Las intimidades de Juan Betancourt

El modelo cubano, imagen de Intimissimi Uomo, nos desvela algunos de su secretos.
Julio César Ortega -
Las intimidades de Juan Betancourt
Las intimidades de Juan Betancourt

Él es uno de nuestros fijos en Men's Health. Juan Betancourt (La Habana, 1990) ha logrado pasar de ser una joven promesa a uno de los modelos más codiciados de la industria. Lo cierto es que no todos pueden decir que los haya seleccionado el mismísimo Tom Ford en persona, como lo hizo con él antes del lanzamiento de su línea masculina de cosméticos. Desde 2015, Juan Betancourt es imagen de Intimissimi Uomo y, aunque trabaja por todo el mundo, actualmente vive en Nueva York. Hemos hablado con él en la tienda que la cadena italiana tiene en la madrileña calle Preciados para que nos ponga al día de sus últimos proyectos y, de paso, nos cuente algún secretillo para mantenerse en forma.

Háblanos de tu colaboración con Intimissimi Uomo.

Les tengo mucho cariño, la verdad. Hemos hecho ya muchas campañas juntos. En Nueva York, en Italia, con Irina Shayk... hace dos meses desfilé para ellos en el Calzedonia Spa, en Verona. Siempre que puedo, estoy con ellos. Intimissimi Uomo es un reto muy grande, porque nace de una marca que todos asociamos a la mujer y en el sector de la ropa interior, donde ya hay firmas muy potentes. Pero ellos ya tienen casi diez puntos de venta aquí en España, más de 100 en Italia. Está funcionando genial.

¿Qué es lo que más te gusta de ellos?

Su comodidad. No sólo tienen ropa interior, también básicos que yo utilizo en mi día a día. Son de muy buena calidad. Yo los utilizo en invierno para llevar debajo de un jersey y en verano para ocasiones informales. Soy muy de básicos. Tienen un concepto muy limpio. Además, acaban de sacar una línea por el 90º aniversario de Mickey Mouse con diseños muy chulos.

En ropa interior, ¿qué crees que buscamos ahora los hombres que no buscábamos antes?

Antes, el hombre no estaba acostumbrado a ir a comprar su propia ropa interior. Se la compraba siempre la mujer. Ahora no sólo vamos a comprarla nosotros, sino que también nos hemos vuelto más exigentes al elegirla. No nos basta con cualquier calzoncillo. La moda es cuestión de gustos, así que es cuestión de ir probando.

Y tú concretamente, ¿cuál es la cualidad que más aprecias en la ropa interior?

Sobre todo, que sea cómoda. Yo duermo siempre con camiseta y ropa interior, así que utilizo los boxers que son más largos a modo de short y en ocasiones estoy por casa sólo con eso. Pero, para entrenar, me gustan más los slips. Igual ocurre con los calcetines: en invierno más largos y en verano más cortos. Así que tengo un poquito de todo.

Juan Betancourt, junto a Alfonso Bassave y José Lamuño.

Juan Betancourt, junto a Alfonso Bassave y José Lamuño.

Hablemos de tus proyectos actuales y de lo que te traes entre manos.

La moda sigue siendo mi principal objetivo a día de hoy. Acabo de hacer la campaña de primavera-verano para Karl Lagerfeld en París. Y ahora mismo estoy en Nueva York para continuar con la temporada. Me queda un mes allí. Recientemente me he cambiado de agencia a VYN allá y estoy encantado. Tienen muy buenos modelos, entre ellos el que para mí es el mejor ahora mismo: Sean O'Pry. Por otra parte, me estoy preparando para la televisión. Estoy recibiendo clases de dicción para conseguir un acento más neutro [Juan tiene acento cubano] y así poder interpretar más papeles. Obviamente no voy a perder mi acento en mi vida personal, pero la gracia es poder tener ambos. Es una herramienta más de trabajo. Ahora en Nueva York quiero hacer un curso de interpretación. Hacerlo en inglés, aunque hablo el idioma, siempre es una dificultad añadida. Luego tengo un proyecto personal de una marca con algunos amigos, pero de eso todavía no puedo hablar. También me interesa la inversión, y estoy en eso con mi padre, porque en un futuro me veo más por ahí.

Tienes muchos frentes abiertos, por lo que veo. ¿Crees que la versatilidad es en lo que más has evolucionado en los últimos cinco años?

