5 suplementos que (tal vez) deberías mantener lejos de ti

Naturales o no, los tratamientos no funcionan igual en todos los casos.
Martín Iraola -
5 suplementos que (tal vez) deberías mantener lejos de ti
5 suplementos que (tal vez) deberías mantener lejos de ti

Cualquiera puede acercarse a una farmacia y comprar el suplemento que se le antoje. Pero eso no quiere decir que tomarlo sea una buena idea…. Por mucho que tu compañero de gym te diga que a él le funcionó a las mil maravillas.

Es lo mismo que los medicamentos que se venden sólo con receta: un suplemento que proporciona una serie de beneficios a un individuo en otro puede resultar ineficaces, cuando no peligrosos.

Todo, absolutamente todo, desde tu estado general de salud, a los medicamentos que te ha prescrito el médico de cabecera o la forma de metabolizarlos, puede influir en el efecto final de un suplemento.

Así que ya sabes: plantea todas tus dudas al médico antes de arrojar tanta química en tu cuerpo. Él, o ella, te pondrá al corriente de los peligros de un suplemento y recomendará el que mejor encaja con tu salud y estado de vida.

1. Hierba de San Juan

Mucho ojo si… tomas anticoagulantes, medicamentos para la acidez estomacal o antidepresivos

A pesar de que ha mostrado algún beneficio en el alivio de la depresión, la hierba de San Juan representa un alto riesgo de interactuar con muchos medicamentos. La hierba contiene un compuesto único llamado hiperforina, que incrementa la producción de enzimas digestivas.

Esto provoca que muchos medicamentos comunes (anticoagulantes, por ejemplo) pierdan su principio activo antes de hacer su trabajo. En otras palabras: los convierte en productos ineficaces.

Y eso no es todo: la hierba de San Juan también incrementa la serotonina, químico presente en muchos de los antidepresivos recetados por los médicos.

Paradójicamente, este incremento de la serotonina no implica una mejora y en lugar de levantar el estado de ánimo provoca una subida de nivel potencialmente peligrosa (lo que se conoce como síndrome de serotonina). Los primeros síntomas van desde agitación y sudoración a espasmos y movimientos descoordinados.

Publicidad

2. Ginkgo biloba

Mucho ojo si… sufres diabetes.

Un buen puñado de estudios sugieren que la hierba Gingko Biloba puede ayudar a aliviar la ansiedad, mejorar la función mental e incluso proteger contra la demencia.

Sin embargo, este suplemento también puede trastocar la forma en que tu cuerpo produce o responde a la insulina, posiblemente a causa a de los llamados ginkgólidos.

Si padeces diabetes, tu médico debería llevar un control exhaustivo de la dosis de insulina que necesitas para mantener un nivel específico de azúcar en sangre. El ginkgo puede interferir, dejando tus niveles demasiado bajos o demasiado altos.

Limita el consumo de ginkgo a 240 miligramos por día. Con esta dosis, apenas se producen interacciones con otros medicamentos. Y por supuesto, que tu médico continúe con su tarea de control de tus medicamentos y niveles de azúcar en sangre.

3. Sello de oro

Mucho ojo si… tomas medicamentos contra la disfunción eréctil o la alergia

Muchas personas consumen esta hierba para tratar los resfriados u otros problemas de tipo respiratorio como la congestión nasal y fiebre del heno.

Pero resulta que un par de compuestos presentes en el sello de oro  (la berberina y la hidrastina) producen el efecto opuesto al de la hierba de San Juan. Es decir, reduce la producción de ciertas enzimas que tu cuerpo necesita para descomponer un tipo determinado de medicamentos.

Y es precisamente el nivel adecuado de esas encimas lo que garantiza el funcionamiento de medicamentos como la Viagra y Allegra. En el momento en el que el sello de oro comienza a hacer de las suyas en tu organismo, aumenta lo el riesgo de efectos secundarios. Resultado: mayores posibilidades de sufrir priapismo (la temida erección que puede llegar a durar hasta cuatro horas), dolores de cabeza, mareos y dificultad para respirar.

Publicidad

4. Los suplementos con cafeína

Mucho ojo si… tienes problemas de corazón

Investigaciones recientes realizadas por la Universidad de Georgia (EE.UU.) sugieren que pequeñas dosis de cafeína pueden aumentar el rendimiento atlético, al menos en atletas entrenados.

Pero el peligro surge cuando se combinan problemas de salud como enfermedades del corazón o presión arterial alta con dosis desconocidas de cafeína (no todos los suplementos incluyen la cantidad de miligramos en su etiqueta) y el estrés de un entrenamiento especialmente duro.

El exceso de cafeína (pongamos que 600 miligramos o más por día) pueden reducir la cantidad de potasio en sangre o generar estrés cardiovascular, lo que en algunos casos deriva en arritmias o incluso muerte.

5. Equinácea

Mucho ojo si… sufres asma o alergias

Son muchas las personas que aseguran que la equinácea cura sus resfriados, pero lo cierto es que la ciencia no acaba de tenerlo del todo claro: en una revisión reciente de 24 estudios, expertos de la Cochrane Collaboration (EE.UU.) encontraron pruebas muy débiles que confirmasen los efectos positivos de este suplemento.

Sus riesgos, eso sí, están mucho más claros. Al pertenecer a la familia de la margarita, la equinácea produce reacciones negativas a personas con tendencias asmáticas o con alergias a esta planta.

Lo efectos secundarios más comunes incluyen erupciones cutáneas y problemas respiratorios en caso de ser alérgico. Muy raramente, también puede causar anafilaxis potencialmente mortales.

Publicidad
Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

En noviembre queremos que cuides de ti...

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...