Una pesadilla le ayuda a perder 50 kilos

Este policía de Nueva York cambió su vida por un mal sueño
LAUREN BEDOSKY -
Una pesadilla le ayuda a perder 50 kilos
Una pesadilla le ayuda a perder 50 kilos

Aaron Lohman se encargaba de proteger a los ciudadanos de Nueva York, a todos menos a él mismo. Pese a ser 11 años policía, no se preocupó de su estado de forma y su salud y se dejó ir.

Por culpa de su mala vida, llegó a alcanzar la cifra de 192 kilos. "Estar sano no fue mi prioridad", explica. Pese a los diversos intentos de pérdida de peso, nunca se lo tomó en serio y sus esfuerzos caían en saco roto.

En una misión, Aaron tuvo que subir cinco pisos y se quedó sin aire. “Empecé a marearme y pensé que me iba a morir. Sin embargo, al acabar el trabajo celebramos el buen día con helado y piza”, sentenciaba.

Publicidad

Sin embargo, una pesadilla fue el detonante para cambiar todo: “Me desperté con sudor húmedo. Había soñado que estaba en una azotea persiguiendo a un delincuente y estaba tan fuera de forma que me caía del edificio. En mi caída sólo veía a mi hija creciendo sin mí. Fue tan real…” concluye.

Publicidad

Desde ese momento se tomó muy en serio perder peso. Todo por su hija. Con paciencia, empezó a comer bien, hacer dieta y medir las calorias. Además, incluyó ‘cardio’ en su rutina diaria, iba tres días a la semana a trabajar en bicicleta, y tras un par de meses introdujo tres días de trabajo de fuerza.

En dos años de esfuerzo y trabajo este policia de Nueva York ha perdido 56 kilos y ha demostrado una gran fuerza de voluntad. "Tengo de salvapantallas del teléfono una fotografía de mi ‘yo anterior’. Así me recuerdo siempre como estaba y al estado al que no quiero volver", concluye.

Publicidad
Te recomendamos

En noviembre queremos que cuides de ti...

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...

Lo retro está otra vez aquí, ¡y este complemento no podía ser menos!...