Carbohidratos para tus abdominales

Puedes hincharte a patatas y pan y aún así esculpirte unos abdominales dignos de un modelo de portada. Solo tienes que seguir estas sencillas reglas
Alberto Ballvé -
Carbohidratos para tus abdominales
Carbohidratos para tus abdominales

Acelera el metabolismo

Olvídate de la norma de no comer hidratos de carbono después de las 20.00h. Los almidones que contienen aumentan la secreción de serotonina. Esta hormona te ayuda a dormir, lo cual puede aumentar el metabolismo en un 20%, tal como se ha publicado en el American Journal of Clinical Nutrition. O tómate los carbohidratos en los 30 minutos posteriores a una sesión intensa en el gimnasio.

Las patatas aportan vitamina C y electrolitos como el potasio, necesarios para reabastecer a los músculos de glicógeno. Si quieres sacarles más provecho, no le quites la piel, e ingerirás aún más nutrientes.

Quema un 23% más de grasa picando algo

Aplaca a tus papilas gustativas hambrientas de carbohidratos con una buena tostada con judías estofadas, al más puro estilo inglés. Una lata de judías, mezcladas con tomate picado y tabasco, le da a tu cuerpo más de 30 g de “almidón resistente” (AR). Este hidrato de carbono no se digiere en el intestino delgado, por lo que te hace sentir más lleno.

Un estudio publicado en Nutrition and Metabolism demuestra que el AR te ayuda a quemar un 23% más de grasa. Puedes comprarlo en polvo para añadirlo a tus batidos, aunque también se encuentra en alimentos como los plátanos y la pasta.

Combate la tentación del azúcar

No es necesario que prescindas de las patatas, apuesta por las asadas. Hazte una ensalada con ellas. Al dejar enfriar las patatas antes de comerlas aumenta su contenido en almidón resistente y se reduce su índice glicémico. Comiendo alimentos con un bajo IG combates los bajones de energía y reduces al mínimo la acumulación de grasa.

Lo mismo se puede lograr cociendo la pasta al dente, sin pasarse. Para reducir el IG de la patata aún más, alíñala con vinagreta. Mezcla 4 cucharadas de aceite de oliva, 1 cucharada de vinagre balsámico y 1 cucharada de mostaza de Dijon. Un grupo de investigadores suecos han descubierto que las patatas frías aliñadas con vinagre provocan picos de azúcar menos marcados, con lo que evitas los ataques de hambre.

Publicidad

Atrácate de arroz blanco sin sentirte culpable

En un estudio publicado en Nutrition se observó que mezclando arroz blanco con judías, al estilo jamaicano, se modera el aumento en el nivel de insulina resultante, que a su vez favorece la acumulación de grasa. Las judías pintas o negras son las que tienen un mayor efecto antigrasa.

Y si un día te encuentras frente a un apetitoso plato de curry tikka masala, pide arroz basmati de grano largo para acompañar. Tiene un IG de 57, prácticamente igual que el del arroz integral que comen los atletas. ¡Al restaurante indio!

Recurre al pan para reducir calorías

El pan blanco es el malvado rey de los carbohidratos de acción rápida. Algunos panes alcanzan un índice glicémico de 100. Pero siempre queda una alternativa. El pan de linaza y el de soja tienen un índice inferior a 55, y con solo dos rebanadas de pan de linaza adquirirás casi la mitad de la cantidad diaria recomendada de fibra.

Y cambia la mantequilla por tomate picado: las personas que ingieren grasas monosaturadas como las de las verduras engordan menos a largo plazo. Ese bocata, con unos pequeños cambios, se ha vuelto más sabroso y más sano.

Publicidad
Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

En noviembre queremos que cuides de ti...

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...