Así no evitarás una resaca

Un reciente estudio afirma que beber o comer después de haber ingerido alcohol no es una solución efectiva
Alex Galera -
Así no evitarás una resaca
Así no evitarás una resaca

”Una copa más, que voy bien”. Te suena esta frase, ¿verdad? Pero es probable que todo lo que vino después de ella se borró de tu disco duro. No es que tengas grandes lagunas, sino que directamente tienes un océano en tu cabeza. Y lo peor de todo es que precisamente tu testa está a punto de estallar. ¡Menuda resaca!

No quieres volver a pasar por el mismo trago. Lees, escuchas o ves en Internet que si comes o directamente bebes agua después de haber tomado unos buenos combinados, al día siguiente estarás como una rosa. Lo pruebas otra noche y…¡error! Vuelves a estar destrozado, te arrastras cual gusano por casa, como si estuvieras pidiendo clemencia por tu vida. Puede que la sensación de destrucción sea algo menos intensa, pero sigue siendo resaca igual.

Y es que, tal y como ha demostrado un reciente estudio presentado en unas jornadas de Neuropsicofarmacología que se han llevado a cabo en Ámsterdam, ingerir una serie de alimentos o incluso agua después de la ingesta de alcohol no es un remedio para evitar el malestar y la indisposición del día después.

Resulta que un grupo de científicos de los Países Bajos y Canadá han analizado los hábitos de consumo de alcohol de 1.600 alumnos y también sus consecuencias. En una de las investigaciones, preguntaron a 826 estudiantes acerca de su estado tras una noche de desfase en la que intentaron paliar las consecuencias de la bebida con comida. El 54,4% de ellos respondió que su resaca no era del todo diferente a la de los que no habían seguido el procedimiento.

Menos bebida, menos resaca

"Aquellos que tomaron agua o alimentos mostraron una ligera mejora estadística sobre cómo se sentían frente a aquellos que no lo hicieron, pero esto realmente no se traduce en una diferencia significativa. Así pues, la única forma práctica de evitar una resaca es beber menos alcohol", asegura el doctor Joris Verster, de la Universidad de Utrecht (aunque tampoco hace falta rebanarse los sesos para obtener semejante conclusión).

En este sentido, otro de los aspectos analizados en este estudio tenía que ver con la cantidad de alcohol en sangre a partir de la que un sujeto se siente demolido al día siguiente. Así pues, preguntaron a 789 estudiantes canadienses sobre su consumo de alcohol a lo largo del mes anterior, sobre el número de bebidas, el tiempo entre cada una de las ingestas y la entidad de su resaca.

Y un 79% de los encuestados aseguró que no había experimentado una resaca cuando el nivel de alcohol en su sangre se situaba por debajo del 0,10%. “En general, hallamos una relación directa: cuanto más se bebe, más probabilidades hay de tener resaca. Y la mayoría de los que dijeron no tener nunca resaca tendía a beber menos, pero tal vez menos de lo que ellos pensaban que lleva a una resaca", concluye el experto.

Soluciones prácticas

Sea como sea, si bien es cierto que si te pones como una cuba al día siguiente estarás destrozado, aquí te proponemos una serie de soluciones para atajar de la manera más rápida posible la tortura del día después. 

- 7 prácticos consejos para acabar con la resaca

- La mejor rutina contra tu mareante enemigo

- Remedios caseros y naturales contra la resaca

- El mejor menú para la resaca

- El chocolate, un futuro aliado

Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

En noviembre queremos que cuides de ti...

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...