¿Tienes comilona? Apuesta por lo sano

Ten en cuenta estos consejos antes de ser víctima de los menus navideños
Josep Ollé -
¿Tienes comilona? Apuesta por lo sano
¿Tienes comilona? Apuesta por lo sano

Los alimentos navideños suelen ser ricos en calorías y grasas, como recordatorio de los tiempos en que se consumían de modo muy excepcional.

Según la nutricionista Rosa Maria Espinosa, responsable técnica de la empresa de educación nutricional Menja Sa, “todo puede consumirse en Navidad, siempre que vayamos con cuidado con las cantidades. No hay alimentos prohibidos, a no ser que tengamos alguna enfermedad específica”.

Para este artículo hemos elegido los platos, bebidas y caprichos más habituales en las mesas españolas, y hemos averiguado qué es lo peor y lo mejor de cada uno de ellos.

¿Vino tinto o cava?

Vino tinto:

Es rico en taninos, contiene ácido fenólico, flavonoide y resveratrol que inhiben el colesterol malo al prevenir la oxidación celular. El consumo moderado de alcohol ayuda al corazón. (70,7 kcal / copa).

Cava:

Como en el caso del vino, la uva del cava actúa como cardioprotectora, aunque su contenido en azúcares es más alto que el del vino tinto. Puntos a favor son que no tiene grasa y que su contenido en carbónico (las burbujas, vamos), lo hacen más digerible. (70,5 kcal / copa).

Veredicto: Vino tinto

Por un pequeño pero significativo margen en el contenido de azúcares (0,3 versus 1,5 gramos por 100 militros).


Langostinos o besugo

Langostinos:

Los langostinos son una decisión muy sabia. Contienen mucho fósforo, bueno para tu cerebro, así como de hierro, que ayuda a tu sangre, y yodo, que activa tu metabolismo. (110 kcal /100 g).

Besugo:

El rey de la mesa navideña en el centro del país, el besugo, es un plato ligerísimo y contiene bastantes vitaminas del grupo B, que contribuyen a que tu vida sexual rinda a tope. (88,7 kcal / 100g).

Veredicto: Besugo

Los langostinos pierden la carrera en el sprint por ser ricos en colesterol malo, no demasiado recomendable, y porque sus altas proteínas los desaconsejan cuando hay problemas con el ácido úrico.


Jamón o Salmón ahumado

Jamón:

Riquísimo en proteínas, el jamón te ayudará a ponerte unos músculos de hierro. Además, contiene vitamina B2, que ayuda a prevenir el cansancio y el colesterol malo, por lo que cuida tu corazón. (375 kcal / 100g).

Salmón ahumado:

Las grasas del salmón protegen tu corazón gracias a su concentración de Omega 3, por lo que se recomienda consumirlo casi a diario. Sin embargo, un consumo excesivo de ahumados puede ser cancerígeno, así que no te pases. (140 kcal /100g).

Veredicto: Ambos

Se trata de dos alimentos muy sanos, que pueden tomarse con regularidad en el marco de una dieta equilibrada sin causar mayores problemas.


Pollo relleno o pavo

Pollo relleno:

Destaca por su contenido en proteínas (15,75 por 100 gramos) y por el delicioso sabor que le confiere la grasa de la cocción (12,4 por 100 gramos, ¡sin añadirle aceite!). Si elegimos el capón, la cifra aún se dispara más. (199,75 calorías de producto).

Pavo:

El pavo que se prepara en algunas zonas de España es un animal mucho más magro que el pollo, porque sólo contiene 3,6 míseros gramos de grasa por ración de 100 gramos. Ojo si lo acompañamos con ciruelas o frutos secos: las calorías se nos disparan, aunque ganaremos en potasio, hierro y cobre. (114 kcal / 100g de producto).

Veredicto: Pavo

Para acabar de redondear las cifras, su contenido en azúcares es mucho menor y también apaliza al pollo en cantidad de proteínas.


