Ultrabike Aventura 2018: Las 'crónicas carnívoras' de un biker fuera de forma

¿Qué ocurre cuando se acerca el día del examen y no has hecho los deberes? ¿Y si ni tan siquiera te has mirado los apuntes? Pues que sabes con absoluta certeza que te tocará esforzarte y sufrir, además de hacer lo imposible para sacar partido de tu experiencia y de todo aquello que has aprendido en los momentos más difíciles. Porque si el año pasado nos asomamos al vacío de la incertidumbre de la versión Pro de la Ultrabike de Besttrail y salimos airosos, aunque algo empachados, esta temporada los 143 km con 5.000 metros de ascensión acumulada del nuevo recorrido de la Ultrabike Aventura 2018 ya nos parecían suficiente atracón.
Sergio Fernández Tolosa -
Ultrabike Aventura 2018: Las 'crónicas carnívoras' de un biker fuera de forma
Ultrabike Aventura 2018: Las 'crónicas carnívoras' de un biker fuera de forma

¿Qué ocurre cuando se acerca el día del examen y no has hecho los deberes? ¿Y si ni tan siquiera te has mirado los apuntes? Pues que sabes con absoluta certeza que te tocará esforzarte y sufrir, además de hacer lo imposible para sacar partido de tu experiencia y de todo aquello que has aprendido en los momentos más difíciles. Porque si el año pasado nos asomamos al vacío de la incertidumbre de la versión Pro de la Ultrabike de Besttrail y salimos airosos, aunque algo empachados, esta temporada los 143 km con 5.000 metros de ascensión acumulada del nuevo recorrido de la Ultrabike Aventura 2018 ya nos parecían suficiente atracón.

En los bosques del Montseny, recuperando la chispa por el ciclismo de larga distancia.

UN INVIERNO MUY LARGO Y MUY FRÍO


Este invierno ha sido un tanto atípico. He tenido la suerte de poder pasar muchas horas al aire libre y en contacto con la naturaleza, pero mente y cuerpo me pedían actividades menos cardiovasculares –aunque también físicas, como buscar leña, apilar troncos, etc.–, por lo que después de la aventura cicloturista por Armenia mi estado de forma fue disipándose entre contemplativos paseos y largas horas frente al hipnótico chisporroteo del fuego hogareño.

Esos días eran, sin duda, los que me sentía con más energía, especialmente cuando regresaba al calor del hogar con las endorfinas palpitando en mis venas, alterando la conciencia de mis adormecidas neuronas.


Una media de dos veces por semana, los astros se alineaban y salía a correr –trotar, más bien– por el monte, sin importar la insistente lluvia o el frío. De entrada, temía caer resfriado, pero en realidad esos días eran los que me sentía con más energía , especialmente cuando regresaba a casa con las endorfinas palpitando en mi torrente sanguíneo, alterando la conciencia de mis adormecidas neuronas.

ULTRABIKE AVENTURA 2018 Un año después, de nuevo en la línea de salida junto a mi buen amigo Sebi Mate.

Pero eso fue todo. La bicicleta de montaña, mi querida Surly Ogre, seguía aparcada desde que aquella barrera de hierro de cierre automático se empotrase contra mi rodilla, haciéndome retorcer de dolor y dinamitando algunos proyectos –como la Euforia Ultratrail de Andorra– para los que habíamos entrenado tanto, tantísimo, el anterior invierno. Un año después, la recogía en el taller de mi amigo David. "La tienes a punto desde hace ¡¿11 meses?!", me dijo, "pero la hemos repasado para comprobar que todo esté bien".

ULTRABIKE AVENTURA 2018: NERVIOS POR CUARTO AÑO CONSECUTIVO


Para el Sebi y para mí, la Ultrabike se ha convertido en una especie de tradición. Es esa fecha del año que pasamos juntos desde que amanece hasta que se pone el sol, pedaleando, charlando y riendo durante horas y horas... A veces bajo la lluvia, a veces bajo un tórrido sol –el mes de mayo tiene estas cosas–, pero siempre recordando anécdotas de ediciones anteriores, como "en esta curva es donde me la pegué hace dos años", o "ahora viene el tramo de senda aquel tan chulo", o "no recordaba este puerto tan duro, ¿cómo es posible que se me haya olvidado?".

En 2017 fuimos incluso más allá del ocaso, pues nos apuntamos a la versión larga, que nos mantuvo sobre el sillín hasta bien entrada la madrugada. Quizás desde ese mismo instante, acordamos tácitamente que en 2018 volveríamos a nuestra querida Ultrabike Aventura, conocida popularmente como la Ultrabike "corta", que sólo recibe este calificativo al ser comparada con la versión Pro, que eleva el listón hasta los 230 km con más de 7.000 metros de ascensión acumulada, que se deben completar en menos de 24 horas.

Ultrabike Aventura 2018 Primesos compases de la marcha, con breves intercambios de pareja y muchas caras conocidas de reincidentes sin remedio.

NOVEDADES EN EL CIRCUITO


El nuevo recorrido de la Ultrabike Aventura 2018 empezaba y acababa en la población de Breda, también a los pies del Montseny y muy cercana a la tradicional salida de Sant Celoni. Nada más arrancar, creo que todos notamos la inclemente dureza de las primeras rampas, que se sumaban al ya apoteósico desnivel del recorrido antiguo.

