Trucos para combatir el flato

Sigue estos consejos para evitarlo o para reducir las molestias cuando aparece.
Jordi Cabrejas -
Trucos para combatir el flato
Trucos para combatir el flato

Si practicas habitualmente ejercicio, es muy probable que alguna vez hayas sufrido flato, esa incómoda molestia en forma de dolor abdominal cuyo origen está en el roce entre la pared del estómago y el diafragma. Aunque las causas científicas no están muy claras, su síntoma más habitual es un dolor punzante que aparece en la zona abdominal por debajo de las costillas.

Los médicos lo denominan dolor abdominal transitorio vinculado al ejercicio físico y está considerado como una dolencia benigna, que aparece tanto en deportistas aficionados como en profesionales. Y también está demostrada su relación inversamente proporcional a la edad. Es decir, a menor edad, más posibilidades de sufrirlo en algún momento.

Debes tener en cuenta que sufrir flato no supone ningún problema de salud. Como no hay una explicación científica única y hay varias teorías sobre qué lo produce, lo único que puedes hacer es prevenirlo y, en el caso de que lo sufras, combatirlo. Y si la molestia es recurrente y te ataca siempre que realizas ejercicio, consulta a tu médico sin pensarlo.

Cómo prevenirlo

Dado que se produce cerca del estómago, lo podríamos relacionar con las digestiones. Es por esa razón que deberías realizar tu sesión de ejercicio físico al menos dos horas después de haber comido, e incluso un poco más si la comida ha sido abundante.

Si bebes agua durante el ejercicio, hazlo a pequeños sorbos. Si te hidratas en exceso, el estómago se encharca y facilita la aparición del flato. Algo en lo que coinciden la mayoría de expertos es que la ingesta de líquidos o sólidos antes de practicar ejercicio dispara las posibilidades de sufrir flato.

Una correcta respiración mientras realizas ejercicio es fundamental. Recuerda el clásico: respira con un buen ritmo, inspirando por la nariz y exhalando por la boca. Si lo haces así, es difícil que el flato aparezca.

Algunos expertos apuntan que la aparición del flato (especialmente en el running) está relacionado con los cambios en el terreno. Si la superficie por la que corres está llena de subidas y bajadas, es más probable que aparezca el problema. Elige un calzado adecuado, que cuide la amortiguación, y trabaja tu técnica de carrera para evitar que el movimiento de tus órganos de origen al flato.

Cómo eliminarlo

El flato es un dolor transitorio, así que con un pequeño descanso la molestia irá desapareciendo paulatinamente. En función del dolor que sufras, lo más aconsejable es parar de hacer ejercicio unos instantes o disminuir el nivel de intensidad.

Si ya estás con flato, lo primero que debes hacer es respirar profundamente. De esta forma, al vaciar completamente el aire de los pulmones, estarás favoreciendo la relajación del diafragma, con lo que aliviarás el dolor. Si es intenso y no desaparece, debes parar la actividad antes de que el problema se agrave.

Un pequeño masaje en la zona abdominal también contrarresta los efectos del flato. Además del masaje, puedes probar con algunos estiramientos de la musculatura abdominal que ayudarán a aliviar las molestias. Pero si el flato es persistente cada vez que realizas ejercicio, debes visitar a tu médico.

Te recomendamos

La lista negra de lo que nos esperan en las estanterías del "súper"...

En noviembre queremos que cuides de ti...

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...