Consigue unas piernas aún más fibradas

Entrena con estos ejercicios y pon a trabajar tu tren inferior. Te explicamos cómo en cuatro pasos.
Alerto Ballvé -
Consigue unas piernas aún más fibradas
Consigue unas piernas aún más fibradas

La playa es ideal para entrenarse. La arena es inestable, lo que hace que los movimientos más fáciles resulten más duros. Y eso hace más fácil ganar musculatura. Correr sobre la arena también resulta menos agresivo para las articulaciones que hacerlo sobre superficies duras.

Estos ejercicios trabajan los cuádriceps, los glúteos, los isquiotibiales y las pantorrillas. Sitúate descalzo sobre una zona blanda y lisa (lejos de las niñas en bikini que quizá te miren raro). Haz dos series de cada movimiento, descansa 30 segundos entre series y un minuto entre ejercicios. Y luego échate a descansar. ¡Que estás de vacaciones, caray!

Publicidad

1) Carreras en lanzadera

Traza una línea en la arena y otras dos a 5m hacia los lados. Ponte a caballo de la línea central con las rodillas y los brazos ligeramente curvados de modo que las manos te queden por delante de los muslos (mira la imagen). Muévete hacia la derecha y flexiona las rodillas para tocar la línea derecha con la mano derecha. Luego vete hacia la línea izquierda y tócala con la pierna izquierda. Sigue hasta que hayas completado cuatro carreras a cada lado.

1) Carreras en lanzadera

Publicidad

2) Saltos sobre la arena

Salta hacia delante con una pierna y aterriza sobre el mismo pie. Intenta saltar lo más alto posible, levantando la rodilla opuesta todo lo que puedas.

2) Saltos sobre la arena

Publicidad

3) Sentadilla con salto

Ponte de pie, con los pies más separados que los hombros y los dedos cruzados tras la cabeza. Haz una sentadilla hasta que los muslos queden en paralelo a la arena; luego salta. Baja el cuerpo para enlazar con la siguiente sentadilla. Completa cinco repeticiones.

3) Sentadilla con salto

Publicidad

4) Salto y equilibrio

Ponte de pie, con los pies separados en paralelo a los hombros y las manos junto a los muslos. Salta en vertical y aterriza sobre una sola pierna, con las rodillas flexionadas, los hombros hacia delante y el culo y la cadera hacia atrás. Las manos pueden acabar algo abiertas hacia los lados y hacia delante, para facilitar el equilibrio. Intenta mantenerte estable dos segundos, recupera la posición inicial y vuelve a saltar. Ve alternando la pierna de aterrizaje y haz cuatro saltos con cada pierna.

4) Salto y equilibrio

Publicidad
Te recomendamos

El Punto G, algo a tener en cuenta para las mujeres... y los hombres...

Deshazte de los kilos que has cogido este verano e introduce hábitos saludables en tu...

Remata este gran momento dejando todo tu vello a punto para la rentrée! ...

Así son las nuevas zapatillas 'para volar', según la diseñadora Tara Schick...

Estar afeitado en un festival es un plus a tener muy en cuenta...

Presentada la Nike Zoom Pegasus Turbo: La mezcla perfecta...