El bosque, a las siete de la mañana, rezumaba humedad y el esfuerzo nos empapaba en sudor. Sentí unas irrefrenables ganas de parar a escuchar el silencio que emanaba de la frondosa espesura.


A base de contundentes golpes de riñón, con más o menos alegría todos superamos el novedoso sector. Poco después enlazamos con el circuito habitual, donde empezamos a reconocer los cruces de caminos, las masías en ruinas e incluso las gruesas cortezas de las encinas corcheras.

ULTRABIKE AVENTURA 2018 Mítica ascensión al Coll de Té, colofón final a un día de entrega, esfuerzo y compañerismo.

Antes de llegar al primer avituallamiento, que estaba situado en el kilómetro 38, yo ya eché mano al bolsillo y me zampé una tierna barrita de frutas y cereales. Sabía que mi estado de forma me iba a obligar a darlo todo para seguir el ritmo y en ese umbral la comida normal que en otras ocasiones digiero sin problema hoy podía sentarme mal.

MUCHO MÁS QUE PEDALEAR


Las horas fueron pasando y las molestias y el cansancio mudaban de intensidad y localización, como una piedrecilla dentro del zapato, que a ratos se clava dolorosamente y a ratos ni la sientes.

Por suerte, unas semanas antes de la gran cita había empezado a fortalecer el chasis –el core, básicamante– con simples ejercicios de suelo, así que los lumbares me respetaron. Lo que sí noté fue la falta de costumbre en el pedaleo, en forma de unas agudas molestias en las plantas de los pies, justo donde se colocan las calas. También sufrí fatiga generalizada –en forma de sueño, con ataques de siesta–, de la que me suele afectar cuando llevo unas diez horas de ejercicio, sólo que esta vez la "narcolepsia" empezó a partir de la sexta. Lo que no falló, afortunadamente, fue nuestro track del GPS, cosa que sí sucedió a otros bikers, que nos adelantaron varias veces, pues perdían el camino correcto y sumaban kilómetros extra.

A varios de ellos les ofrecimos ir todos juntos, siguiendo nuestro track, pero las prisas les pudieron.


Ultrabike Aventura 2018 Joan Campà, vencedor de la Ultrabike Pro 2018, concentrado y dándolo todo.

La compenetración entre el Sebi y yo resultó, una vez más, clave. Parábamos apenas unos minutos en los avituallamientos y forzábamos lo mínimo sobre la bici. Él vivió un mal momento en el primer puerto largo, que nos llevó hasta el Pla de la Calma, y yo sufrí mi particular calvario en la ya mítica ascensión al Coll de Té, al que llegué ya muy justo de fuerzas. En este sector, precisamente, este año se organizó una cronoescalada especial y el premio para los más veloces fue la inscripción gratuita en la Pyrenees Bike Race, una carrera por etapas que se celebrará en octubre en el Pirineo catalán y a la que intentaré llegar en mejor estado de forma.

Porque cuando vas justo, el cuerpo dice basta y te sientes igual de impotente que el protagonista del programa 'Crónicas carnívoras' en una de sus más indigestas pesadillas.


En el Coll de Té lo pasé realmente mal. Empecé alegre, pues siempre he subido bien este puerto de larga distancia pero pendientes moderadas que serpentean por el corazón de un bosque de cuento. La bici respondía de maravilla y también las piernas, pero de pronto noté que el estómago se había cerrado, que aunque necesitaba más energía ya no podía echar más gasolina y que apenas me entraba el agua.

Ultrabike Aventura 2018 Un alto en el camino...

EN BOCA CERRADA SÓLO ENTRA... ¡¡¡MEDIO SANDWICH MIXTO!!!


Fue entonces cuando me vino a la mente un programa de televisión espantoso que vi una vez en un hotel. Era un capítulo de 'Crónicas carnívoras' en el que el protagonista tenía que comerse un burrito de 2 kg repleto de queso, frijoles y no sé qué más. Las náuseas me bloquearon el cerebro, así que le pedí al Sebi unos minutos de silencio.

Hice el resto de la ascensión concentrado, como pude, tentado en múltiples ocasiones por parar a echar la papilla detrás de un helecho. Lo que no pude evitar fue detenerme a coger agua de una fuente natural –es mi debilidad– y dar un buen trago. "¿Habrá sido la tortilla?", me cuestionaba sin cesar. Todo el malestar se desvaneció cuando apareció el control de la cota superior, en el que nos prepararon un sandwich mixto de jamón y queso que, milagrosamente, entró sin rechistar.

Ultrabike Aventura 2018 El avituallamiento de los sandwiches mixtos de jamón y queso calentitos.

Con el mágico sandwich, los problemas quedaron atrás. De pronto, la energía volvía a fluir y sólo nos quedaban un par de largas bajadas y una última subida al castillo de Montsoriu. Tras 13 horas de pedaleao, la Ultrabike Aventura 2018 llegaba a su fin para nosotros, como una alocada noche de juerga en la que el amanecer te sorprende, entre mareado, lúcido, vapuleado pero muy despierto y con ganas de comerte el nuevo día a bocados. Entonces, tu colega y tú ponéis rumbo a casa, una vez más.

La ineludible cita anual con la Ultrabike y los bosques del Montseny me ha servido para recuperar la autoconfianza y avivar las ganas de salir a pedalear.
Te recomendamos

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...

Ha llegado la hora de ponerle fin al problema y optar por el microinjerto capilar en ...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...