Así te cambia la vida cuando dejas el tabaco

Tu organismo se verá beneficiado a partir de las primeras ocho horas sin llevarte un cigarro a la boca.
Martín Iraola -
Así te cambia la vida cuando dejas el tabaco
Así te cambia la vida cuando dejas el tabaco

A estas alturas de la vida, sabes de sobras que el tabaco es más malo que un masaje de Freddy Krueger. Conoces el motivo por el que engancha, aunque también eres consciente de que un día sin fumar puede alargarte la vida. Seamos un poco más precisos. ¿Qué es lo que te puede pasar si empiezas a dejar ese pitillo de lado?

A los 20 minutos

La presión arterial y el ritmo del pulso se reducen a los valores normales y la temperatura corporal de las manos y pies se incrementan al nivel normal.

A las 8 horas

Los niveles de monóxido de carbono en la sangre bajan y el nivel de oxígeno en la sangre aumenta a niveles normales.

A las 24 horas

El riesgo de un ataque cardíaco súbito se reduce.

A las 48 horas

Las terminaciones nerviosas comienzan a regenerarse y los sentidos del olfato y el gusto se comienzan a normalizar.

De 2 semanas a 3 meses

Mejora la circulación y tienes más facilidades para caminar. Los pulmones trabajan mejor y, además, las heridas se curan más rápidamente.

De 1 a 9 meses

Tendrás más energía en todos los sentidos. Los síntomas relacionados con el tabaco y la nicotina son la tos, la congestión nasal, la fatiga, y la dificultad respiratoria, que mejoran notablemente. Sufrirás menos enfermedades, resfriados y ataques de asma. No volverás a tener dificultad para respirar con las actividades diarias.

A los 12 meses

El riesgo de cardiopatía coronaria es la mitad que el de alguien que aún consume tabaco.

Te recomendamos

En noviembre queremos que cuides de ti...

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...

Lo retro está otra vez aquí, ¡y este complemento no podía ser menos!...