Recetas entre rejas, saca partido a tu parrilla

Deja de lado la panceta y el chorizo y disfruta de una barbacoa más saludable
DAVID MARTÍN -
Recetas entre rejas, saca partido a tu parrilla
Recetas entre rejas, saca partido a tu parrilla

Se abre la veda. Ya es temporada de barbacoas y no vamos a permitir que tires por la borda todo lo que has conseguido este largo invierno en el gimnasio. Que nos perdone Georgie Dann pero olvídate de los chorizos parrilleros, de las salchichas a la brasa y de ese vino de garrafa. El objetivo es que disfrutes de un delicioso menú a la brasa que te cargue de nutrientes y no de calorías extra.

COSTILLAS DE CORDERO A LA TURCA

El origen de esta receta lo encontramos en las calles de Estambul. La ciudad está repleta de puestos callejeros de comida en los que podemos encontrar cocineros que son unos auténticos virtuosos de la carne a la brasa. Su secreto: una combinación de especias totalmente adictiva que funciona con casi todo pero que con el cordero alcanza su máxima expresión. El sabor de esta mezcla de especias te recordará al kebab. Si estás organizando una barbacoa en tu terraza con los colegas y te quieres quitar la fama de no saber freír ni un huevo, esta es tu receta. Disfrutarás viendo cómo hacen cola encantados y listos para repetir.

Lo que necesitas

4 raciones

12Costillas de cordero

100mlDe aceite de oliva

100mlDe zumo de limón

10gDe comino molido

10gDe pimentón

10gDe cilantro

10gDe orégano

15gDe sal

10gDe pimienta

 

Así se prepara

1. Mezcla todos los ingredientes en un bol.

2. Añade las costillas para que maceren. Remueve y asegúrate de que las costillas estén totalmente impregnadas. 

3. Cubre el bol y déjalo durante toda la noche en la nevera.

4. Cuando las prepares en la barbacoa tan sólo tendrás que ponerlas sobre las brasas unos 10 minutos para que queden en su punto justo.

5. Repártelas entre tus comensales y disfruta.

 

Publicidad

LUCIO A LA BRASA

Cuando escuchamos la palabra ‘barbacoa’ lo primero que nos viene a la mente es una imagen de carne a la parrilla (después de tatarear por dentro el hit de Georgie Dann, claro). Ha llegado el momento de hacerle un hueco al olvidado pescado. Su alto contenido en omega-3 no sólo es bueno para el corazón y el sistema nervioso, también podría alargarte la vida dos años, según un estudio publicado en Annals of Internal Medicine.

Lo que necesitas

 4 raciones

1 lucio grande o dos pequeños

aceite de oliva virgen extra

sal

pimienta

la salsa

30grDe mantequilla

30gr De mermelada de albaricoque

90ml De zumo de limón

6De dientes de ajo triturados

30mlDe salsa inglesa

10gDe orégano

1gDe sal

10g De pimienta

El aderezo

Perejil fresco

limón

Así se prepara

1. Pon todos los ingredientes para la salsa en una sartén pequeña y cocina a fuego lento. Cuando empiece a hervir, ya puedes
retirarla.

2. Antes de sazonarlo, coge cada uno de los lomos del lucio y úntalos con aceite de oliva. Échale un poco de sal y pimienta. 

3. Usa una parrilla doble para prepararlo (esas que se abren como una sandwichera). Coloca los dos lomos del lucio con la parte carnosa mirando a las brasas. 

4. Cierra la parrilla con cuidado y cocina el pescado durante aproximadamente unos 3 minutos, hasta que la carne empiece a ponerse blanca.

5. Dale la vuelta a la parrilla y cocina el pescado por la parte de la piel durante unos 10 minutos más. ¿Quieres darle tu toque maestro? Prueba a abrir la parrilla y a esparcir la salsa que has preparado mientras se está cocinando. Cuando esté listo, apártalo de las brasas.

6. Utiliza una espátula para pasar el lucio de la parrilla al plato. Es muy posible que parte de la piel se quede pegada a la rejilla, así que ve con cuidado. No te  preocupes, ya ha cumplido su cometido, que era el de potenciar el sabor del pescado.

7. Cuando sirvas el pescado, procura que la parte carnosa esté mirando hacia arriba. Acompáñalo con un poco de perejil y échale un chorrito de zumo de limón. ¡Y a disfrutar!

 

Publicidad

SOLOMILLO MARINADO

En tus manos está convertir un solomillo de lo más normalito en un manjar que tus invitados no puedan olvidar. Tranquilo: no necesitas tener grandes nociones de cocina. De hecho, pocas preparaciones son tan fáciles y efectistas como ésta. La clave está en marinar la carne. Hay infinidad de posibilidades, pero nosotros te recomendamos una que hará que el solomillo prácticamente se deshaga en tu boca.

