5 trucos para recuperarte tras un gran esfuerzo

Tras una carrera o una sesión intensa de gimnasio, estas son las cosas que deberías hacer para resetear todo tu cuerpo.
Sebas Coll -
5 trucos para recuperarte tras un gran esfuerzo
5 trucos para recuperarte tras un gran esfuerzo

Tanto si te has tirado dos horas levantando pesas en el gym como incluso si te has atrevido a superar los 42.195 metros de una maratón, el caso es que te has pegado una buena paliza. Y por muy bien que estés físicamente, un esfuerzo de semejante magnitud acaba repercutiendo en tu cuerpo, porque acabas literalmente molido. Precisamente por eso, es momento de que conozcas algunos trucos para acelerar tu recuperación después de un ejercicio que ha requerido de una alta intensidad.

1. Estiramientos

Al igual que calientas tus músculos antes de ponerte a hacer deporte, también debes enfriarlos para que recuperen su temperatura y tono convencional. Así pues, dedícales una pequeña sesión de entre 10 y 15 minutos sin discriminar a ningún grupo muscular. Haz ejercicios de brazos, piernas, espalda y demás de una forma lenta y meticulosa, de tal forma que tu cuerpo se relaje y regrese al estado previo a la práctica deportiva. Además, es una forma de evitar lesiones.

2. Una ducha fría

Justo después de hacer algunos movimientos para calmar la musculatura, es muy recomendable que te pegues un agua fresquita. No se trata de que en pleno enero te bañes a 10ºC, porque te quedarás pajarito, pero puedes buscar alivio en una ducha tibia o lo más refrescante posible, ya que el efecto frío devuelve a tu cuerpo su temperatura inicial e incluso reduce las inflamaciones de posibles microlesiones o traumatismos.

3. Bebidas recuperantes

Diversos estudios científicos apuntan que nuestro organismo es más receptivo a la asimilación de nutrientes durante los 45 minutos siguientes a la realización de un ejercicio intenso, así que es importante aprovechar este intervalo de tiempo para rellenar al máximo las energías. Hidrátate para conseguir una recuperación óptima. Además puedes echar mano, por ejemplo, de bebidas isotónicas que te aporten electrolitos y minerales perdidos durante la actividad. Y, eso sí, olvídate de beber cualquier bebida carbonatada, el gas y el azúcar son de lo que peor le va a tu cuerpo!

4. Descanso activo

Durante la competición o arduo entrenamiento que hayas llevado a cabo produces ácido láctico que debes eliminar, pero tendrás que hacerlo sin forzar. Así pues, un rodaje suave en bicicleta o incluso a pie, junto a una alimentación a base de hidratos, proteínas y agua, es la mejor opción unas horas después del notable esfuerzo. Duerme 8-9 horas y haz una sesión suave de elíptica o ejercicios acuáticos al día siguiente, de tal forma que vuelvas a activar la musculatura de forma gradual y poco agresiva.

5. Masajes

Como último recurso, pero no por ello menos importante, también deberías contemplar la posibilidad de acudir a tu fisio para que te haga un masaje de descarga, con el que mejorará tu bienestar y favorecerá la circulación. Una visita a los profesionales de la salud muscular te resultará de lo más útil para para descartar cualquier posible lesión y combatir las sobrecargas cuando vuelvas a los entrenamientos habituales. 

Te recomendamos

En noviembre queremos que cuides de ti...

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...

Lo retro está otra vez aquí, ¡y este complemento no podía ser menos!...