Cómete el mar con estas recetas

O, al menos, a sus más nutritivos habitantes. Aquí te explicamos cómo hincarles el diente.
Estefanía Mauri -
Cómete el mar con estas recetas
Cómete el mar con estas recetas

El verano está plagado de modas pasajeras: la canción de marras, el chiringuito que dura una temporada, la camarera que todo el mundo desea...  Sin embargo, hay pocos clásicos que perserveren en el tiempo.

Y en esta categoría nos encontramos a un tipo con pinzas y a otro de mirada vacía: el marisco y el pescado. Los dos alimentos prometen más nutrientes que Sabrina y aportan más longevidad de Georgie Dann. Así que si quieres sacarles provecho a estos clásicos imprerecederos, a continuación te explicamos cuatro platos que puedes eleborar con ellos. Pero no te ofrecemos una receta vulgar y corriente, sino una que te interesará mucho porque se cocina rápidamente y, además, de forma muy fácil. De nada.

> Langosta

> Almejas

> Dorada a la sal

> Fideuá

 

Publicidad

Con estragón y con la conciencia muy tranquila, porque científicos de la Universidad de Oslo han demostrado que eso de los gritos y la agonía de la pobre langosta no es más que una leyenda urbana. “No hay cerebro, no hay dolor”, han concluido. Así que, manos a la obra. Te ofrecemos una sencilla receta para prepararla en cinco pasos. Los únicos gritos que se escucharán serán los de las personas a las que invites a zampársela.

Ingredientes

(para dos personas):

- 1 langosta fresca o congelada por persona
- 30g de mantequilla
- 1 copita de jerez seco
- 3 ramas de estragón
- 100ml de aceite de oliva
- Sal y pimienta negra

Paso a paso

1) Compra una langosta. Si es fresca, pídele al pescadero que te la parta de arriba abajo. Si es congelada, y antes de partirla tú mismo con un cuchillo bien afilado, déjala en la nevera la noche antes sobre una bandeja con rejilla.

2) Lava con agua fría tres ramitas de estragón y desecha los troncos. Pica las hojas finamente con un cuchillo y mézclalas con un vasito de aceite de oliva virgen. Resérvalo.

3) Precalienta el horno a 1900. Unta con aceite una bandeja y coloca la langosta con la carne hacia arriba. Salpimienta, riégala con el jerez y esparce sobre ella 30g de mantequilla que habrás fundido previamente en el microondas. Introdúcela en el horno.

4) Pasados cinco minutos, añade un poco de aceite de estragón. Deja que se haga cinco minutos más.... ¡y listo!

Trucos

Ve a por ella
Existen muchas variedades de langosta: americanas, africanas, del Mediterráneo, de vivero... Pero las mejores son las rojas y las Reales. Si la compras fresca, comprueba que está viva e intacta, con todas las patas enteras. Si puedes, hazte con una hembra: tienen más carne que los machos.

Cambia de licor
El chorrito de jerez se complementa a la perfección con el sabor del estragón, pero puedes llevar esta receta a tu terreno y usar coñac o whisky.

Dale calor
Asegúrate de que el horno está bien caliente antes de introducir la langosta. Así conservará todos sus jugos y no te quedará seca. Si no dispones de horno, puedes emplear la plancha.

Acompáñala
Pela un mango y haz bolitas con la pulpa. Friélas, junto con unos tomates cherry, y riega el conjunto con el aceite de estragón.

Publicidad

Como acostumbra a ocurrir con la paella, en el caso de las almejas a la marinera también cada maestrillo tiene su librillo (y también todo hijo de vecino jura y perjura que las suyas son las mejores). No vamos a caer en la trampa fácil de decirte que las nuestras le dan sopas con honda a las del resto de cocinillas. Pero eso sí, podemos asegurarte que, en apenas veinte minutos, podrás disfrutar de un plato delicioso y muy equilibrado. Puro sabor de mar.

Ingredientes

(para cuatro personas):

- Un kilo de almejas
- Una cebolla
- Dos dientes de ajo
- Una pizca de pimentón picante o dulce
- Una cucharada de harina
- Un vaso de vino blanco
- Tres cucharadas de aceite de oliva
- Cinco ramitas de perejil
- Una hoja de laurel

Paso a paso

1) Pon una cucharada de sal en un bol lleno de agua fría y deja las almejas en remojo durante una hora.

2) Pela la cebolla y los ajos, y pícalos bien finos. Después, sofríelos en una sartén durante unos cinco minutos.

3) Echa el pimentón y la harina, y cuece durante un minuto más.

4) Añade el vino, el laurel y las almejas, y espera hasta que se abran.

5) Rectifica de sal, espolvorea con el perejil picado y sirve rápidamente.

Trucos

Vivitas y coleando
Como ocurre con el resto de los moluscos, las almejas deben estar vivas en el momento de ser cocinadas. Comprueba que las  valvas están muy prietas o que se cierran cuando las tocas con el dedo.

Las cosas claras
Si la salsa te queda espesa, prueba a aligerarla con un poco de agua.?Si, por el contrario, te ha quedado un poco clara, añade una cucharadita de pan rallado.

