Sergio Llull explica la fórmula del éxito

Los Houston Rockets han adquirido sus derechos para cuando se decida a dar el salto a Estados Unidos. El menorquín nos explica las lecciones que ha aprendido dentro y fuera de la cancha.
Óscar del Pozo -
Sergio Llull explica la fórmula del éxito
Sergio Llull explica la fórmula del éxito

Adáptate al entorno

“Cuando llegué al Real Madrid, mi vida dio un vuelco, porque pasé de vivir en una ciudad pequeña como Manresa a hacerlo en la capital y jugando en un gran equipo. La adaptación fue un poco complicada en ciertas cosas; por ejemplo, me perdía para ir a todas partes en coche. Pero me lo tomé con calma y al cabo de dos meses empecé a hacerme con la ciudad”.

Aplícate el cuento

Si te mudas o empiezas en un nuevo trabajo, ten paciencia y no quieras encajar desde el primer día.

Aguanta la presión

“Cuando tengo un partido muy importante, lo que hago es pensar que es un partido más, que tengo que jugar al 100% como hago siempre y que debo ir a por todas. No puedes sentir más presión porque sea un partido decisivo. Es difícil, pero hay que intentarlo. A base de repetir este tipo de partidos, los acabas viendo casi como una rutina. Y en vez de ponerte nervioso, te motivas más”. 

Aplícate el cuento

Si no piensas en las consecuencias de lo que estás haciendo, pronto dejarás de tener miedo y no sentirás la presión.

Publicidad

Motívate cada día

“Está claro que no es lo mismo jugar una final que un partido de liga regular. Para estar motivado, lo que yo hago es ponerme unos objetivos cada vez que juego. Si veo que las cosas no me salen bien, por ejemplo si durante un partido cometo un par de errores seguidos, intento no pensar más en ellos, porque eso ya es pasado. Y me convenzo de que el siguiente lanzamiento me va a salir bien”.

Aplícate el cuento

Para cualquier actividad que hagas, márcate unos objetivos. Te enfrentarás a todo con más ganas.

Trabaja en equipo

“En el trabajo en equipo, se tienen que unir las fuerzas. Siempre debes mirar por el bien del grupo, no por tu bien personal. No hay que caer en el egoísmo ni en la envidia. Yo he sido afortunado, porque tanto en el Manresa como en el Madrid como en la selección española he encontrado a gente increíble que tiene muy claros los valores de la solidaridad y el compañerismo”.

Aplícate el cuento

La generosidad es el valor más importante en cualquier equipo de trabajo. Aprende a ser generoso y tus compañeros lo valorarán.

Controla tu ego

“Está claro que en todos los colectivos siempre hay alguien que quiere destacar, ser el centro de atención. En mi terreno serían los jugadores que anteponen sus intereses al bien del equipo. De momento no me he encontrado a ningún compañero con estas características. Siempre he formado parte de equipos de gente muy humilde y trabajadora. Tampoco creo que en el baloncesto los jugadores egoístas sean la norma”.

Aplícate el cuento

Un excesivo protagonismo puede volverse contra ti. Lúcete, pero deja que los otros también lo hagan.

Publicidad

Aprende de tus errores

“A medida que adquieres experiencia, cometes menos errores. Por ejemplo, al principio de mi carrera me precipitaba en muchos momentos de los partidos. Era demasiado impulsivo. Hacía cosas sin pensar y eso no me beneficiaba. Y eso es algo que con los años he aprendido a controlar”.

Aplícate el cuento

La experiencia te sirve para aprender que hay comportamientos y actitudes que no te ayudan. Suprímelos.

La ambición es buena

“Me quedan cinco años de contrato con el Real Madrid, soy feliz y estoy en un gran club que lucha cada temporada por todos los títulos. Pero tengo 25 años y espero seguir unos cuantos años jugando a un buen nivel. ¿Probar en la NBA? ¿Por qué no? Los Houston Rockets han mostrado interés por mí, así que quién sabe. Me gustaría que, cuando acabe mi carrera, la gente se acuerde de mí”. 

Aplícate el cuento

No te conformes. Por muy alto que hayas llegado, siempre puedes ir más allá.

Descansa bien

“Hay que aprovechar los días libres para descansar. Tenemos que dormir bien, no beber alcohol y no salir de fiesta. Ese es uno de los sacrificios que debes hacer cuando eres un deportista de élite. A lo mejor, un viernes tus amigos se van a cenar y de copas, pero tú solo puedes acompañarles en la cena, aunque te apetezca tomarte algo con ellos. El sábado o el domingo tienes partido, y debes actuar como un profesional y descansar”.

Aplícate el cuento

Controla tus ganas de fiesta. Sobre todo cuando tengas algún trabajo que exija toda tu concentración.

Publicidad
Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

En noviembre queremos que cuides de ti...

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...