Nueva York, el desafío más largo

Vamos a compartir el sueño de correr el Maratón de Nueva York con El Juli y TAG Heuer. ¿Nos acompañas?
M. Alonso -
Nueva York, el desafío más largo
Nueva York, el desafío más largo

Para cualquier runner, la cifra 42,195 tiene un significado especial. Esos son, exactamente, los kilómetros que tiene el maratón de Nueva York, que da el pistoletazo de salida el 1 de noviembre. Entre sus 42.000 participantes destaca la figura de un joven acostumbrado a los trajes de luces y a las plazas llenas hasta la bandera: Julián López, El Juli. ¿Cómo ha terminado un icono de la tauromaquia aceptando un reto como el que supone correr una maratón de semejantes características?

Rumbo NY

Todo empezó cuando la firma TAG Heuer le propuso al torero ser su imagen. Compartían valores: pasión y superación, prestigio y creatividad. La marca relojera, habitualmente vinculada al mundo del motor, ha sido nombrada Cronometrador Oficial y Reloj Oficial del mítico maratón de Nueva York. Así que Tag Heuer “le dio la alternativa” a El Juli para lucir el dorsal. El torero anteriormente había corrido un medio maratón, con amigos, pero enfrentarse al reto de la ciudad que nunca duerme, son palabras mayores. “Para mí esta oportunidad es un auténtico sueño. Tras cuatro o cinco años con esta aventura en mente, gracias a TAG Heuer por fin me he atrevido”, explica El Juli.

Capote por deportivas

El mundo taurino exige al torero a acostumbrarse a la soledad, esa que de algún modo, siempre acompaña al runner. “El factor psicológico, al igual que ocurre en el toreo, es esencial en las carreras. Hay cosas que taurinamente sería capaz de hacer con mucha facilidad, pero el tener que estar en una plaza de toros a una hora concreta, con la cantidad de gente que te está viendo y la cantidad de cosas que te juegas, te dificulta mucho todo. Lo mismo ocurrirá en la maratón: en un ambiente favorable puede ser más sencillo, pero depende de condicionantes externos y se viven momentos duros. Te pueden fallar las piernas, te pueden entrar miedos…”, confiesa el torero.

¡A entrenar!

Como cualquiera que se prepare para un desafío de estas características, El Juli sabe que va a tener que entrenar duro. A su favor tiene la disciplina, que ha fomentado durante años de toreo. Pero ahora ha de trabajar otras cualidades deportivas, como la resistencia. “Quiero controlar las pulsaciones, marcar bien el ritmo y no agobiarme por la respiración”, afirma. 

El torero contará con ayuda de Martín Fiz Martín, Campeón del Mundo Maratón 1995 y director técnico de la revista Runner’s, que no solo es el encargado de prepararle para afrontar la carrera, sino que también correrá en Nueva York. Son 5 meses los que quedan por delante. ¿Puede una persona normal enfrentarse a este reto sin ser un runner experto con este tiempo? ¿El Juli, como torero, lo tiene más fácil gracias a su forma física? “Una persona como El Juli no va a tener problema en terminar el maratón, esto no significa que no vaya a sufrir y que no vaya a pasar por momentos malos. Sin embargo, con cinco meses de trabajo tiene más que suficiente. Otra cosa sería una persona que nunca ha corrido y que nunca ha hecho una actividad deportiva. Es posible que pudiera acabar el maratón, pero se expone a cualquier accidente y puede sufrir problemas musculares o vasculares”, comenta Fiz. Además, la recuperación post-maratón se alarga en el tiempo.

Disfrutar el momento

“Mi objetivo es, sin duda, hacerlo lo mejor posible y disfrutar de la experiencia”, dice El Juli. Martín Fiz Martín coincide: “Es esencial que tenga en cuenta que la carrera es un premio en sí misma. Donde verdaderamente va a sufrir será en los entrenamientos, pero espero que el día 1 de noviembre disfrute la experiencia”.

¿Estás pensando en seguir los pasos de El Juli, ya sea en el maratón de Nueva York o en cualquier otro reto similar? Pues durante los siguientes cinco meses vamos a seguir de cerca el entrenamiento del torero para que puedas aplicarte el cuento. Puedes seguirnos en el hashtag #DontCrackUnderPressure, el lema de TAG Heuer.