Rafael Medina: un corredor muy noble

Corre maratones, participa en carreras como la Titan Desert o se desplaza a Sudáfrica para tomar parte en la Cape Argus Cycle Tour, un evento que reúne a 40.000 ciclistas. Y lo vive.
Jordi Martínez -
Rafael Medina: un corredor muy noble
Rafael Medina: un corredor muy noble

Este Rafael Medina que nos encontramos en la pasada Titan Desert es un perfecto desconocido. Su imagen se asocia más a la frivolidad del famoseo que al sacrificio del deporte. Pero si uno se molesta en mirar de cerca descubre que, como otras tantas veces, las apariencias engañan.

Lo de competir en maratones no es nuevo en tu vida...

Siempre he hecho mucho deporte. Y sí, he corrido maratones, y también en bicicleta. De hecho, hace un par de años me junté con un grupo de amigos para hacer el Camino de Santiago precisamente en bicicleta. Después me animé y participé en la Titan Desert.

Vaya cambio.

En el Camino vas más o menos a tu ritmo, duermes en una cama. La recuperación es completamente diferente a la de una Titan. En el Camino vas andando, te paras en Logroño y te comes tu pollo con patatas. En la Titan, no. Pero lo curioso es que todo el calor, todos los problemas, te animan a seguir  adelante.

¿El secreto para no desfallecer?

Adaptación. La adaptación es básica. Tienes que ajustarte a lo que hay,  no cuentas con todas las comodidades que te gustaría tener. Y, por supuesto, también está el esfuerzo.

Publicidad
Muchas de las personas  que hemos entrevistado dicen que esa dureza es uno de los grandes atractivos de una prueba extrema.

Por supuesto. Esto es un deporte pero también una aventura. Creo que es bueno tener este tipo de retos en tu vida.

¿Es algo físico o mental?

Diría que es un reto físico. Tienes que estar en una forma óptima para disfrutar de algo así. No venimos a buscar el sufrimiento, pero sí traemos muchas ganas de llegar hasta el final.

A uno le da la impresión de que eres un tipo de gimnasio, y aquí estás, hablando de pruebas tan duras...

Hace poco estuve en Sudáfrica, corriendo la Cape Argus Cycle Tour. Es la carrera más grande del mundo de la bicicleta. Son 40.000 personas, en Ciudad del Cabo, 109 kilómetros, y participan deportistas del nivel de Miguel Indurain, Jan Ulrich o Lance Armstrong.

Qué nivel.

Es una maravilla, como el maratón de Nueva York pero a dos ruedas. Te encuentras con gente que se toma el deporte muy en serio: tíos altos con buena pinta. Bueno, y tías rubias, también con muy buena pinta.  Es brutal. En Sudáfrica  le ponen unas ganas tremendas al deporte, ya sea ir en bici , correr, nadar o subir montañas.

Pruebas extremas en bici, maratones. ¿Qué te queda?

El año pasado estuve entrenando para un medio Iron Man, pero justo sufrí una lesión en la espalda. Tuve que operarme dos veces y la pierna izquierda se me atrofió por completo. Recuerdo que el neurólogo me dijo “mira, has corrido maratones, mediomaratones, has hecho tal y cual. Ahora podrás correr, sí,  pero como mucho media hora”.

Publicidad
¿Qué te aporta correr?

Desconectar de tu estrés, de tu trabajo, de esos momentos tan duros.  Y una facilidad que no encuentras en la bici: llegas a un sitio, coges tus zapatillas y corres. Es libertad en estado puro.

¿Qué se necesita para participar en un maratón?

Para estas pruebas tan largas y solitarias te tienes que caer muy bien, tener la cabeza muy bien amueblada, llevarte muy bien contigo mismo. El compañerismo es esencial: te pones a charlar, a intercambiar impresiones…

¿Qué te ha enseñado?

Autodisciplina, sobre todo autodisciplina. Y también a no ser egoísta. En el deporte no puedes mentirte a ti mismo. Hay que ser sincero, saber cuál es tu potencial. Y tiene un aspecto muy social: refuerza la amistad, la solidaridad,
te enseña a compartir y no ir a tu rollo.

¿Te cuidas tanto como parece?

Pues sí, para qué voy a negarlo. Piensa que me crié en Estados Unidos. Básicamente tengo una educación anglosajona, donde el deporte es una religión. Llevo tomando vitaminas y todo este tipo de cosas desde que era muy pequeño. Cuido mucho la alimentación, pero también intento disfrutar de la vida. Quiero decir que no me privo de nada: me tomo mi copita de vino todos los días a la hora de la comida, o mi cervecita con un poco de jamón. Todo tiene su momento.

Has mencionado varias veces a los amigos. Lo tuyo no es la soledad del corredor...

Siempre voy con mis amigos, es algo que intento hacer siempre. Soy de los que piensa que el deporte se disfruta mucho más en compañía. Soy muy sociable. ¡Estoy seguro de que si fuera solo a algún sitio terminaría hablando  con alguien!

Publicidad
Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

En noviembre queremos que cuides de ti...

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...