El desayuno de los campeones

Cocínate unos abdominales de hierro mientras preparas el desayuno.
Martín Iraola -
El desayuno de los campeones
El desayuno de los campeones

Los ingredientes del plato

¿Ya has puesto la cafetera en el fuego? Pues abre la nevera, que comienza el festín quemagrasas.

Pizza rústica para desayunar

- Un pan de pita integral pequeño, de unos 20 cm de diámetro

- Un puñado de champiñones fileteados

- Un puñado grande de espinacas baby

- 2 cucharadas de queso de cabra rallado

- 2 cucharadas de aceite de oliva

- Un huevo

Calorías del desayuno

200 kcal

Calorías quemadas durante la preparación

157 kcal

 

Los ejercicios

El despertar de un alpinista extremo

Lávate la cara para despejarte porque es hora de trabajar los abdominales. Ve dando tumbos a la cocina, pon la cafetera en el fuego y prepara los ingredientes del desayuno. Sin perder un segundo, adopta la posición de hacer flexiones de brazos. El tiempo es oro. Mantén los brazos bloqueados y la espalda completamente recta. Acerca la rodilla derecha al codo izquierdo y tócalo si puedes. Regresa a la posición inicial y repite con la rodilla izquierda. Haz 8 repeticiones con cada pierna para activar el metabolismo.

Asienta tu primer manjar

A estas alturas deberías estar algo cansado y, desde luego, más despierto. Lávate las manos, apóyalas en las caderas y haz una sentadilla con el peso corporal, flexionando las piernas hasta que los muslos estén paralelos al suelo. Haz 10 repeticiones y luego cubre el pan de pita con las espinacas. Haz otras 10 repeticiones antes de poner los champiñones. Una última serie y añade el queso. Un chorrito de aceite por encima y al horno a 200 °C.

Corea la pizza que se viene

Vuelve a la posición de flexiones de brazos. Coloca las manos en la vertical de los hombros, apoyadas sobre sendos trapos de cocina. Ahora desliza la mano derecha hacia delante todo lo que puedas y flexiona el codo izquierdo para que el cuerpo se aproxime al suelo lo más posible. Regresa a la posición inicial y repite con la mano izquierda. Haz 7 repeticiones con cada mano. Saca la pizza del horno, rompe el huevo en el centro y métela otra vez para que se haga 4 minutos más.

La silla de espera

Mientras esperas, siéntate en el borde de una silla con los pies en el suelo. Apoya las palmas en el asiento, junto a las caderas, y empuja con los brazos para levantar un poco el culo. Adelanta los pies de manera que el cuerpo esté frente a la silla, con los muslos paralelos al suelo. Levanta del suelo la pierna derecha y extiende el brazo izquierdo frente a ti. Aguanta 10-15 segundos y repite por el lado contrario. Haz 3-6 repeticiones con cada lado. Luego pasa al siguiente ejercicio.

Salta de la emoción

Esa pizza se está acbando de hacer y eso debe ser un motivo de alegría para ti. Precisamente por eso, ponte de pie, con los pies separados el ancho de los hombros, flexiona las rodillas y lleva las caderas atrás para bajar el cuerpo todo lo que puedas. Para un instante e incorpórate de nuevo. Haz otra repetición y esta vez salta lo más alto que puedas al subir. Nada más caer, haz una sentadilla normal. Continúa alternando sentadillas y saltos hasta que hayas hecho 6 saltos. Los abdominales se ven forzados a contraerse con fuerza en el momento de tocar suelo para que no te caigas hacia delante. Comprueba la pizza. Asiente con la cabeza y cómetela.

 

Te recomendamos

En noviembre queremos que cuides de ti...

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...

Lo retro está otra vez aquí, ¡y este complemento no podía ser menos!...