Comilones de altos vuelos

Si no controlas lo que comes, un día de aeropuertos puede ser una auténtica bomba de calorías
Carlos Ramos -
Comilones de altos vuelos
Comilones de altos vuelos

Un hombre debería consumir como máximo unas 2.500 calorías al día. Pero esta media puede romperse cuando salimos de la rutina, por ejemplo, en un día de aeropuerto y viaje en avión. Según un estudio realizado por el buscador Jetcost (www.jetcost.es) en aeropuertos europeos, el viajero español consume ¡nada menos que 2.300 calorías! entre el check-in en el aeropuerto y el aterrizaje en su destino. Este dato supone demasiadas calorías en tan poco tiempo, en resumen, malo para tu salud. Así que tenlo en cuenta cuando, en esas largas esperas en la terminal, decides matar el tiempo comprando algo que picar hasta la hora del embarque. Y lo mismo ocurre con el picoteo en el mismo avión. Las patatas, los cacahuetes, los zumos y los refrescos son otro aporte extra de calorías.

¿Crees que deberías moderar tu apetito en pleno vuelo? Seguramente, pero no eres el único, así que respira tranquilo. No somos los primeros en meternos atracones en el avión: los británicos ocupan el primer puesto, ya que reconocen consumir la friolera de 3.400 calorías y los alemanes, que les siguen muy de cerca con 3.107 calorías, nos quitan la segunda posición de este ranking. Mientras que los italianos ocupan el cuarto lugar con un consumo de aproximadamente 2.311 calorías, los franceses tan solo engullen 1.269 calorías.

La culpa de semejante festín calórico la tiene el tipo de alimentos consumidos, ya que en apenas unas horas damos cuerda a una hinchazón mayúscula de calorías. Por matar el tiempo nos estamos matando a nosotros mismos. Lo que más se consume en ese tiempo son bocadillos, patatas fritas y chocolates, así que ya puedes tomar nota para moderar su consumo y no llegar a tu destino con un empacho de campeonato.

¡Pero no todo está perdido! Para evitar estas tentaciones, te recomendamos el método casero: prepárate una comida razonable en casa y limítate a tomar eso durante el vuelo, acompañado de una buena lectura o música para esos viajes largos que acaban siendo tan y tan pesados. Si prefieres la comida del avión, échale un vistazo a nuestro artículo "Come bien en el avión" para que no te sorprendan y comer saludablemente.   

Te recomendamos

La lista negra de lo que nos esperan en las estanterías del "súper"...

En noviembre queremos que cuides de ti...

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...