Muscula tu mente y logra objetivos

Cómo forjar la fuerza mental necesaria para conseguir tus grandes objetivos de fitness
Michael Perr, Julio César Ortega y Ben Court -
Muscula tu mente y logra objetivos
Muscula tu mente y logra objetivos

Entrenar la mente es tan importante como entrenar tu físico. No es algo que digamos sólo nosotros, campeones del deporte también tienen claro este planteamiento de valorar la mentalidad casi tanto como el cuerpo. Competir es complicado, pero hacerlo entre los mejores del mundo requiere estar preparado para ello. Para que tus retos sean más alcancanzables sigue los consejos de estos Hombres MH y prepárate para sacar lo mejor del interior de tus músculos... y de tu cabeza.

Rich Froning

Antes de proclamarse cuatro veces el hombre más en forma del planeta, Rich Froning se dio de bruces contra el suelo. Era 2010, sus primeros CrossFit Games, y él era la revelación, clasificándose para la final. Después, llegó la prueba de trepar la cuerda y no estaba preparado. Sus piernas le fallaron. Resbaló. Se derrumbó y la cuerda abrasó las palmas de sus manos. Froning cayó al segundo puesto, golpeado por la gravedad. Tras la derrota se dio cuenta de dos cosas. Primero, que necesitaba aprender a trepar por la cuerda. No le resultaría difícil. Era atlético por naturaleza con una ética de trabajo portentosa.

El segundo problema era más complicado. Sabía que el trofeo no iba a consistir siempre en estar colgado de una cuerda. Vendrían otros obstáculos que dificultarían el éxito. Si se iba a convertir en un campeón, necesitaba algo a lo que agarrarse. Ese algo intangible le daría la fuerza necesaria para alcanzar el círculo de los ganadores. Necesitaba fortaleza. Así que Froning hizo lo que hacen muchos atletas: recurrió a la aguja. La de los tatuajes. Galatians 6:14. Extraído del libro noveno del Nuevo Testamento, se lo tatuó en un costado. Después, consiguió cuatro campeonatos seguidos de CrossFit. No es ningún secreto y él mismo estaría dispuesto a decírtelo: Rich Froning consiguió su fortaleza gracias a su fe. Y la verdad es que no es ni de lejos el primer caso donde se funden la religión y el deporte. Los Juegos Olímpicos originales eran un festival religioso en honor a Zeus. Cuando Muhammad Ali abrumaba al mundo con una nueva victoria, se lo agradecía a Alá.

Muscula tu mente y logra objetivos

Muscula tu mente y logra objetivos
Publicidad

Nadie puede medir la fe. Pero existen investigaciones científicas que han demostrado que el rendimiento atlético depende de una combinación de aptitudes físicas y del estado psicológico del atleta. Para una persona de fe como Froning, ambas se entrecruzan. Tiene sentido, pues, que influya en el rendimiento. Las personas de fe hablan del corazón y del espíritu, pero la ciencia señala al cerebro. Los componentes mentales del ejercicio son mucho más poderosos de lo que imaginamos. La meditación, hablar con uno mismo, los juegos mentales… todo ayuda. Cuando puedes reducir tu sentido del esfuerzo percibido y aumentar tu motivación, puedes mejorar tu rendimiento. Así que la fe (y creer en ti) puede ayudarte a cambiar de marcha. En un estudio histórico de 180 atletas de élite coreanos, los investigadores identificaron la oración como una de las siete estrategias que estos atletas de élite utilizaban para lidiar con el estrés de la competición. Otro estudio, publicado cinco años más tarde, describió el uso que hacían los atletas de la oración antes, durante y después de la competición como una práctica común y valiosa para aumentar el rendimiento.

Froning, que actualmente tiene 30 años, puede ser la prueba viviente de ello. ¿Cree que un atleta creyente tiene alguna ventaja competitiva sobre otro no creyente? “Por supuesto que sí. Personalmente, yo no estaría donde estoy si no fuera por mi fe”, asegura. “He hecho algunas cosas en competición que nunca me imaginé que podría hacerlas durante los entrenamientos. No puedo explicar de dónde lo saco pero estoy seguro de que alguien me está ayudando”. ¿No crees en Dios? No hay problema. Busca, por ejemplo, un compromiso o una creencia profundos en el poder de una práctica o una rutina particular ya sea por salud, superación o por cualquier otra cosa. A veces, la fe descansa en la fe misma.

