Con las zapatillas en la maleta

Alberto Montero -
Con las zapatillas en la maleta

Ramon FreixaHacía tiempo que Ramon me había avisado de este viaje. No voy a negar, tras cinco semanas de entrenamiento, que tenía mis dudas. ¿Hasta qué punto habría conseguido inculcarle una rutina deportiva como para seguir entrenando pese a la distancia? Pero me sorprendió:  "Alberto, me voy en 2 semanas. Tienes que prepararme ejercicios y cosas que tenga que hacer mientras esté de viaje".

Mi reacción fue sonreir y sentirme muy satisfecho. De todas formas, sospechaba que en el momento de la verdad, cuando llegase el momento de irse, evitaría el tema... Pero no. Cuando nos despedíamos el último día fue el mismo Ramon quien me pidió "los deberes". Nueva sonrisa por mi parte. Su interés me hizo sentir orgulloso como entrenador, aunque, como nos suele pasar a los entrenadores, siendo lo más realista posible, asumí que apenas entrenaría.

Estaba deseando, y "temiendo", tener noticias suyas. Quería saber si me habría hecho caso, si habría hecho los deberes. Y esto fue lo que me envió el primer día (textual): "Debo estar enfermo. Llego de un viaje de 24 horas, me ducho y me voy al gym a la cinta 30 minutos".

Cuando leí el mensaje me dieron ganas de salir corriendo a darle un abrazo. La segunda vez que estuvimos en contacto apenas pudimos hablar. Me dijo que se iba un rato a la playa. Y claro, pensé en él, en la playa, en descansar, y ya me imaginé la hoja del entrenamiento perdida por ahí en la habitacion del hotel.

Pero cuando creía que ya no me podría sorprender más, recibo otro mail, el último que me ha enviado. "Aunque no te tengo aquí para entrenar, hoy he quemado 650 calorías en el gym". Bravo Ramón.

Sé que viendo el Reto desde fuera no da mucha sensación de deportista, pero se está convirtiendo en un autentico crack.

Te recomendamos

En noviembre queremos que cuides de ti...

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...

Lo retro está otra vez aquí, ¡y este complemento no podía ser menos!...