Speed Ski, el deporte de nieve que no verás en los Juegos Olímpicos

Esquiadores a velocidades superiores a los 200 kilómetros por hora y pistas que llegan a alcanzar el 120% de pendiente
MEN'S HEALTH -
Speed Ski, el deporte de nieve que no verás en los Juegos Olímpicos
Speed Ski, el deporte de nieve que no verás en los Juegos Olímpicos

Mientras todos los ojos del mundo en el deporte de ninvierno se fijan en Pyeongchang en los Juegos Olímpicos de Invierno, hay una disciplina deportiva no olímpica que también tiene mucho que decir en este periodo del año. Nadie podrá ver a los esquiadores más rápidos del mundo en Pyeongchang, porque el Speed Ski no es deporte olímpico. El Speed Ski es el deporte no motorizado más rápido de la tierra, con velocidades superiores a los 200 kilómetros por hora. Consiste en realizar una bajada recta por una pista de extrema inclinación, con desniveles acumulados que rozan el medio kilómetro. La aceleración es comparable a la de un coche de competición, registrando marcas de 0 a 100 kilómetros por hora en 3,4 segundos y de 0 a 200 en unos 8 segundos. 

Como uno de los deportes más espectaculares del mundo, los diferentes participantes deben estar preparados física y psicológicamente ante el peligro de la competición a velocidades de vértigo, que llegan a alcanzar y superar las de la caída libre. El control del miedo es indispensable a la hora de lanzarse por pistas con un nivel extremo, donde la aceptación a las irregularidades del terrero supone el desafío clave para poder mantener la aerodinámica idónea. Las pistas más importantes de Speed Ski llegan a alcanzar el 120% de pendiente o los 50º de inclinación y tienen longitudes superiores a un kilómetro. Por estas características tan especiales, el Speed Ski solo se puede practicar en unas pocas pistas de todo el mundo, situadas en algunos de los rincones más espectaculares del planeta.

Cuando el Speed Ski fue deporte olímpico

Sin embargo, aunque en la cita de Corea no se podrá disfrutar de este deporte, el Speed Ski se convirtió en deporte de exhibición en los Juegos Olímpicos de Invierno de 1992. Los mejores esquiadores de velocidad de la época participaron en la única prueba olímpica de esta disciplina en Les Arcs, una de las pistas legendarias de esta modalidad. El deportista local Michael Prufer, con 229,299 kilómetros por hora, y la finlandesa Tarja Mulari, con 219, 245 kilómetros por hora, tienen en su poder las dos únicas medallas de oro olímpicas de Speed Ski de la historia.

La prueba de Speed Ski de Albertville 1992 fue un rotundo éxito mediático y de organización. Sin embargo, la competición sufrió un duro revés: horas antes de la final masculina, el esquiador suizo Nicolas Bochatay falleció tras chocar con una máquina pisanieve mientras calentaba en una pista adyacente. "Para nosotros, sería un sueño hecho realidad participar en unos Juegos Olímpicos, pero sabemos que tenemos un largo trabajo por delante para conseguirlo. Aunque la prueba de Albertville obtuvo unas cifras de espectadores fantásticas, es un reto para las sedes albergar un evento de este calibre, debido a la topografía de montaña necesaria para construir una pista adecuada para nuestro deporte. Además, la desafortunada muerte de Nicolas Bochatay fue un duro golpe para nuestra disciplina", afirma Jan Farrell, esquiador afincado en España y uno de los referentes de este vertiginoso deporte.

Te recomendamos

El mejor surfero español sigue en la cresta y protagoniza nuestro especial moda de ju...

Estar afeitado en un festival es un plus a tener muy en cuenta...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

Presentada la Nike Zoom Pegasus Turbo: La mezcla perfecta...

Asegurar a tu mascota y otras muchas cosas que quizá no te has planteado. ¡Ahora es e...

Protegerla no es lo único importante para tu piel este verano...