Kale: las 9 razones de un superalimento

Si no lo conoces, ya estás tardando en integrarlo en tu dieta.
Sergio Collado -
Kale: las 9 razones de un superalimento
Kale: las 9 razones de un superalimento

Oyes que hay un superalimento nuevo con el nombre de kale y no aciertas a adivinar cuál es... Resulta que es la col rizada o crespa, vaya, que es la berza de toda la vida. Como está tan de moda, todo el mundo le da su nombre en inglés, decir que uno toma kale, queda mucho más molón.

La berza es ideal para una buena la salud y cuidar el cuerpo por su muchas propiedades nutritivas. Además posee un sabor bastante rico: cruda o al vapor, en un sándwich, sola con aceite y sal o en un batido, se convierte en un vegetal multiusos que alegra los menús. De hecho, esta pariente cercana del brócoli, la coliflor y las coles de Bruselas está substituyendo en muchos casos a las espinacas. No es para menos, ahora te explicamos porqué es un superalimento:

1. El kale es vitamínicamente completo.. quizá más que la mayoría de los alimentos ya que contiene altas dosis de vitamina A, K, C, B1, B2, B3 y B6.

2. Es muy nutritivo y aporta minerales a mansalva: calcio, para la salud ósea y todo tipo de funciones celulares; magnesio, protege de la diabetes tipo 2 y de patologías del corazón; potasio, reducción de la presión arterial y prevé dolencias cardíacas. Además de manganeso, cobre, hierro, fósforo...

3. Reduce el colesterol. Por eso es muy buen amigo del corazón. Un zumo diario de kale aumenta el HDL (27%) y reduce el LDL (10%). Al vapor puede ser más potente incluso que algunos medicamentos.

4. Es una eficaz fuente de vitamina C: el kale contiene 4,5 veces más que la espinaca y 65 g de este  aportan más que una naranja. Es un gran antioxidante para crear el colágeno que nos de firmeza al cuerpo.

5. Abundante también en el potente antioxidante beta-caroteno. También contiene diferentes flavonoides, polifenoles, quercetina... Comerlo es una forma literal de no oxidarse y envejecer, además de prevenir del cáncer.

6. Anti cáncer. Aunque aún está bajo estudio, se cree que también aporta compuestos que protegen de esta enfermedad como el sulforafano o el indol carbinol.

7. Es un manantial de vitamina K, básica para la coagulación de la sangre. También previene la osteoporosis y las enfermedades cardíacas. Con 65 g  tomamos unas 7 veces la cantidad diaria recomendada.

8. Ayuda a conservar la vista frente al envejecimiento. Contiene antioxidantes carotenoides como la luteína y la zeaxantina que conservan la salud de los ojos y sus tejidos, evitando por ejemplo las cataratas.

9. Es bajo en calorías y alto en agua (65 g = 33 cal), así que tiene volumen y fibra suficientes para hacernos sentir saciados cuando lo comemos. Al tener poca densidad energética, nos ayudará a perder kilillos de más; es calóricamente bajo pero muy denso en nutrientes.

Te recomendamos

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...

Ha llegado la hora de ponerle fin al problema y optar por el microinjerto capilar en ...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...