Publicidad

Foie o caviar

Foie:

Al foie se le atribuye el milagro de la “paradoja francesa”, por el cual en el sudoeste de Francia, pese a consumirse grandes cantidades de esta grasa especialidad, la incidencia de problemas de corazón es muy baja. Y es que el foie es rico en grasas, pero insaturadas, de las que ayudan al colesterol. (324 kcal/100g).

Caviar:

El caviar es un alimento lleno de nutrientes. Además de Vitamina E –antioxidante-, su calcio ayuda a los huesos y la Vitamina A o niacina que contiene protege frente a las enfermedades de la vista. Y ayuda al desarrollo muscular por sus proteínas. (252 kcal / 100g).

Veredicto: Caviar

Con una ración muy pequeña te asegurarás de los beneficios mencionados. No te pases, porque en el colesterol sale peor parado que con el foie. 


Turrón de Jijona o Turrón de Alicante

Turrón de Jijona:

Igual que su primo, el turrón de Alicante, el turrón de Jijona auténtico lleva sanas almendras que ayudan a tu corazón. Asegúrate de que no compras un sucedáneo, porque no siempre los turrones sin azúcar son más saludables. (488,5 kcal/ 100g).

Turrón de Alicante:

La versión dura del de Jijona, su composición nutricional es ligerísimamente más alta en azúcares, pero no difiere en lo esencial en sus propiedades. (482,8 kcal/ 100g).

Veredicto: Da igual

Las diferencias entre uno y otro turrón son casi inapreciables. Obligados a elegir, quizá el de Jijona, por su menor contenido en azúcares y su bajo riesgo para los dientes.


Bombones o guirlache

Bombones:

Su composición puede variar mucho en función del relleno y de la pureza del chocolate, pero asumiendo que se trate de bombones simples de chocolate negro, destacan porque contienen teobromina y triptofano, que ayudan a mejorar tu humor tras la comida familiar. (476 kcal / 100g).

Guirlache:

Tiene una gran concentración de frutos secos, lo que convierte sus grasas en cardiosaludables. Si es de almendras, sus proteínas vegetales son de alta calidad, lo que ayuda al corazón. (548 kcal / 100g).

Veredicto:

Cualquiera pero sólo uno

El guirlache quizá sea algo mejor por la composición de sus grasas, pero la diferencia es poca. ¡Ten en cuenta que ambos engordan muchísimo, así que si tomas chupito con el café, prescinde de picotear!


Uva o piña

Uva:

Como ya hemos comentado, las uvas son cardiosaludables. Además, son muy adecuadas para depurar estómago e intestino –ayudan a
la digestión- y procuran cantidades nada despreciables de potasio, que ayudan a no retener líquidos. (70,3 kcal / 100g).

Piña:

Todo son beneficios: ayuda a la digestión de grasas y proteínas, es muy saciante, laxa, controla la tensión y el colesterol... (50,76 kcal / 100g).

Veredicto: Piña

Deja las uvas para las campanadas y cuando aparezca tu madre con la bandeja de la fruta, híncale el diente a la piña, que además de todas las propiedades mencionadas es baja en calorías y azúcar.


Polvorón o Mazapán

Polvorón:

Lo cierto es que los polvorones pueden comerse, pero excepcionalmente. Son ricos en grasas saturadas (si están fabricados con manteca) y presentan pocas proteínas. (268 kcal/100g).

Mazapán:

Aunque son más calóricos que los polvorones, su “pureza” –están fabricados a base de almendra y azúcar- los hace más concentrados en nutrientes, porque la proporción de almendra es más alta. (491 kcal/100g).

Veredicto: Mazapán

La diferencia calórica queda en segundo plano por comparación del análisis de las grasas, que en el caso del mazapán son cardiosaludables.

Publicidad
Te recomendamos

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...

Ha llegado la hora de ponerle fin al problema y optar por el microinjerto capilar en ...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...