Saúl Craviotto

Es el hombre del momento. el deportista español que se rifan todas las marcas. Saúl Craviotto vive uno de los mejores momentos de su vida, tanto personal como profesionalmente. Se ha convertido en una especie de Rey Midas que convierte en oro todo lo que toca. ¿Que se propone ganar medallas en Pekín 2008 y en Londres 2012? Las gana. ¿Que se propone llevarse el oro en Rio 2016? Lo consigue. ¿Que decide escribir un libro? Lo hace y se cuela entre los más vendidos. ¿Que se mete a MasterChef Celebrity? Queda el primero. Craviotto es el prototipo de hombre que parece que lo puede todo, además de saber combinar con maestría el aspecto de una bestia sobre la piragua con la imagen de yerno perfecto fuera de ella. Pero su historia, como la de la mayoría de los mortales, no está escrita sólo de éxitos.

“Entre agosto de 2015 y agosto de 2016 viví la mejor y peor temporada de mi vida, todo a la vez”, confiesa en su libro, 4 años para 32 segundos. ¿Qué fue exactamente lo que pasó? “Me obsesioné”, explica. “Me pesaba a diario, renuncié a los placeres en la comida, a mi vida social para poder descansar las horas necesarias... todo para el Mundial en Milán y la clasificación para Rio 2016. Pero tuve un pequeño desequilibrio y no me clasifiqué. Me vine abajo. Por suerte, ahí estaban mis padres, mi mujer y mi entrenador para apoyarme. Conseguí reponerme y volví a entrenar, esta vez con Cristian Toro, quien también había quedado fuera en Milán. La química entre ambos funcionó desde el primer momento. Unos meses después, en la repesca de Duisburgo (Alemania), nos clasificamos para Rio. Ahí aprendí que del lodo pueden nacer plantas muy fuertes”. Cuando craviotto entró el año pasado en MasterChef Celebrity, en realidad estaba disfrutando de un año sabático de deporte, después de la friolera de 18 consecutivos compitiendo. “Después de los Juegos de Rio, me senté con mi entrenador y decidí descansar en 2017. Me vino muy bien mentalmente, porque este año vuelvo a estar con la motivación al máximo”.

Muscula tu mente y logra objetivos

Muscula tu mente y logra objetivos

La historia de Craviotto demuestra que desconectar ayuda a seguir motivado y aumenta tu rendimiento. El descanso forma parte de la estrategia. Y la estrategia significa también calendarizar las metas. Pero, ¿qué es mejor: ir a por todas o marcarse objetivos más pequeños por el camino? “Es importante tener un sueño, pero también saber fraccionarlo y ponerse metas que te vayan conduciendo hasta él”, recomienda Craviotto. “Yo, por ejemplo, quiero conseguir otra medalla olímpica en Tokio 2020, pero no es suficiente motivador porque todavía queda bastante tiempo.

Publicidad

Antes viene el Campeonato de España, el Europeo, la Copa del Mundo... Para entonces ya habrá pasado un año entero”. Lo tiene claro. Casi tanto como lo que se le pasa por la cabeza cuando está a punto de cruzar la meta. “Lo mío no es como el maratón, que te da tiempo a pensar de todo. Esto son sólo 200 metros y cuando estás llegando a meta sólo piensas en que no pase nada: que no falles, que no vuelques... estás comprimiendo toda la energía de cuatro años en 30 segundos, con los músculos al máximo, y por eso puede haber fallos”.

¿Y qué pasa si se da lo peor? ¿qué ocurre si hay un fallo como el de Milán en 2015 y se va todo al traste pese al inmenso esfuerzo de varios años? ¿Cómo se puede gestionar la frustración que genera eso? “En mi caso, va por fases. Primero me entra la tristeza, lo veo todo negro, no lo entiendo... Y luego, el tiempo pasa y lo va curando. Me costó en torno a un mes y medio asimilarlo. Luego vi que el deporte es una faceta más de la vida y lo relativicé”, nos relata. Seguir adelante pese a todo es fundamental. De hecho, él afirma que la cualidad que más ha ganado con el paso del tiempo es la perseverancia. Nada hubiera sido igual en su vida si hubiese tirado la toalla, tal como pensó hacer en su día.

¡Pero ojo! no sólo hay que saber gestionar el fracaso y la frustración. Un éxito mal llevado puede volverse en tu contra. Las mieles también hay que saber digerirlas para que no se te indigesten, y las consecuencias que genera estar en la cresta de la ola no son pocas ni siempre positivas. Como imaginarás, a uno de los atletas más laureados de nuestro país le salen amigos por todas partes últimamente. “Soy perro viejo, y cada vez los veo venir más de lejos. Te pongo un ejemplo: cuando gano, me envían más de 500 mensajes, y no te niego que eso es bonito. Pero me quedo con los 45 mensajes de apoyo que me llegaron cuando fallé en Milán”.

