Entrevista al 'hombre pez'

Hablamos con Morgan Mourc'his, campeón del mundo de apnea y embajador de Tudor.
Julio César Ortega -
Entrevista al 'hombre pez'
Entrevista al 'hombre pez'

No tiene escamas pero es capaz de sumergirse más de 100 metros con apenas unas aletas. Morgan Bourc’his (Tours, Francia, 1978), campeón del mundo de apnea en peso constante sin aletas y embajador de Tudor, nos cuenta cómo es eso de ser un tipo tan profundo.

Para entender sus hazañas, tan sólo tienes que  acordarte de esa sensación que sufres cada vez que tienes que recoger las gafas de bucear del fondo de la piscina. ¿Recuerdas esa presión en los oídos? Pues multiplícala por 50. Sólo así estarás virtualmente cerca de lo que vive Morgan Bourc’his cada vez que hunde su cabeza bajo las olas. Le basta un neopreno, unas gafas de bucear y, cuando la disciplina lo exige, unas aletas. Bueno… eso y un entrenamiento específico, además de muchos conocimientos, algunos de los cuales ha compartido con nosotros.

 

¿Cómo entrenas para sumergirte tanto como un edificio de 28 plantas?
Practico ciclismo, trail running, natación y pesas, además de obviamente apnea en piscina y en el mar. Se trabajan tres categorías: tiempo, distancia y profundidad. Empiezo la temporada en el mar en abril con mucho cardio, y después me centro más en técnica de apnea, en el agua y fuera de ella.
 
¿Y cómo se trabaja la apnea fuera del agua?
Con remo y bicicleta estática. Hago este tipo de entrenamiento en seco a diario, en ocasiones dos veces al día.

¿La nutrición es también importante para ti?
Sí, desde pequeño me han enseñado a comer de manera saludable. Tomo muchas verduras, las considero parte de mi entrenamiento. Este año he conocido a un nutricionista y seguiré una dieta más específica porque me gustaría mejorar.

¿Qué piensa uno cuando está allí abajo? ¿Algún truco mental para resistir?
Para mí, la sensación a tanta profundidad es de plenitud. No es doloroso. No pienso en lo siguiente, sólo en lo que estoy viviendo en ese preciso instante. Es difícil de explicar. Supongo que es algo parecido a estar en el vientre materno. Esa sensación está enlazada a mi preparación física: cuando sé que estoy preparado, no tengo problemas.

¿Algún susto que recordar?
Nunca he tenido ningún momento de miedo bajo el agua. Sé que hay riesgos y por eso procuro adelantarme a todos ellos. Si siento que hay algo que puede fallar, no bajo. ¡Por algo uno mis apodos en este mundillo es Mister Perfecto!

¿Consejos para alguien que quiera iniciarse en el profundo arte de la apnea?
Lo primero es acudir a un centro especializado. Allí es donde se deben aprender las técnicas de respiración y movimientos, primero en la piscina y luego en el mar. También es muy importante el entrenamiento mental. Pero casi todo el mundo puede practicar apnea.

¿Un lugar para bucear?
He tenido oportunidad de conocer muchos sitios, desde Japón a las Bahamas... Pero me quedo con mi ciudad: Marsella.

Publicidad

De la cancha al mar

Pese a lo que pueda parecer, el pasado deportivo de Morgan está relacionado con algo tan de secano como una cancha de baloncesto, deporte al que se dedicó nada menos que 12 años hasta que entró en la Universidad de Poitiers, donde estudió Ciencias del Deporte. Fue a los 21 años cuando decidió volver al agua que le había visto crecer de niño, entre isla e isla del Mediterráneo. “En la universidad aprendí la teoría. Después vino la práctica: regresé al mar del que había salido en mi infancia para hacer de conejillo de Indias de mis propios experimentos. Así fue como comprendí realmente el buceo”.

Publicidad

¿Qué le pasa a tu cuerpo a 100 metros bajo el mar?

Pulmones
Su volumen disminuye. El aire contenido en ellos crea una presión que puede afectar a los alveolos.

Oídos
El aire se comprime en el oído medio y empuja al tímpano. Así es como puede producirse un barotrauma ótico.

Sangre
Se desplaza desde las extremidades hacia el tórax. Llega más sangre al corazón.

Publicidad

La presión del tiempo

Morgan Bourc’his lleva poquísimas cosas consigo cuando se sumerge en las profundidades del océano. Una de ellas es el Tudor Pelagos, un reloj de buceo especialmente creado para resistir las condiciones extremas que se viven a decenas de metros bajo la superficie. El Tudor Pelagos está confeccionado en titanio, es hermético hasta 500 metros gracias a una válvula de helio que se ajusta a la descompresión y cuenta con cierre desplegable con un sistema de extensión creado por Tudor para facilitar el ajuste durante la inmersión.

www.tudorwatch.com

Publicidad
Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

En noviembre queremos que cuides de ti...

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...