Así comen los jugadores del Milan

¡Aprende lo mejor de los futbolistas del equipo rossonero!
Julio César Ortega / Fotos: Nutrilite -
Así comen los jugadores del Milan
Los consejos del nutricionista del AC Milan

Todos somos conscientes de lo que hay delante de un jugador de fútbol de primera división: goles, espectáculo, millonarios contratos de publicidad… Pero, ¿qué hay detrás? ¿Qué esconde el rendimiento de estos dioses de nuestro tiempo? Una de las claves es, sin duda, la alimentación. Por eso, nos hemos reunido en Brunico, un pueblo de Italia situado en las Dolomitas, a las faldas de la estación de esquí Plan de Corones, con alguien que sabe un rato de alimentación y deporte: el doctor Alberto Dolci.

Él es el responsable, desde 2002, del área bioquímica de MilanLab, el centro de investigación creado en 1987 del equipo de fútbol AC Milan. Trabaja con los análisis de sangre de los futbolistas del equipo. Dolci es licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Pavía y está especializado en Biología Clínica. Es miembro de la Asociación Italiana de Bioquímica Clínica (SIBIOCC) e imparte clases en la facultad de Medicina y Cirugía de la Universitá degli Studi de Milán. No podíamos dejar pasar la oportunidad para hacerle algunas preguntas sobre todo aquello que nos llevamos al gaznate.

¿En qué aspecto de la dieta cree que fallamos más los europeos?

Creo que no escuchamos a nuestro organismo. Si comiéramos sólo cuando nuestro cuerpo nos da señales de hambre, todo estaría más controlado. El verdadero problema nutricional de la sociedad occidental es comer no por apetito, sino por ansiedad, por gula, por motivos sociales, mientras vemos la televisión… De igual manera, a veces el hambre nos pilla en medio de una reunión y tenemos que postergar una hora el momento de comer. Eso es un error. El organismo es muy preciso con el hambre. Uno debe comer cuando tiene apetito. En cambio, con el agua es al contrario: hay que hidratarse continuamente y evitar la sensación de sed.

 

Entre quienes desean mantener la forma, suele decirse que lo ideal es comer un poco cada pocas horas. ¿Comparte esta recomendación?

Ese concepto es perfecto sobre el papel para mantener un determinado peso o incluso adelgazar. Pero lo que debe comer un deportista de élite es mucha cantidad y de muy buena calidad. No puede comer a poquitos. En su caso, es necesario hacer comidas más copiosas para mantener su rendimiento. No se mira tanto la cantidad de calorías, sino la proporción de macronutrientes. Si comiesen poco, no cubrirían sus necesidades alimenticias diarias. Por eso también son importantes los complementos alimenticios. Nosotros trabajamos con los productos de Nutrilite.

¿Y eso es adaptable a la población que no es deportista profesional?

Creo que a lo que la gente tendría que prestar más atención es a la calidad de la comida. Los alimentos eco, o plantados en tu huerto si tienes la fortuna de vivir en un pueblo… eso es lo que marca la diferencia. El verdadero enemigo es la comida basura. Un pequeño trozo de una buena mantequilla (que está tan demonizada) elaborada en la montaña puede ser mucho más saludable que un yogur lleno de productos químicos, por ejemplo. En el Milan, uno de los aspectos que más cuidamos es la calidad de los alimentos: siempre con certificado de origen, procedentes de proveedores que conocemos personalmente… Y cuando doy clase a los niños de la escuela del Milan, yo siempre les digo: ‘Id  a un supermercado, coged un producto, leed la etiqueta, y si hay más de cinco términos cuyo significado no conocéis, no lo compréis’.

Cada vez hay más información sobre nutrición, pero cada día también hay más obesidad en Occidente. ¿A qué se debe?

A que no se presta atención a la calidad de los alimentos. La mejor prueba de ello es Estados Unidos: las personas con sobrepeso suelen ser de un nivel socioeconómico más bien bajo. Mira Nueva York. Si te vas a los ejecutivos de Manhattan, la mayoría comen bio y productos de kilómetro cero. Si, en cambio, te vas al Bronx, todo es gente comiendo basura en cadenas de fast food. En Europa, las actuales generaciones somos hijos o nietos de personas que han vivido periodos de guerra. Ellos nos han enseñado que no hay que dejar nada de comida en el plato. Sin embargo, soy profesor en la Universidad en Milán y veo que esto está cambiando entre los jóvenes, que ya han sido educados en una cultura de cuidarse. En el sur de Italia la cosa cambia, puesto que la cultura de la comida allí es diferente. Hay que tener en cuenta que 2014 fue el primer año en que murió más gente en el mundo por sobrepeso que por hambre. En Navidad estuve de vacaciones en Dubai y me documenté sobre su población porque es muy interesante desde un punto de vista sociológico. Es uno de los lugares con más diabetes del mundo, con índices de hasta el 25%. Por un lado, porque como raza están genéticamente más predispuestos a esta enfermedad, y por otro porque su gastronomía está muy ligada al dulce. Lo mismo está sucediendo en todo el Sudeste Asiático debido a la globalización y al boom de su poder adquisitivo: China, Indonesia, en Japón menos… Los chinos, que hasta hace poco eran campesinos que comían cuatro granos de arroz y vivían 80 años con una salud perfecta, ahora se han ido a vivir a grandes ciudades como Pekín, donde lo que encuentran son cadenas estadounidenses de fast food. Y genéticamente no están preparados para ese tipo de comida. Las enfermedades derivadas de esta globalización de los alimentos están subiendo como la espuma.

La dieta Paleo, la Dukan, la de la zona, la dieta disociada, la detox… Siempre hay una dieta de moda. ¿Tenemos la información suficiente sobre ellas?

No sé el caso de España, pero en Italia ejercen como nutricionistas personas que no tienen la debida formación. Uno no se convierte en nutricionista por hacer un curso de dos años. Un nutricionista es un médico, un biólogo, en ocasiones un farmacéutico… pero en deporte ves que los nutricionistas son licenciados en Educación Física que hacen un curso de dos años. El experto en nutrición es el que debe informarte.  Si tú, por ejemplo, sólo comes proteínas, es cierto que tu organismo va a recurrir a la grasa almacenada para obtener la energía que necesita. Pero eso origina un proceso de acidosis en tu cuerpo que debe ser controlado por un médico. La dieta de la zona, que en teoría es muy inteligente, no vale para un deportista porque el objetivo de este régimen es estar delgado. En el Milan, la dieta de la zona la hace el staff, pero para los jugadores no es adecuada. No existe una dieta perfecta para todo el mundo.

 

Si tuviera que indicar tres superalimentos por sus macronutrientes, ¿cuáles serían?

Sin duda, el agua. Es el gatillo, es lo que activa todo. Puedes tener una alimentación de 10, pero si no estás bien hidratado, vas mal. Sería el único que yo indicaría como superalimento. El agua es la base de todo. Luego, diría que es muy completo el arroz… a ser posible, integral.  Y el tercero, el pescado. No he dicho fruta y verdura porque me has preguntado por macronutrientes y estas son más ricas en micronutrientes. Pero, salvo el agua, no existe un superalimento como tal, sino que lo ideal es la combinación de ellos. Si alguien te dice que come poco y se siente bien, es porque no hace deporte. En ese caso, comer pequeñas cantidades sí sería correcto.

Te recomendamos

En noviembre queremos que cuides de ti...

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...

Lo retro está otra vez aquí, ¡y este complemento no podía ser menos!...