Aritz Aranburu: en búsqueda de la ola perfecta

El mejor surfero español sigue en la cresta y protagoniza nuestro especial moda de julio-agosto.
JULIO CÉSAR ORTEGA -
Aritz Aranburu: en búsqueda de la ola perfecta
Aritz Aranburu: en búsqueda de la ola perfecta

A Aritz Aranburu (Guipúzcoa, 1985), no le gusta demasiado que le recuerden, por enésima vez, que es el mejor surfista español de todos los tiempos. Prefiere no regodearse en sus éxitos pasados. Lo suyo es mantener los pies firmemente apoyados en el presente de su tabla y la cabeza en un futuro repleto de nuevos retos y metas por alcanzar. Aun así, no se resta méritos. “Cuando empecé, un surfero de Zarautz era como un japonés jugando a pelota mano...”, recuerda precisamente en esta localidad, en la que ahora tiene un centro dedicado al surf (Shelter), un restaurante saludable con el mismo nombre... y un rato para hablar con nosotros.

¿Cada vez hay más surferos o me lo parece a mí? Los hay, los hay... Al final, el surf es un deporte muy adictivo, que te engancha muy rápido. Quizá su secreto es que no es simplemente un deporte. Es una forma distinta de viajar, una manera de hacer nuevas amistades, de relacionarte con la naturaleza... Así que no me extraña que cada vez cuente con más adeptos. En realidad, ya se está hablando de masificación. Piensa que olas hay las que hay, y si somos más surferos, pues habrá que repartir...

Aritz, ¿qué te ha enseñado el surf? ¡Uf! Muchas cosas. Es un deporte que se parece mucho a la vida. Cuando entras al mar, por ejemplo, nunca sabes qué es lo que te espera. Cada día es diferente. Cada ola es distinta. Y tienes que adaptarte. No hay otra. Esa es una de las lecciones más valiosas que me ha enseñado el surf: la capacidad de adaptación, la paciencia, el amor por las cosas irrepetibles.

Aritz Aramburu: en búsqueda de la ola perfecta

Aritz Aramburu: en búsqueda de la ola perfecta

A lo largo de tu carrera has conseguido muchos logros. Si tuvieras que quedarte sólo con uno, ¿cuál sería? Va a sonar a frase hecha, pero mi logro más importante es poder vivir de mi pasión, de lo que más me gusta. Eso es mejor que ganar cualquier campeonato.

¿Y te queda alguna meta concreta por alcanzar? Hombre, me encantaría ganar una prueba en la liga de los 32 mejores surferos del mundo. Durante tres años he estado en ese circuito y siempre me he quedado con ganas de lograrlo. Una vez estuve cerca. Quedé tercero en Tahití. En ello sigo.

Eres embajador de TAG Heuer, cuyo lema es Don’t Crack Under Pressure ('No te rompas ante la presión'). ¿Cuál es la situación más extrema a la que te has enfrentado? Bastantes... Recuerdo, por ejemplo, una vez en Hawái que me cogió una ola y me tuvo muchísimo tiempo debajo del agua... No encontraba la forma de volver a la superficie. La experiencia te dice que lo mejor en esos momentos es no perder los nervios... pero cuesta. Al final, por suerte, siempre consigues mantener la presión a raya, no romperte y retomar las riendas de la situación

¿Y las mantendrás también si vas a las Juegos Olímpicos de Tokio, los primeros en los que el surf sera olímpico? Bueno... Para eso aún hay que trabajar mucho. Justo acaban de hacer público cómo será el proceso de selección, e irán 20 chicos y 20 chicas de todo el mundo. Entrar en esa lista es un objetivo potente. Pero lo voy a dar todo para poder estar ahí.

Aritz Aranburu: en búsqueda de la ola perfecta

Aritz Aranburu: en búsqueda de la ola perfecta

¿Cómo entrena Aritz Aranburu? Pues suelo trabajar la técnica dentro del agua, y luego fuera hago sesiones de entrenamiento funcional con superficies inestables, gomas... Piensa que el surf es un deporte muy físico, que implica a prácticamente todos los músculos del cuerpo, por lo que necesito trabajar a menudo no sólo para rendir más, sino también para prevenir lesiones.

Supongo que la mente también la trabajarás... Por supuesto. Una de las mejores cosas que tengo en competición es la fortaleza mental. El surf es un deporte muy duro psicológicamente. Tú puedes estar entrenando a tope para un campeonato, y luego llegar a la competición y que te toque una ola muy ingrata. Hay que estar preparado mentalmente para esos momentos.

Y además de todo esto, también tendrás que encontrar tiempo para Kind Surf [una ONG que ayuda a niños con problemas psíquicos y físicos a traves de este deporte] Tiempo para ellos encuentro siempre. Ya llevamos seis años. Empezó como un sueño y hoy es una realidad preciosa. Este año vamos a hacer muchísimas actividades más en Shelter, mi centro en Zarautz.

Aritz Aramburu: en búsqueda de la ola perfecta

Aritz Aramburu: en búsqueda de la ola perfecta

LOS CINCO MEJORES SPOTS DEL MUNDO

Olas hay muchas, y rincones para surfear, todavía más. Pero Aritz Aranburu tiene claro cuáles son los mejores del planeta.

Indonesia “La Disneylandia para cualquier surfista. Tiene olas en cada rincón. Me encanta perderme en sus islas”.

Hawai “La meca. El lugar mágico en el que nació todo esto. Voy cada año... y no me canso”.

México “Es muy sencillo encontrar rincones brutales en los que no hay nadie surfeando. Apasionante”.

Tahití “Es un auténtico paraíso. Tiene un mar con muchísima fuerza y olas de clase mundial”.

Irlanda “Un destino frío al que suelo ir en invierno. Si tuviera sol y agua caliente, sería mi preferido”.

También te puede interesar

El campeonato Vans Joel Tudor Duct Tape Invitational 2018 ha coronado a Andy Nieblas como campeón en Euskadi.