La flacidez en la cara, una de las preocupaciones para los hombres

Un día te miras al espejo y te ves mayor, y no por esas incipientes arruguitas; es algo más sutil, pero constituye el mejor chivato de la edad: la flacidez.
VIRGINIA LOMBRAÑA -
La flacidez en la cara, una de las preocupaciones para los hombres
La flacidez en la cara, una de las preocupaciones para los hombres

La falta de firmeza es inevitable porque a medida que cumplimos años la grasa de la cara se va desplazando y la piel pierde colágeno y elastina, que son sus principales soportes, lo que produce ese descolgamiento. Y, sentimos decirte, que a medida que pasa el tiempo este proceso va a más. La buena noticia es que en los hombres este problema es más tardío y que siempre hay mecanismos para minimizar el impacto de la gravedad en nuestro rostro. Te damos algunas pautas para frenar esa caída libre.

 1. Primeros indicios

Tal y como apunta la doctora Cristina de Hoyos, directora técnica de Clínicas Ceta, existe un truco para detectar los primeros síntomas del problema: “La prueba de la pinza es muy esclarecedora. Cuando intentamos coger entre nuestros dedos índice y pulgar el moflete de un niño, nos cuesta y, además, se escapa rápidamente. A medida que vamos creciendo esto va cambiando, hasta que un día podemos pinzar sin mucha dificultad nuestra mejilla. Ahí es  justamentecuando debemos empezar a tomar medidas preventivas”.

2. Cómo combatirla

Lo primero, según señala De Hoyos, es aplicar cremas antiedad adecuadas, que contengan en su composición algún retinoide que ayude a recuperar el colágeno perdido. “Además, la gimnasia facial puede retrasar la flacidez, ya que ejercitar los músculos del rostro ayuda a mantener la piel elástica por más tiempo”, puntualiza la dermatóloga.

La flacidez provoca la temida papada... Tranquilo: puedes eliminarla sin cirugía.

La doctora en medicina y en cirugía estética Cristina Villanueva nos habla del innovador tratamiento Belkyra, que permite reducir la papada sin pasar por quirófano. “Belkyra es un compuesto de ácido desoxicólico que fulmina a los adipocitos responsables de la papada”, explica. Se aplica mediante inyecciones, que, además, consiguen que el contorno mandibular sea más homogéneo. “Requiere de 2 a 4 sesiones, con un intervalo de cuatro a seis semanas entre ellas. Los resultados se notan a partir de las tres o cuatro semanas”, asegura Villanueva. Y lo mejor de todo: los resultados son permanentes... a no ser que haya un cambio abrupto de peso o de alimentación. dravillanueva.com

Te recomendamos

Ha llegado la hora de ponerle fin al problema y optar por el microinjerto capilar en ...

El Mitsubishi Outlander PHEV tiene todo lo que necesitas...

Lo retro está otra vez aquí, ¡y este complemento no podía ser menos!...

Equípate correctamente para entrenar sin que nada te pare...

Aquí tienes la colección oficial de New Balance para el Maratón de Nueva York...

Las capacidades dinámicas del nuevo VW Touareg lo convierten en un poderoso rodador, ...