramos nada menos que 527 participantes con muchas ganas de disfrutar del bikepacking en un recorrido que se presentaba como el más exigente y biker de la historia de esta loca carrera.

El aguacero no se hace esperar y los caminos y senderos se convierten en riachuelos a los pocos kilómetros de la salida. El aguacero no se hace esperar y los caminos y senderos se convierten en riachuelos a los pocos kilómetros de la salida. En la foto, la siempre sonriente Amelia, de Con un par de ruedas, miembro del Trío Lalalá Surly Team.

Para nosotros fueron 5 días de pedaleo y risas por la Toscana, disfrutando de la bicicleta y aprendiendo a ser agua. Para ello fue muy útil la frase de Bruce Lee: "Be water, my friend".


Ignoramos la lluvia todo lo posible, y la esquivamos siempre que pudimos, guareciéndonos bajo portales, escondiéndonos en los bosques, refugiándonos estratégicamente en pequeños restaurantes, en aparcamientos... Así es el bikepacking y así son las "carreras" sin asistencia ni avituallamientos: cargas tu propio equipo; consigues la comida y el agua tú mismo, por el camino; eliges cuándo pedaleas y cuándo descansas; escoges la modalidad de alojamiento que más te guste, ya sea un hotel –tú mismo tienes que encontrar habitación– o bajo las estrellas, con el saco de dormir, la tienda de camping o la funda de vivac.

Al día siguiente, los bosques siguen empapados; la previsión era que iba a mejorar, pero no se cumplió. Los bosques, empapados; la previsión era que iba a mejorar a partir del segundo día, pero no se cumplió.

La meteorología nos obligó a buscar pequeños e improvisados refugios para descansar por las noches. La meteorología nos obligó a buscar pequeños e improvisados refugios para descansar por las noches.

Durante estas jornadas ha sido muy interesante también comprobar que en Italia el bikepacking es una filosofía ciclista muy popular. Más allá del postureo, las barbas, las gorritas, los tattoos y las bicis bonitas hechas a mano de unos cuant@s, pudimos conocer a mucha gente que sencillamente disfruta pedaleando de sol a sol –permitidme la expresión, aunque este año apenas lo vimos– y pasando la noche bajo las estrellas –es decir, bajo las nubes, o bajo el porche de una casa en obras, una iglesia o un aparcamiento–, sin prestar atención al crono, a lo que hacen los demás, a si alguien toma un atajo, a si tal o cual han dormido en un hotel...

La Tuscany Trail es una "carrera" en la que lo más importante es el #fairplay. Y para prueba de ello, en la llegada no hay más que una lista de papel y un bolígrafo, para que cada cual apunte su nombre, y anote su hora de llegada. Otro detalle: no hay límite de tiempo para completar la prueba. Aquí todo el mundo puede ser finisher.

De paso, visitamos las monumentales Florencia, Siena, San Gimignano, Sorano, Pitigliano... Nos hartamos de pizza, focaccia, pasta, capuccinos y helados, porque no sólo de barritas y geles energéticos vive el hombre (aunque nos zampamos unos cuantos). Y regresamos a casa con ganas de volver a pedalear por la Toscana, porque algún día tiene que salir el sol. Estamos segur@s.

Un 35% del recorrido fue por pistas asfaltadas o carreteras, pero nos sorprendió el componente biker de algunos sectores del trazado. Un 35% del recorrido fue por pistas asfaltadas o carreteras, pero nos sorprendió el componente biker de algunos sectores del trazado.

El barro y los charcos dificultaron el avance. El barro y los charcos dificultaron el avance en las zonas de caminos.

En lo más alto de Florencia (km 180 de carrera), con nuestras bicicletas. En lo más alto de Florencia (km 180 de carrera), con nuestras bicicletas.

Avituallamiento sobre la marcha. Avituallamiento sobre la marcha: pan y mortadela.

Incluso en los días de lluvia, la bicicleta nos lleva hasta lugares únicos, y momentos irrepetibles. Incluso en los días de lluvia, la bicicleta nos lleva hasta lugares únicos, y momentos irrepetibles.

Mi Surly Ogre en modo minimalista, con la bolsa de sillín Revelate Viscacha y una bolsa estanca para el saco de dormir asi Mi Surly Ogre en modo minimalista, con la bolsa de sillín Revelate Viscacha y una bolsa estanca para el saco de dormir asida en el manillar. Para todo lo demás... el camino proveerá.

Milagro: el cuarto día, tras una tormenta espeluznante, sale el sol. Así de colorida esperábamos encontrar la Toscana... Milagro: el cuarto día, tras una tormenta espeluznante, sale el sol. Así de colorida esperábamos encontrar la Toscana...

Todos los participantes llevan idéntico dorsal. Un detalle a tener en cuenta. Todos los participantes llevan idéntico dorsal. Un detalle a tener en cuenta.

En la llegada, pizza artesana y cerveza hasta las 4 de la madrugada para los finishers, y una lista para que cada cual apunte su nombre y su hora de llegada. Fairplay total. En la llegada, pizza artesana y cerveza hasta las 4 de la madrugada para los finishers, y una lista para que cada cual apunte su nombre y su hora de llegada. Fairplay total.

Te recomendamos

La lista negra de lo que nos esperan en las estanterías del "súper"...

En noviembre queremos que cuides de ti...

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...