El apasionante duelo entre el Kia Stinger y una avioneta

Tiramos de músculo para retar en un aeródromo a una avioneta con el Kia Stinger
MH PARA KÍA -
El apasionante duelo entre el Kia Stinger y una avioneta
El apasionante duelo entre el Kia Stinger y una avioneta

Quisimos poner a prueba el músculo del nuevo Kia Stinger y a la marca surcoreana no se le ocurrió nada mejor que elegir como rival algo con alas. La llegada al mercado del Kia Stinger supuso un hito en la marca. Con esta berlina, Kia eleva la categoría y las aspiraciones de su gama con un coche cargado de deportividad, de sensaciones y de prestaciones. Aunque sus más fieros rivales los encontramos en el segmento de las berlinas premium medias, en el aeródromo de Casarrubios del Monte le esperaba algo muy especial.

Por un lado, el Kia Stinger GT, dotado de un motor de gasolina T-GDI V6 de 3,3 biturbo de 370 CV de potencia y 52 mkg de par, cambio automático de convertidor de par de ocho velocidades y tracción a las cuatro ruedas Por otro lado, una avioneta, una Tecnam P2002 Sierra, de 6,65 metros de largo y 8,6 metros de envergadura, capaz de volar hasta los 244 km/h.

El Kia Stinger se encuentra en la parte alta de la gama de la marca: sus 4,83 metros de largo y 1,87 metros de anchura lo convierten en el coche de representación de los surcoreanos. Una auténtica demostración de potencia y fuerza sobre las cuatro ruedas. En España, está disponible además con mecánica Diesel 2.2 y 200 CV y con otro motor turbo de Gasolina de acceso de 2,0 litros y 255 CV; todos ellos, asociados al cambio automático de ocho relaciones.

La mejor forma de afrontar este duelo contra una avioneta pasa por mover el selector de modos de conducción, elegir el “SPORT+” entre los cinco disponibles –modificando la dureza de las suspensiones, dirección, reacción del acelerador y de la caja de cambios– y echar a volar por la pista del aeródromo toledano. Nunca mejor dicho.