Acaba con los callos en las manos

Levantar hierro pasa factura a tus manos
DAN MICHEL -
Acaba con los callos en las manos
Acaba con los callos en las manos

Cuando empiezas a acudir con frecuencia al gimnasio y haces entrenamiento de fuerza con pesas notas efectos en tu cuerpo: ganas músculo, tu metabolismo se dispara y en tus manos aparecen un amigo inesperado; los callos. La piel de las manos se vuelve fuerte y se endurece, igual que los músculos, y acaba con la suavidad que tenías antes de ser ‘levantador’ de hierro. Estas pequeñas alteraciones en la piel pueden ser molestas, aunque simbolizan el trabajo duro. Aunque son inevitables, hay formas de pelear con ellos. Estos consejos te servirán para que no te hagan la vida imposible.

Contra los callos no uses guantes

Muchas veces pensamos en los guantes para prevenir los callos, y es posible que te ayuden con tus manos, pero también perjudicarán tus entrenamientos. Los guantes pueden interferir en tu técnica de levantamiento, especialmente con las kettlebells. Sin guantes, tus entrenamientos pueden ser más duros. Aunque en ocasiones los guantes te vienen bien para mejorar el agarre. Otra opción para conseguir algunos beneficios pero no las desventajas son las cintas en la muñeca. También puedes usar talco o magnesio en polvo para que tus levantamientos sean mejor.

Publicidad

No los arranques

Sabemos que es complicado resistir la tentación de arrancar los callos, es muy fácil de hacer, pero no lo hagas. Sólo irá a peor. “Si los arrancas o los quitas le estás diciendo a tu cuerpo que tienen que ser más duros para resistir lo que ‘se les viene encima”, explica el dermatólogo Tyler Hollmig. Además, puedes provocar sangre si los arrancas, lo que empeorará las molestias y te abrirá molestas heridas.

Trata los callos correctamente

Es sencillo y muy fácil que este fenómeno provocado por levantar peso sea menos molesto. Mete las manos en agua templada-caliente durante 15-30 minutos. Añade sulfato de magnesio, o sal de Epsom, en el agua para mejores resultados. Una vez que la piel está blanda, usa piedra pómez para ‘lijar’ los callos, sin pasarte en la fuerza ni en la profundidad del recorrido. Luego, aplica crema para hidratar la zona. En un par de semanas notarás que tus manos están mejor que nunca.

Publicidad
Te recomendamos

El Mitsubishi Outlander PHEV tiene todo lo que necesitas...

Lo retro está otra vez aquí, ¡y este complemento no podía ser menos!...

Equípate correctamente para entrenar sin que nada te pare...

¡Supera el reto y conviértete en portada de Sport Life!...

Aquí tienes la colección oficial de New Balance para el Maratón de Nueva York...

En otoño se acelera la caída del cabello. Lucha contra ello....