¿Estaré gordo en 2030?

Uno de cada dos españoles padece sobrepeso y cada vez serán más. ¡De ti depende cambiar el futuro!
Brian Ferrándiz Ward -
¿Estaré gordo en 2030?
¿Estaré gordo en 2030?

Tenemos la dieta mediterránea, y contamos con un clima que nos permite practicar ejercicio al aire libre casi todos los días del año... pero, al parecer, también tenemos unos hábitos de los que estaría orgulloso el mismísimo Torrente. El 18% de los hombres de nuestro país padece obesidad y todas las quinielas apuntan a que en  2030 llegaremos al 37%.

La buena noticia es que aún puedes evitar  que alguien te confunda con un pavo relleno en la Nochevieja de 2030.  ¿Cómo? Fácil. Solo tienes que plantarle cara al tándem formado por la mala alimentación y el sedentarismo. Te lo explicamos a continuación.

 

Publicidad

Si todavía no ha venido ningún Terminator del futuro a aniquilarnos es porque ya ven que lo estamos haciendo bien solitos. Seguro que formas parte de los españoles que necesitan hacer algunos cambios en su dieta. Estos son algunos de los rasgos que nos definen. Admitir el problema es el primer paso para solucionarlo.

Zampamos demasiado

Si no sabes que estas haciendo algo mal, ¿cómo vas a ponerle remedio? Antonio Escribano, nutricionista, médico deportivo y profesor de la Universidad de Sevilla, nos advierte de que nos pasamos con la cantidad de comida. No porque un alimento sea sano debes zamparte la fuente entera. Un filete de pollo es mejor que uno de carne grasa. Pero si te comes cinco, al final es lo mismo”, asegura.

Concederse ciertos caprichos también puede acarrear problemas y kilos de más.

Huimos de la cocina

Cada vez son más los que pierden la habilidad de manejarse entre pucheros y delegan su nutrición a la industria alimentaria o bien a la restauración. Quieras o no, cuando pones tu alimentación en manos de terceros, no tienes tanto control. O sea, que una buena idea sería que evitaras los precocinados, que contienen un exceso de sal y muchas grasas indeseables.

Nos pasamos durante el "finde"

Muchos son los que procuran cuidarse de lunes a viernes pero llegado el fin de semana se liberan. El doctor Antonio Escribano explica que nuestro cuerpo no entiende que sea sábado o domingo y que no por eso tolerará mejor los excesos “Nadie se da un homenaje de ensalada de frutas, ni de zanahorias ni de brócoli”.

Publicidad

Recientemente se han hecho públicos los datos de la última Encuesta Nacional de Salud. El 40% de los españoles somos sedentarios. Se acabó lo de pasar todo el fin de semana en el sofá. Una vez lo hayas dejado, te será mucho más fácil asimilar los otros motivos por los cuales gastamos menos que un mechero.

Mueve ese trasero

Pequeños cambios en tu rutina pueden transformarse en resultados sorprendentes. Pedro José Benito, profesor de la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte de Madrid, nos revela que hay factores en nuestro entorno que contribuyen al sobrepeso y que ni siquiera nos planteamos. El entorno laboral es uno de ellos. Si en tu oficina las escaleras están muy escondidas probablemente siempre acabes cogiendo el ascensor. “No subir las escaleras dos veces al día puede hacer que engordes hasta 6 kilos en un plazo aproximado de los 6 años”, afirma Benito.

Recupera tus raíces

A pesar de que caminar forma parte de nuestra esencia, la sociedad contemporánea nos pone todas las facilidades para que nos movamos menos que Epi y Blas en una cama de velcro.

Piensa que nuestros abuelos iban a trabajar andando y no tenían demasiados atajos para escaquearse de la actividad física. Ellos ingerían menos cantidad de alimentos que nosotros y quemaban mucho más. “Eso sin tener en cuenta su bajo consumo de grasas saturadas”, señala la nutricionista Raquel Nogués.

Publicidad
Años 50 Hoy
Jugar: 900 kcal / hora Ver la TV: 310 kcal/ hora
Comprar por la calle: 2.500 kcal/ hora Comprar en centros comerciales: 1.000 kcal/ semana
Cortar césped a mano: 500 kcal/ hora Cortador eléctrico: 180 kcal/ hora
Hacer la cama: 575 kcal/ semana Echar el edredón: 30 kcal/ semana
Hacer fuego con leña: 11.300 kcal/ semana Encender la calefacción casi no aporta gasto calórico
Lavar la ropa a mano: 1.500 kcal/ colada Poner la lavadora: 280 kcal/ colada
Coche sin dirección asistida: 96 kcal/ hora Coche con dirección asistida: 20 kcal/ hora
Publicidad
Te recomendamos

La lista negra de lo que nos esperan en las estanterías del "súper"...

En noviembre queremos que cuides de ti...

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...