Lo que necesitas

 4 raciones

250g x4 solomillos de ternera

2De ramitas de romero

3De dientes de ajo picado

10mlDe aceite de oliva

10gDe miel

10mlDe salsa de soja

10gDe pimienta negra

10gDe sal

Así se prepara

1. La noche previa a la barbacoa, mezcla todos los ingredientes en un plato hondo. 

2. Unta cada uno de los solomillos en la marinada que acabas de preparar. Lo mejor es que utilices las manos para asegurarte de que cada una de las piezas quede bien impregnada. 

3. Cubre el plato con papel film, mételo en la nevera y deja que macere hasta la mañana siguiente. Para que el solomillo todavía quede más impregnado con la mezcla, cuando despiertes dale la vuelta a cada pieza. 

4. Saca el plato de la nevera para que la carne recupere la temperatura ambiente. Con media hora de antelación será suficiente. 

5. Cuando los pongas sobre la parrilla cocina cada lado cuatro minutos. Así conseguirás que el solomillo quede en su punto.

6. Saca la carne de la parrilla, déjala reposar un par de minutos y córtala a tiras ¡Que aproveche!

Publicidad

LEGUMBRES CON CURRY

Es posible que entre todos los invitados a tu barbacoa haya algún vegano. ¿Vas a dejar que se quede triste y arrinconado mientras tú y tus colegas os ponéis hasta arriba? Con este plato le harás muy feliz  al mismo tiempo que conseguirás una guarnición estupenda para acompañar la carne. Además, estarás cuidando la salud de todos. Según un estudio publicado recientemente en Clinical Nutrition, quienes comen más legumbres reducen hasta en un 49% el riesgo de padecer
cáncer respecto aquellos que comen menos.

Lo que necesitas

4 raciones

40mlDe aceite de oliva

1De cebolla (picada)

2De dientes de ajo (machacados)

170gDe lentejas

15gDe curry

10gde cilantro

10gde pimentón

10gde cúrcuma

400gde calabaza

300gDe boniato

400gde tomates troceados

400mlde leche de coco

250mlde caldo de verduras

400gde garbanzo de bote

sal y pimienta al gusto

El aderezo

cilantro y yogur

 

Así se prepara

1. Calienta el aceite en la sartén y fríe la cebolla hasta que quede transparente. 

2. Añade el ajo, las lentejas y las especias. Fríelo todo durante un minuto más.  

3. Añade el boniato.

4. Un minuto después, agrega a la mezcla los tomates, la leche de coco y el caldo. Mézclalo todo y cubre con la tapa.

5. Deja que hierva a fuego medio durante 15 minutos y después agrégale los garbanzos y las alubias. Vuelve a mezclar y cubre con la tapa. 

6. Vuelve a hervir a fuego medio durante media hora con la tapa puesta. De vez en cuando remuévelo con una cuchara de madera. Hazlo con cuidado para evitar que acaben todos los ingredientes machacados. Si ves que se queda muy seco, puedes añadir un poco de agua.

7. Pruébalo y añade sal y pimienta al gusto. 

8. Sírvelo con un poco de cilantro fresco y yogur batido.

 

 

Publicidad

POLLO AL PIRI PIRI

Esta receta de pollo picante es uno de los platos estrella de la cocina portuguesa. Si tienes la oportunidad de perderte unos días por allí, no dudes en probarlo. Si no, siempre te lo puedes preparar en casa. Presta atención, el pollo va de una pieza a la parrilla y hay que saber cortarlo para que no se te quede crudo.

Lo que necesitas

4 raciones

1pollo entero

4dientes de ajo (picados)

50mlde aceite de oliva 

50mlde vinagre

50mlzumo de limón

10gde pimentón

5gde chile en polvo

10gde sal

 

Así se prepara

1. Coloca el pollo entero sobre una tabla para cortar. Deja que la parte de la pechuga sea la que toque la tabla. Coge un cuchillo bien afilado y realiza un corte de punta a punta que te permita quitar la columna. Después, ábrelo como si fuera una mariposa.

2. Dale la vuelta. Ha llegado el momento de aplanar el pollo para que toda su superficie esté en contacto con la parrilla. Utiliza las palmas de las manos. Aplica el peso de tu cuerpo para ejercer presión sobre toda su superficie y que quede bien plano.

3. Puedes realizar pequeñas incisiones en las pechugas y los muslos para liberar tensión y que queden todavía más planos. Estos cortes también servirán para que penetre mejor la marinada.

4. Échale la marinada por encima y guárdalo en la nevera toda la noche, para que se macere.  

5. Una vez esté listo, tan sólo tendrás que colocarlo sobre la parrilla y tener paciencia. Tarda unos 40 minutos en cocinarse. Gíralo de vez en cuando, para que quede bien hecho.

Publicidad
Te recomendamos

¡Supera el reto y conviértete en portada de Sport Life!...

Aquí tienes la colección oficial de New Balance para el Maratón de Nueva York...

En otoño se acelera la caída del cabello. Lucha contra ello....

El Punto G, algo a tener en cuenta para las mujeres... y los hombres...

Remata este gran momento dejando todo tu vello a punto para la rentrée! ...

Así son las nuevas zapatillas 'para volar', según la diseñadora Tara Schick...