Empanadas
Prueba a tostar unos trozos de pan para acompañarlas.

En compañía
Las almejas a la marinera casan a la perfección con un vino blanco afrutado servido muy frío.

 

Publicidad

La cocina a la sal es  tan antigua como los viajes en barco de los Fenicios. Utilizando esta técnica netamente mediterránea conseguirás platos llenos de sabor y bajísimos en calorías. Y además, muy fáciles de hacer. Sólo tienes que cubrir totalmente un buen pescado o una buena carne con sal humedecida y hornear. Estrénate con un clásico: la dorada. Te explicamos cómo hacerla en cinco pasos, y te contamos cinco trucos.

Paso a paso

1) Compra una dorada bien fresca, de un kilo aproximadamente, y pide en la pescadería que la vacíen por la boca y que te la den sin descamar.

2) Calienta el horno a unos 220 grados.

3) Hazte con dos kilos de sal gorda, humedécela ligeramente y espárcela mitad en una fuente refractaria, bien apretada y aplanada.

4) Coloca la dorada sobre este lecho de sal y cúbrela con el resto, apretando suavemente para que quede compacta y uniforme.

5) Introdúcela en el horno y deja que pasen de 35 a 40 minutos (o sácala cuando veas que la sal se resquebraja)

Trucos

Sírvela
No desaproveches el impacto visual desenterrando la dorada en la soledad de tu cocina. En cuanto esté lista, sácala del horno, llévala a la mesa y rompe la costra frente a los comensales con la ayuda de un pequeño martillo.

Prueba ‘costras’ nuevas
• Mezcla una cucharada de harina por cada kilo de sal y rocía con un poco de agua.
• Amasa la sal con una clara de huevo y añade unas gotas de agua.
• Utiliza los tres ingredientes: sal gorda, harina y clara de huevo, y remoja un poco la mezcla.

Ponle salsa
La mejor, la tártara. Pica un bote de alcaparras, pepinillos, hierbabuena, perejil, y cebolla. Mézclalo con mayonesa, una pizca de mostaza y unas gotas de oportoo coñac.

Con carne…
La técnica es idéntica. Puedes utilizar cualquier tipo de carne siempre que sea de primera calidad. Ten en cuenta que tendrás que hornearla entre una hora y una hora y 15 minutos.

…o a la plancha
La sal también permite cocinar a la plancha, sin grasas: sólo hay que calentar una capa fina de sal hasta que crepite, asando la carne o el pescado después.

Publicidad

Muchos grandes inventos son frutos del azar. La fideuá no iba a ser menos. Cuentan que hace años unos marineros de Gandía, la cuna de este plato, se hicieron a la mar dispuestos a disfrutar de una buena paella... pero se olvidaron
del arroz y (para suerte de nuestro paladar) tuvieron que hacerla con fideos. Te enseñamos a cocinar
este delicioso y veraniego error gastronómicocrepite, asando la carne o el pescado después.

Ingredientes

- 400 g de fideos para fideuá
- Un litro de caldo de pescado
- Dos rodajas de rape
- Ocho langostinos
- Una sepia grande
- Una cebolla
- Tres tomates maduros
- Dos dientes de ajo
- Cinco cucharadas de aceite de oliva
- Una cucharadita de pimentón dulce
- Sal


Paso a paso

1) Mientras vas calentando el caldo en una olla, lava la sepia y córtala a dados, pela la cebolla y el ajo y pícalos, y ralla los tomates.

2) En una cazuela baja, dora las rodajas de rape y resérvalas. A continuación, fríe ligeramente los langostinos.

3) Agrega la cebolla y el ajo. Sofríelos durante tres o cuatro minutos, y añade el tomate.?Cuando ya esté confitado (unos seis o siete minutos más), añade la sepia, sube un poco el fuego y rehogala durante tres minutos. Vierte los fideos, condimenta con pimentón y remueve un poco.

4) Añade el caldo caliente, sala y deja cocer a fuego vivo durante unos 10 minutos.?Pasado ese tiempo, si la cantidad de caldo está bien calculada, la capa superior de los fideos se quedará seca. Baja el fuego, coloca encima de la fideuá el rape troceado y los langostinos, y mantenla al fuego unos cinco minutos más (o hasta que el caldo se acabe de evaporar).

Trucos

Usa cualquier pasta
Los fideos pueden ser más o menos finos según el gusto. No te cortes y haz pruebas hasta encontrar el tamaño que mejor resultado te dé.

Sé proporcionado
Si quieres que tu fideuá quede perfecta, toma nota de la proporción exacta de fideos y de caldo que deberías utilizar: tres partes de caldo por una de fideos.

Hazla más casera
Pon a sofreír en una olla seis galeras, seis cangrejos, una cabeza de rape, medio kilo de pescado de roca y un cabracho. Agrega un litro y medio de agua, tapa la olla y mantenla en ebullición durante unos 45 minutos. Pasado este tiempo, cuela el caldo (no te olvides de presionar bien los cangrejos y las galeras para extraer todo el jugo de su interior).

Publicidad
Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

En noviembre queremos que cuides de ti...

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...