He evolucionado en muchas cosas. He expandido mi visión: ahora soy capaz de ver más allá de donde veía antes, y creo que esa creatividad me la ha dado el viajar. La moda también me ha ayudado a perder la vergüenza; antes era muy tímido. Ahora me atrevo más conocer a la gente, a dar pasos, a cometer errores... Si siempre estás cómodo, nunca vas a tener beneficio.

Pero también vives sumergido en una vorágine de viajes largos, pasarelas, sesiones de fotos aquí y allá, sin rutinas fijas...

Sí, creo que esa es una de las dos partes negativas de esta industria. A veces necesitas un descanso, y lo malo es que nunca depende de ti. No tienes vacaciones fijas; tienes que estar disponible siempre. Sólo puede llevarse bien si te gusta viajar. Y ese es mi caso. Cuando permanezco un mes en el mismo sitio, ya empiezo a pensar en el siguiente lugar al que voy a ir. El otro aspecto negativo es estar lejos de tu gente. Es lo que más echo de menos: estar en Miami con mi familia, con mis amigos de toda la vida... o en Madrid, donde tengo mi casa, mis amigos, mi gimnasio, mis costumbres... Pero, cada vez más, trato de poder ver a mis amigos en los viajes. Y, si no, ya conozco a gente en todas partes.

Hay muchas diferencias entre el modo de trabajar emn Estados Unidos y en Europa. ¿Con cuál te quedas?

En el fondo, me gusta mucho la forma de trabajar de Estados Unidos. Creo que son más puntuales, más correctos, respetan y valoran más al modelo, se atiende más a si está cansado, si ha hecho horas extra... En ocasiones, mucha gente cree que por estar probándote ropa y haciéndote fotos no estás trabajando o no te cansas. Posar de pie ante una cámara durante un montón de horas termina agotando. ¡Yo prefiero estar corriendo o jugando al fútbol y me canso menos! Los americanos te dan un horario y lo respetan: sabes a qué hora empiezas y a qué hora terminas. En Europa sabes a qué horas empiezas, pero no cuándo terminas. Allá también tienen todo siempre perfectamente previsto: el catering, el maquillaje, la peluquería, los pequeños detalles... está todo mucho más organizado. También, si te retrasas, son más estrictos. Pero yo lo prefiero así.

Ahora mismo, ¿cómo estás entrenando?

Entrenando llevo unos nueve años sin parar. Creo que la vez que más he parado de ir al gimnasio han sido dos semanas. Me apasiona sobre todo hacer deporte, pero el gimnasio me gusta también. Ahora estoy entrenando mejor que nunca, en Nueva York. Hago dos músculos al día. Alterno un día sí y otro no abdominales; también les dedico sólo un día a la semana. Y, como entre semana no hago mucho cardio, un día del fin de semana juego al fútbol. Me relaja mucho ponerme música y entrenar. Utilizo el máximo peso posible, porque eso me ayuda a liberarme. Los entrenamientos de muchas repeticiones y poco peso no son lo mío. Conozco mi cuerpo, y me cuesta más ganar volumen que perder.

¿Y fuera del gimnasio?

Me gusta el fútbol, pero también el tenis, el baloncesto... últimamente, además, estoy jugando mucho al voley playa, y se me está dando muy bien. En Alicante, donde veraneo, quería incluso apuntarme a un torneo con un amigo, pero era complicado encontrar a uno al que le gustase igual que a mí. Correr por correr nunca me ha gustado mucho, pero el boxeo sí. Y CrossFit, como me conozco y sé que me gusta levantar mucho peso, se me puede ir la cabeza y lesionarme. Así que CrossFit prefiero no hacer.

¿Controlas la dieta?

Me he adaptado a comer bien y el cuerpo ya me lo pide, no es un esfuerzo. Pero, si de repente me apetece una pizza o un helado, me lo tomo, porque entreno bastante.

Te recomendamos

Participa en nuevo sorteo de Deus ex Machina y puedes ganar este conjunto de tres pre...

En el número de diciembre te ayudamos a preparar las fiestas de Navidad...

Nadie se quiso perder la gala de los Premios Hombre del año 2018...

La compañía de neumáticos premium Hankook tiene sus miras puestas en el presente… y e...

Si quieres estrenar coche nuevo, ésta es tu oportunidad: participa en Best Cars 2019,...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...