¿Dormido todo el día? Ojo con la apnea del sueño

¿Sabes que los ronquidos son causa de accidentes? Descubre cómo una cabezada inoportuna puede jugarte una mala pasada
Carlos Ramos -
¿Dormido todo el día? Ojo con la apnea del sueño
¿Dormido todo el día? Ojo con la apnea del sueño

Estás cansado durante todo el día, con sueño, incluso se te caen los ojos cuando llevas un rato conduciendo... Probablemente no lo sepas, pero es probable que sufras apnea del sueño, un transtorno más común de lo habitual, y que está relacionado con los ronquidos. Se calcula que la mitad de los hombres españoles ronca, un 25% en las mujeres.

La apnea impide que se llegue al sueño profundo. Las personas que la padecen sufren constantes interrupciones en el sueño a causa de una mala respiración u obstrucciones en las vías respiratorias, que se bloquean e impiden la entrada de aire a los pulmones. De esta forma, el sueño es muy superficial y nunca llega a ser profundo, pues los que sufren apnea llegan a sufrir hasta 30 interrupciones cada hora.

Y durmiendo así de mal, es probable que durante el día te sientas cansado, con dificultad para concentrarte o que te duermas en cualquier parte, incluso al volante, con las peligrosísimas consecuencias que esto puede conllevar.

Lo peor del caso es que si vives sólo no te vas a enterar de si roncas o no. Y si vives en pareja, tendrás que preguntar, o quizá ya te ha dicho que tiene que soportar cada noche tu serenata de ronquidos. Si normalmente estás cansado o sientes falta de sueño, consulta con tu médico.

1. Sueño profundo

Cuando te atrapa la somnolencia, cada centímetro de tu cuerpo se relaja gradualmente, incluso la parte más posterior del paladar. Esa zona se llama "velo del paladar" e influye al hablar y al tragar. Esa relajación es la causa de que se obstruyan tus vías respiratorias.

2. Ronquidos

Si tu cuello es flácido (porque estás fofo) o el velo de tu paladar, tu lengua y los músculos de tu garganta se relajan demasiado (porque has estado bebiendo), las vías respiratorias se estrechan y roncas. Si se bloquean de manera continuada, padeces apnea del sueño.

3. Células cerebrales asfixiadas

Cuando los sistemas funcionan perfectamente, inhalas la cantidad óptima de oxígeno. Pero la apnea del sueño bloquea las vías respiratorias y reduce tu nivel de oxígeno a un 60% o menos, exterminando a las vulnerables células cerebrales.

4. Dificultad para respirar

Tu cerebro detecta la escasez de oxígeno y ordena a los músculos de tus vías respiratorias que se tensen. Respiras entrecortadamente y te despiertas unos milisegundos. Esto ocurre unas 30 veces o más cada hora, impidiéndote caer en un sueño profundo. 

5. Sueño al volante

En la fase de sueño profundo es cuando se elimina la adenosina, sustancia química que favorece el sueño. Por eso, al día siguiente empiezas con sobredosis. Además, el descenso de oxígeno te ha dejado para el arrastre. Todo lo que necesitas ahora es un coche acogedor y una ruta aburrida para quedarte dormido.

Te recomendamos

La lista negra de lo que nos esperan en las estanterías del "súper"...

En noviembre queremos que cuides de ti...

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...