Bacterias, hongos y parásitos: termina con todos

Tu piel está repleta de pequeñas y feroces criaturas. Te mostramos cómo vencerlas cuando lancen un ataque.
Martín Iraola -
Bacterias, hongos y parásitos: termina con todos
Bacterias, hongos y parásitos: termina con todos

Muchos de los billones de bacterias, hongos, y parásitos que patrullan por tu cuerpo te protegen de los patógenos invasores y otros elementos externos dañinos. Pero si prosperan, pueden ser dolorosos. Y apestosos. Hazles la guerra con estas armas.

Un dolor en tu mirada

Si te queman los párpados y tienes los ojos rojos, podría ser rosácea ocular, una dolorosa inflamación que suele estar relacionada con el parásito Demodex folliculorum.

Para solucionarlo lávate los párpados todos los días con una mezcla a partes iguales de champú para niños y agua, y aclárate bien. El empleo de antibióticos orales como la tetraciclina también es efectivo. Hay que protegerse contra la luz, en este caso con lentes con filtro ultravioleta.  Y ojo, nunca mejor dicho, porque en un estudio reciente se ha relacionado el estrés oxidativo con la rosácea, de modo que el uso de antioxidantes puede ser un tratamiento interesante de cara al futuro. Apuntado queda.

En toda la cara

Uno de cada cinco treintañeros tiene acné, según un estudio realizado en 2008. Las propionibacterias del acné de la piel son parcialmente culpables. Cuando las células muertas de la piel obstruyen los poros, las bacterias florecen en la grasa acumulada y crean los granos.

Exfóliate para acelerar el relevo celular, que mantendrá los poros limpios. Puede que los lavados no sean un tratamiento contra el acné propiamente dicho, pero sí ayudan a que los verdaderos tratamientos sean más efectivos. Usa un trapo de ducha para la cara y una esponja exfoliante para el pecho y la espalda. En cuanto a los productos presentes en el mercado, el uso de productos que contengan sales de zinc por su demostrado poder antiseborreico.

Arriba las manos

Una bacteria cutánea frecuente es el Staphylococcus aureus, una variedad más débil del peligroso MRSA, o Staphylococcus aureus resistente a la meticilina. Si invade un corte leve de la piel puede causar paroniquia, una infección dolorosa de la piel alrededor de la uña.

Mete el dedo herido en agua caliente tres o cuatro veces al día. Esto atraerá a los glóbulos blancos a limpiar la zona infectada.

Pisando a los bichos

El microbio Brevicaterium prospera en zonas oscuras y húmedas y ayuda a que tus pies (y algunos quesos) adquieran ese horrible olor. El olor de los pies suele ser debido a un aumento de la sudoración y a una infección secundaria. ¿Tu solución? Fácil: dos veces a la semana, date un baño de pies durante cinco minutos en una solución de vinagre de vino blanco (un anti gérmenes) y agua salada (para secar la piel) a partes iguales. Los calcetines absorbentes también pueden ayudar a mantener los pies secos. Además del lógico y adecuado lavado, no se debe abusar de calzado que produce una oclusión del pie.

Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

En noviembre queremos que cuides de ti...

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...