Luke Rockhold

Ex campeón de peso medio de la UFC y actual número 3, Luke Rockhold ha entrenado en múltiples disciplinas como jiu-jitsu, judo y Muay Thai. Viaja por todo el mundo para aprender nuevas técnicas de entrenamiento y de combate y para mantener viva su motivación. “En cualquier ocasión en la que combates en un nuevo dojo, ya sea en Japón, en Brasil o en Tailandia, los combatientes van tras el nuevo”, afirma Rockhold. “Es una manera de enfrentarte contra los mejores y de afinar tu técnica, al tiempo que te presionas a ti mismo para sacar de dentro tu mejor versión”. La motivación de Rockhold no es el odio al oponente, sino la superación personal. El calendario de las competiciones hace que cada sesión de entrenamiento sea extenuante.

Muscula tu mente y logra objetivos

Muscula tu mente y logra objetivos

Rockhold busca cualquier oportunidad para salir de su zona de confort, ya sea combatiendo contra luchadores más pesados, haciendo intervalos de sprints o ejercicios de resistencia como dar 500 patadas altas de cada lado. Las repeticiones extremas son el camino perfecto para desarrollar tu resiliencia. Posiblemente, Rockhold nunca tendría que ejecutar 500 patadas en un combat,e pero la naturaleza de por sí aburrida de las repeticiones es, en parte, el objetivo. “Tu meta es dar las patadas más fuertes que puedas. En los dos primeros cientos te centras en la forma y en golpear de manera explosiva. Pero luego piensas menos en la ejecución y te centras en la respiración. Esas pueden ser tus patadas más limpias, más puras y más duras”, afirma el campeón. Y es que al final, las rutinas y las repeticiones de este tipo sirven prácticamente como actividades meditativas, porque ayudan al deportista a sintonizar con su talento y a pensar menos en su rendimiento. Como ves, y curiosamente, poner el piloto automático puede resultarte de gran ayuda a la hora de mejorar tu rendimiento.

La respiración (o la falta de ella) es crucial en otra actividad que Rockhold practica para reforzar su mente: la pesca submarina.“Es un reto mental porque tienes que relajarte para no malgastar energía. Tienes que ser paciente, eficiente en tus movimientos y ser consciente de lo que le está sucediendo a tu cuerpo. La clave es mantener la calma y evitar entrar en pánico. Esperas, esperas y esperas y después… golpeas”. Esta conciencia de sí mismo la transfiere al octágono, reforzando su habilidad para mantener la calma bajo presión y conseguir un entendimiento más íntimo y mayor confianza en su cuerpo. El concepto de “interocepción” es un área de estudio de moda que puede sonar algo místico y espiritual. Consiste en la recepción, procesamiento e integración de las señales corporales relevantes motivadas por estímulos externos que afectan al comportamiento. Es como una especie de mindfulness de lo que está pasando en tu cuerpo. Y la buena noticia es que se trata de una capacidad que puedes entrenar.

Publicidad

SEIS TRUCOS DE FUERZA MENTAL PROBADOS CIENTÍFICAMENTE

Algunos consejos para darle a tu motivación el chute que necesita

1: Entra en el mundo de las grandes emociones Dedica tu entrenamiento a alguien o a algo más grande que tú mismo que te motive (un familiar o una causa en la que creas, por ejemplo). Es realmente motivador.

2: Respira para aliviar el dolor Encuentra el ritmo que conecte tu respiración con tus repeticiones, brazadas o pasos de manera que puedas concentrarte en mantener el ritmo. Esto suele hacerse en los entrenamientos de resistencia.

3: Demuéstrale a los haters que estaban equivocados En los entrenamientos duros, acuérdate de toda esa gente que cuestionaba tu capacidad o que dijo que serías un fracasado. Demuéstrate que se equivocaban.

4: Dar un paso más hacia delante Haz todos los meses algo que realmente te ponga a prueba, donde su consecución dependa de tu fortaleza mental y no tanto de tu estado de forma. Un paso del granjero con barra, por ejemplo.

5: Escala tus repeticiones Pongamos que tu objetivo son 55 repeticiones de un ejercicio. No tienes que hacerlas todas de una vez. Haz 10 repeticiones, luego 9, 8... Resulta más fácil cuando la escala se convierte en una cuenta atrás.

6: Visualiza la línea de meta La visualización antes de un entreno de running, por ejmplo, puede ayudarte. Imagina el recorrido o la distancia completa, piensa en los momentos más duros de la carrera y cómo vas a gestionarlos.

Publicidad
También te puede interesar

Los vencedores del año pasado, Rich Froning y Anne Thorisdottir, revalidan el título de hombre y mujer más en forma del mundo en los Reebok CrossFit Games

Te recomendamos

En noviembre queremos que cuides de ti...

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...

Lo retro está otra vez aquí, ¡y este complemento no podía ser menos!...