Entrevista a Álex Pastor, campeón de kitesurf

El malagueño afincado en Tarifa está viviendo un 2016 plagado de éxitos. ¿Repetirá como campeón del mundo?
Julio César Ortega -
Entrevista a Álex Pastor, campeón de kitesurf
Entrevista a Álex Pastor, campeón de kitesurf

Álex Pastor (Málaga, 1989) es uno de esos jóvenes que ha demostrado que el talento deportivo de este país va mucho más allá de espectáculos de masas como el fútbol. Se subió a su primera tabla con apenas ocho años. En 2003 probó el kitesurf y al año siguiente ya estaba compitiendo. En 2013 se convirtió en campeón del mundo de la PKRA, la gira mundial de kitesurf. ¡El primer español en hacerlo! Un título que se unió a tres subcampeonatos mundiales en la categoría freestyle en 2010, 2011 y 2012.

Sobre el agua, Pastor desprende confianza. Fuera de ella, se muestra como un tipo optimista al que le gusta pasar tiempo cerca de su familia, en Tarifa, cuando su agenda se lo permite. Es embajador de XS Power Drink, una bebida energética con muy pocos azúcares y un 25% de zumo de frutas, recién lanzada al mercado. Charlamos con él para ver cómo afronta un año que, de momento, pinta más que bien.

El kite es tu vida pero, ¿cómo es exactamente un día normal en tu entrenamiento?

Me levanto a las 9:00 h. y me voy directo a hacer una hora de CrossFit (4-5 veces por semana). He probado varios tipos de entrenamiento, pero el que más me gusta y me da mejores resultados es este. Después, dejo que el cuerpo descanse hasta las 16:00 h., momento en que entreno en el agua (5-6 días por semana, según el viento que haga). Lo complicado es mantenerse en forma para poder entrenar en el agua sin que la sesión de la mañana te deje sin energía para la sesión de la tarde.

¿Y cómo entrenas en el agua?

Estoy un par de horas practicando técnica y ensayando los trucos que voy a hacer después, probar cosas nuevas... depende de lo que me permitan las condiciones del tiempo y el mar.

¿Cuál crees que es el grupo muscular más importante para el kitesurf?

La espalda, seguro. Y también las piernas y los abdominales. Incluso el bíceps, se usa mucho en los trucos que hacemos, como el handle pass (la maniobra en que te pasas la barra por la espalda). Para los aterrizajes, que son en plano, es bueno prepararse haciendo sentadillas.

¿De dónde sacas tanta energía? ¿Sigues algún plan de alimentación en concreto?

Antes de hacer kite tomo XS, una nueva bebida energética con zumo de frutas. Sigo una dieta en la que doy importancia a las proteínas, pero sin volverme loco. No voy contando calorías ni llevando todo al milímetro. Si tengo que comerme una pizza un fin de semana, me la como.

¿Qué otros deportes te gustan?

Me gusta mucho hacer wakeboarding, el snow, el surf... ¡todo lo que tenga tabla! Y CrossFit.

¿Y qué es lo que más te engancha del kite?

Las sensaciones. Y, una vez te acostumbras a las sensaciones de saltar, cuando pruebas una maniobra nueva. Después de tantos años, tienes que estar siempre innovando para mantener la motivación.

¿Cómo se crean trucos nuevos en kite? ¿Se trabaja sobre movimientos que ya existen o cómo va?

Llega un punto en que ya resulta muy complicado innovar, por lo que debes centrarte en mejorar tu forma física. Eso te permite luego añadir giros más rápidos.

¿Cuál es el mejor sitio de España para hacer kite?

¡Tarifa, por supuesto! Te aseguras que hay viento en un 90% de los casos, y cuando alguien está de vacaciones quiere ir a tiro fijo. Luego, supongo que Canarias, porque tiene bastante viento también. En Andalucía tenemos un montón de sitios buenos, como Málaga, Huelva o Almería.

En Tarifa tienes una escuela de kite. Háblanos un poco sobre ella.

Llevamos desde 2014 y hemos crecido muy rápido. Empezamos siendo muy pequeños y ahora yo no puedo dar clases a todos los alumnos, así que somos cinco instructores. Estoy bastante contento con el equipo, porque son amigos míos, los conozco desde siempre y tienen una experiencia parecida a la mía, aunque sin la competición. Yo me centro más en dar clase a nivel avanzado. Ahora en verano tenemos de 6 a 20 alumnos por día.

¿En cuánto tiempo puede uno dominar el kite?

La media de nuestra escuela está entre tres y seis días. Depende de cada persona. Hay gente que es capaz incluso en dos días.

¿Es cuestión de equilibrio? ¿De fuerza?

No es cuestión de fuerza. Vas enganchado a la cometa con un arnés. Controlar la cometa es en lo que más se tarda. La segunda parte es ponerse de pie en la tabla, en lo que se suele tardar un par de días. Una vez te pones de pie, resulta muy fácil mantener el equilibrio.

¿Cómo definirías tu estilo en el agua?

Ahora mi estilo ha cambiado un poco. Físicamente estoy más fuerte, así que creo que tengo un estilo un poco más potente que antes. Cojo más altura, voy más rápido en los trucos. Antes era muy técnico, ahora soy más arriesgado y más potente. 

¿Qué es lo más increíble que has visto hacer en freestyle?

¡Hay muchas locuras! Es cuestión de progresión. Poco a poco hemos llegado a niveles que no esperábamos. Si no llegan a decir hace 30 años que íbamos a hacer un double back roll, no nos lo hubiéramos creído.

Dos rivales y algún ídolo.

Yo diría que mis mayores rivales, a pesar de ser amigos, son Liam Whaley y Yuri Zoon. Y me inspira mucho Rafa Nadal, porque incluso cuando ve que no tiene probabilidades de ganar, sigue y sigue, y al final consigue remontar. Eso es muy admirable en un deportista.

Fuiste campeón del mundo en 2013. Cuéntanos un poco qué ha pasado desde entonces.

En el primer evento al que fui al año siguiente, tuve una lesión de hombro. Por eso tuve que abandonar el circuito en 2014 y me dediqué a recuperarme. En 2015 quedé sexto. Tampoco tuve mucha suerte ese año, porque cuando llegas de atrás, de estar un año sin competir, es más complicado volver a tu posición. No es una transición fácil. Este año ya me he asegurado el podio; voy tercero y muy cerca de los dos primeros. Ya hemos hecho dos pruebas, una en Francia y otra en Egipto. La próxima es en República Dominicana. Y luego quedan pendientes un par de ellas, la última en Nueva Caledonia en diciembre.

Veo que viajas mucho. ¿Te gusta o es una parte incómoda de tu trabajo?

Me gusta. Lo que ocurre es que llega un momento en que intentas viajar de una forma un poco más corta. Cuando empecé a competir, con 16 años, me pasaba el año entero fuera de casa. Ahora no. En Tarifa tengo mi casa, mi escuela, mi rutina de entrenamiento...

Te recomendamos

Remata este gran momento dejando todo tu vello a punto para la rentrée! ...

Así son las nuevas zapatillas 'para volar', según la diseñadora Tara Schick...

Estar afeitado en un festival es un plus a tener muy en cuenta...

Presentada la Nike Zoom Pegasus Turbo: La mezcla perfecta...