4 falsos mitos sobre la soja

Es uno de los alimentos más saludables que existen, pese a su mala prensa
Martín Iraola -
4 falsos mitos sobre la soja
4 falsos mitos sobre la soja

La soja es uno de los alimentos que más comentarios genera en internet. Y lo cierto es que la mayoría se sustenta en falsos mitos que nada tienen que ver con la realidad. El doctor Javier Haya, jefe de servicio de Ginecología y Obstetricia en el Hospital General de Ciudad Real y presidente de la Sociedad Española de Ginecología Fitoterápica, es un gran conocedor de los beneficios que tienen ciertos componentes vegetales para la salud, entre los que se encuentra la soja. Su último trabajo comprende una exhaustiva revisión bibliográfica acerca de multitud de mitos que circulan en torno a la soja. Pasa de página para saber más al respecto.

Publicidad

En la red es posible encontrar la soja relacionada con un efecto feminizante sobre el varón. Para comprender la razón por la cual estos efectos no son reales, es necesario, según el doctor, aclarar varios puntos:

1. Existen dos tipos de receptores estrogénicos: los de tipo α y los de tipo β.

2. En los tejidos masculinos sólo existen receptores de tipo α.

3. Los fitoestrógenos de la soja tienen afinidad por los receptores β, localizados en cerebro, hueso y aparato cardiovascular, donde pueden ejercer su efecto. Pero “pasan de largo” en el hombre y por los receptores α de la mama y el aparato genital de la mujer.

Por tanto, al no tener receptores de tipo β, los fitoestrógenos no ejercen acción hormonal sobre el hombre.

Publicidad

Uno de los mitos que con mayor frecuencia circula acerca de la soja es su relación con el desarrollo de hipotiroidismo. Según explica el doctor Haya, este mito proviene de dos orígenes:

• El primer preparado para lactantes comercializado cuya proteína provenía de la soja, se relacionó con el desarrollo de hipotiroidismo neonatal. Pero la razón no era que la proteína se obtuviera de la soja, sino que en la composición de este preparado no se había incluido el yodo.

• La segunda razón es que la soja, como otros vegetales (las judías, la cebolla, el ajo y especialmente todas las variedades de col) contiene ciertas substancias que dificultan la absorción del yodo.

Pero en la práctica haría falta un consumo abusivo y casi exclusivo de éstos (por ejemplo; ingerir 500 g al día de col durante varias semanas) para tener una repercusión sobre el funcionamiento del tiroides.

Publicidad

¿Produce flatulencia la soja? La respuesta es sí. Al igual que todos los vegetales, afirma el doctor Haya, pues tiene una importante cantidad de fibra vegetal, la cual no puede ser digerida por nosotros. Las bacterias intestinales cuentan con un aparato enzimático que es capaz de transformar la celulosa en glucosa, esto tiene un efecto no deseado, que es la producción de importantes cantidades de diversos gases, que se acumulan en el tracto digestivo. Así pues, este efecto de la soja es común a todos los alimentos de origen vegetal, sin que, por lo demás, tenga mayor importancia.

Publicidad

Es necesario primero aclarar que no toda la soja es transgénica. Actualmente lo que obliga la ley es a indicar en el etiquetado si se ha elaborado el alimento con Organismos modificados Genéticamente (OMG) y no lo contrario. Sin embargo, algunas marcas de confianza que no utilizan soja transgénica lo hacen constar en el envase para aportar mayor información al consumidor. Por ello merece la pena leer siempre el etiquetado de los alimentos.

Publicidad
Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

En noviembre queremos que cuides de ti...

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...