Tírate a la piscina

Ya sabes que la natación es uno de los ejercicios más completos. Entonces, ¿por qué practicarla sólo en verano?
Sebas Coll -
Tírate a la piscina
Tírate a la piscina

Gracias a estos tres consejos dejarás de moverte como un renacuajo para cortar las aguas como un torpedo. Llega una nueva temporada y puedes sacar rendimiento a un deporte como este... ¡ya sea indoor u outdoor!

Respira profundo

El problema: Alzas el cuello para respirar, de manera que el cuerpo no queda bien alineado.
La solución: Imagina que tu espina dorsal es un eje fijo que avanza a través del agua. Mantén la cabeza alineada con la columna según avanzas. A medida que extiendes el brazo con el que haces la brazada, gira la cabeza hacia ese mismo costado para coger aire.
El ejercicio: El tornavís
Avanza tres brazadas en estilo libre sin respirar; a continuación, gira el torso hasta que estés mirando hacia arriba (¡aprovecha para respirar!), da otras tres brazadas de espaldas y regresa al estilo inicial. Completa 10 repeticiones de 50 metros (10x50), descansando 10 segundos entre cada repetición.

Inicia la patada con la cadera

El problema: Tiendes a dar las patadas con el tobillo, con lo que te desequilibras y fatigas los cuádriceps en exceso.
La solución: Inicia el movimiento desde la cadera. Los golpes rítmicos y moderados te proporcionan una propulsión más eficiente que las sacudidas desproporcionadas, que no aprovechan el impulso de las caderas y los muslos.
El ejercicio: Sprints con aletas
Cálzate unas aletas y propúlsate de espaldas, pero apoyado contra la pared. Mantén los brazos estirados hacia atrás de modo que los bíceps presionen contra las orejas. Haz una serie de 10x50, con intervalos de descanso de 1:30 por cada repetición.

Mejora tu brazada

El problema: Tendemos a propulsarnos con las manos en vez de desplazarnos ayudándonos de los antebrazos.
La solución: La mano y el brazo deben formar un bloque. Imagina que envuelves con el antebrazo un balón suizo y lo llevas hacia ti. Evita abrir los codos, ya que debilita el movimiento y tu potencia de arrastre.
El ejercicio: Puño cerrado
Haz unos largos con los puños cerrados. La falta de agarre te forzará a mantener rígido el antebrazo. Completa una serie de 4x50, descansando 10 segundos cada 50 metros. A continuación, haz una serie de 6x50 con la mano abierta, concentrándote en propulsarte con los antebrazos.

Te recomendamos

Remata este gran momento dejando todo tu vello a punto para la rentrée! ...

Así son las nuevas zapatillas 'para volar', según la diseñadora Tara Schick...

Estar afeitado en un festival es un plus a tener muy en cuenta...

Presentada la Nike Zoom Pegasus Turbo: La mezcla perfecta...