La postura correcta para ir al baño

La microbióloga alemana Giulia Enders asegura que no hay que sentarse, ya que la "escotilla no se puede abrir al completo".
Javier Fernández -
La postura correcta para ir al baño
La postura correcta para ir al baño

Sin duda alguna, todos hemos tenido algún apretón alguna vez. Y además de los gordos, de esos que te hacen completar un sprint cual velocista profesional. De hecho, podrías llegar a competir contra Usain Bolt si al final de la pista de atletismo colocaran un lavabo en esos momentos en los que tu intestino está a punto de explotar. Y poco importa entonces cómo te coloques, lo importante es sacarse el peso de encima como sea.

Pues bien, tanto en situaciones extremas como la que acabamos de comentar como en circunstancias completamente normales no adoptamos la postura correcta. Vamos, que sentarnos como si estuviéramos sobre una silla normal y corriente es un error, según indica la microbióloga alemana Giulia Enders en su libro ‘Charming Bowels’ (que podríamos traducir como ‘Intestinos encantadores’).

¿Y cómo hay que ponerse para ‘ir al baño’ en condiciones? Pues tal y como apunta esta experta tanto en su obra como en el diario The Guardian que hay que hacerlo de cuclillas, como si fuéramos nómadas de la prehistoria. De este modo, es evidente que el problema no es del propio ser humano, sino más bien de la forma de los propios retretes.

¿Por qué?

La autora alemana hace referencia además a varias investigaciones que aseguran que la “escotilla no se puede abrir al completo si estamos sentados”, ya que el mecanismo de cierre de la tripa no está diseñado para eso cuando estamos sentados o de pie. En otras palabras, es como si una manguera no estuviese recta, sino torcida, lo que podría dificultar la expulsión.

Es más, según explica Enders al diario inglés, “unos 1.200 millones de personas en todo el mundo se sientan de cuclillas y no sufren diverticulosis (unas bolsas en el colón) e incluso sufren menos riesgo de padecer almorranas”. Así pues, parece ser que esta técnica podría ser muy favorable para nuestra salud.

Vale, pero...¿cómo lo hago?

Pero seguramente te estarás preguntando cómo narices te colocas así en tu baño, ya que parece que vas a tener que hacer malabares con las piernas para ponerte de cuclillas sobre tu váter. No te preocupes, que la microbióloga ha pensado en todo. Simplemente, con colocar los pies sobre un pequeño y echar el cuerpo hacia adelante banco será suficiente.

Dicho esto, debes saber que Enders no sólo habla en su libro de esta forma de aligerar, ya que también hace referencia a otros aspectos internos como por ejemplo la saliva, las bacterias y el apéndice. Pero sin lugar a dudas, lo que debías saber es lo que te hemos explicado. Y ahora, es momento de que adoptes una nueva postura al respecto, ¿no crees?

Te recomendamos

La lista negra de lo que nos esperan en las estanterías del "súper"...

En noviembre queremos que cuides de ti...

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...