Contra el resfriado, ¡kiwis!

Blíndate este invierno con esta deliciosa fruta exótica, en su variedad verde o amarilla
Julio César Ortega -
Contra el resfriado, ¡kiwis!
Contra el resfriado, ¡kiwis!

El frío (el de verdad) ha llegado a la Península. Y, con él, la gripe y los resfriados. De momento, Asturias y Cataluña se han llevado la peor parte, pero el invierno no ha hecho más que comenzar. La mejor manera de tratar de evitar caer en sus garras es abrigándote bien (ya te lo decía tu madre), lavándote las manos varias veces al día (los gérmenes están por todas partes: en las mesas, teclados, pasamanos, interruptores, pomos...) y llevando una alimentación saludable. En ella, la vitamina C debería tener uno de los papeles protagonistas.

El zumo de naranja se ganó la fama mientras otros cardaban la lana. No es que la naranja no sea rica en vitamina C (de hecho, lo es), pero hay muchas otras frutas que la igualan o la superan con creces. Una de ellas es el kiwi. Fácil de encontrar en las tiendas, sencillo de comer, por lo general no muy caro y siempre delicioso. Es una gran opción para el desayuno, por ejemplo. Piensa que 100 gramos de kiwi verde contienen 92,7 mg de vitamina C, lo que supone un 155% de la cantidad diaria recomendada (C.D.R.). Y la cosa llega hasta los 161 g (268% C.D.R.) en el caso del kiwi amarillo, que es más dulce. A cambio, la cantidad de calorías que te aportan esos 100 gramos apenas ronda las 60 en ambas variedades, según este estudio realizado por el Departamento de Nutrición y Bromatología de la facultad de Farmacia de la Universidad Complutense de Madrid, publicado en la revista médica Nutrición hospitalaria. Una de sus conclusiones es que la ingesta habitual de kiwi reduce a la mitad la posibilidad de contraer gripe o resfriado en los niños.

La vitamina K es otro de los fuertes del kiwi, aunque en este caso gana por goleada la variedad verde (33,6% C.D.R.) frente a la amarilla (5,1% C.D.R.). Esta vitamina refuerza los huesos y es la encargada de la coagulación de la sangre. ¡Pero ahí no acaba la cosa! Consumir dos kiwis amarillos al día disminuye la fatiga, aumenta la energía y mejora el estado de ánimo en quienes se sienten decaídos, según el citado estudio. ¡Perfecto para los que practicamos deporte!

Los antioxidantes, la fibra y los fitoquímicos ponen la guinda a esta fruta que deberías incluir en tu menú de invierno ya mismo. ¡Con un par!

 

Te recomendamos

En noviembre queremos que cuides de ti...

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...

Lo retro está otra vez aquí, ¡y este complemento no podía ser menos!...