Esculpe tu espalda

Consigue una potente espalda en forma de V con este entrenamiento. ¡Y realízalo en casa!
Alerto Ballvé -
Esculpe tu espalda
Esculpe tu espalda

Dorsal ancho, deltoides posterior

Mucha gente asocia la espalda con el dorsal ancho. Si bien casi todos los ejercicios de espalda usan los dorsales, éstos no son los únicos músculos que se han de trabajar. En este ejercicio trabajas también la parte posterior de los deltoides, que ayudarán a dar esa forma de V a tu tronco. Túmbate bajo una mesa sólida y agárrate a su borde con la anchura de tus hombros. Manteniendo el cuerpo rígido, tira del pecho hacia arriba, aguanta y luego desciende. Mejor si lo haces antes de servir la cena.

Publicidad

Dorsal ancho, romboides

Mirando hacia una puerta abierta, coloca los pies a ambos lados de ésta y agarra los dos pomos. Inclínate lentamente hacia atrás hasta que los brazos te queden rectos. Necesitas un buen agarre al suelo así que no lo hagas con calcetines. Sin mover el tren inferior, tira del pecho hacia arriba hasta que toque la puerta. Repite. Aprieta los omóplatos entre sí en la parte alta del movimiento, para trabajar un poco más. Y para equilibrar intercala cada ejercicio de éstos con una serie de flexiones. Todo en el mismo día.

Publicidad

Dorsal ancho, romboides, trapecio, hombro

Una mala postura es como una mala percha: da igual lo que le pongas, que siempre quedará fatal. Soluciónalo colocándote en posición de flexiones, y apretando los omóplatos entre sí durante 10 segundos. Eso supone una repetición. Este movimiento te protegerá ante lesiones, y te dará una apariencia más simétrica, según apunta la investigación publicada en Archives of Physical Medicine and Rehabilitation. Si lo haces en el salón, además puedes seguir True Detective al mismo tiempo.

Publicidad

Dorsal ancho, zona lumbar

Sostén una pesa ligera en cada mano. Si no tienes en casa, utiliza cualquier producto enlatado. Colócate con los pies juntos, y después despega el pie derecho del suelo. Flexiona ligeramente la rodilla izquierda y baja las pesas hacia el suelo, manteniendo la espalda recta. Detente justo antes de que las pesas alcancen el suelo, y vuelve a elevarte. Este movimiento te trabajará también el core, así que por el mismo precio consigues también abdominales

Publicidad
Te recomendamos

Llega el momento de arreglar todo el vello, desde la cabeza, pasando por la barba has...

Protegerla no es lo único importante para tu piel este verano...

Proteger tu piel mientras haces deporte, ¡imprescindible en esta época!...

Llega la bici inteligente que se adapta a todas tus necesidades....