Un paso adelante

Ha llegado el momento de que des un salto de calidad como corredor. ¡Depura así tu técnica y no habrá prueba que se te resista!
Javier Fernández -
Un paso adelante
Un paso adelante

<

h4>PECHO LEVANTADO

Corre erguido, con el pecho arriba. Haz la prueba de la costilla-cadera. Apoya el pulgar de una mano sobre la última costilla y el meñique sobre la cadera. Si mantienes esta distancia, el diafragma cumplirá su función.

Publicidad

<

h4>CABEZA ALTA

Si vas mirando al suelo, quizá evites pisar alguna caca de perro, pero correrás de manera menos eficiente. Gastarás más oxígeno e irás más lento que los corredores que dirigen la mirada hacia el frente, según la Universidad de Scranton (EE.UU.). Que tu mirada apunte a 10-20 metros por delante de ti.

Publicidad

RODILLAS BAJAS

Levantar las rodillas es cosa de bailarinas. Se corre con las caderas, no con las rodillas. Si las rodillas suben más de 15 cm, estás malgastando energía.

Publicidad

LA TENSIÓN JUSTA

Relaja los antebrazos y los dedos. Imagina que llevas un par de huevos y no quieres romperlos. Si vas demasiado tenso, bombeas mucha sangre a los antebrazos; si vas demasiado relajado, se resiente la técnica.

Publicidad

HOMBROS RELAJADOS

Si los llevas subidos puede que se te vea más cachas, pero condicionarás la respiración y tendrás que esforzarte más. Malas noticias si estás intentando batir tu marca personal o simplemente no quieres perder el bus.

Publicidad

SUAVE, SUAVE

Cuanto más fuerte pisas, más tiempo permanece el pie en el suelo y eso te hace ir más lento. El pie debe tocar el suelo un poco por delante de las caderas, pero en la vertical de la rodilla.

Publicidad

TALONES RÁPIDOS

Nada más tocar suelo, el pie debe rodar hacia delante. Concéntrate en darte impulso, no en adelantar al otro pie.

Publicidad

RITMO

Igual que en la pista de baile, el ritmo es la clave. Los brazos deben balancearse a la par que las piernas:  el antebrazo derecho en armonía con la rodilla izquierda. Un estudio de la Universidad de Cambridge (Reino Unido) demostró que se ahorra la energía porque se reduce la rotación del tren superior.

Publicidad

INCLÍNATE

Lleva la pelvis inclinada hacia delante. Así las zancadas serán más largas. Y además generarás la máxima fuerza con los glúteos.

Publicidad

APUNTA RECTO

Rodillas y pies deben apuntar al frente. Una desviación de sólo un 3% respecto de la línea central del cuerpo puede reducir la velocidad hasta un 15%.

Publicidad

CAMBIO RÁPIDO

A menos que busques el contacto con un portero que se te eche encima, estirar la pierna hacia atrás es una mala estrategia. Si levantas el talón en dirección al culo, podrás lanzarlo hacia delante más rápido y con menos esfuerzo. Darás zancadas largas y te cansarás menos.

Publicidad
Te recomendamos

En noviembre queremos que cuides de ti...

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...

Lo retro está otra vez aquí, ¡y este complemento no podía ser menos!...