La razón para no enjuagar los platos antes del lavavajillas

Pensarás que estamos locos, pero este gesto hará que terminen más limpios. Descubre por qué.
Julio César Ortega -
La razón para no enjuagar los platos antes del lavavajillas
La razón para no enjuagar los platos antes del lavavajillas

Localiza el error en esta habitual secuencia de gestos: terminas de comer, levantas el plato, tiras los pequeños restos sólidos a la basura, enjuagas el plato con un poco de agua y lo metes en el lavavajillas.

Lo has adivinado: el error es enjuagarlos. Has acertado... pero no porque seas listísimo, sino porque no era muy difícil habiendo leído el titular. Pero, ¿por qué la realidad contradice a nuestra lógica? La respuesta la tiene la OCU: los detergentes para lavavajillas funcionan con unas enzimas que atacan cuando detectan la suciedad. Si no detectan suciedad, no atacan. Así lo asegura la mayoría de los fabricantes de lavavajillas. Los aparatos actuales son inteligentes, lo que quiere decir que detectan la suciedad de la carga y actúan en consecuencia.

Pero hay otros trucos que puedes poner en marcha para que tus platos no tengan nada que envidiar a los que salen en los anuncios de televisión:

- Coloca lo más sucio en el centro del estante inferior, cerca del brazo rociador.

- No metas los vasos dentro de los pinchos que hay en el estante superior, ya que la presión del lavado podría romperlos.

- ¡Mucho ojo a la composición de los platos y cubiertos! El lavavajillas no admite madera ni porcelana ni nada que esté pintado a mano. Bueno: si que los admite, pero no se responsabiliza del estado en que salgan de él. 

- No mezcles en un mismo lavado los cubiertos de plata con los de acero inoxidable, para evitar picaduras en ellos.

Teniendo en cuenta estas precauciones, con el lavavajillas son todo ventajas. Además de ahorrarte esfuerzo y un buen rato dándole al estropajo, hará que ahorres una considerable cantidad de agua. Piensa que un lavavajillas estándar consume entre 9 y 10 litros por cada programa, y los mejores modelos emplean apenas 6 litros, según Jose Manuel Sanz, responsable del grupo BSH, responsable de la fabricación de Balay, Bosch o Siemens, entre otras marcas. Un grifo de cocina abierto vierte unos 12 litros de agua por minuto. El estudio más relevante al respecto realizado en nuestro país es este; fue realizado en 2008 y publicado en 2009 por el Canal Isabel II, que gestiona el agua de la Comunidad de Madrid, y el grupo BSH Electrodomésticos España. Dicho estudio concluyó que con el lavavajillas se pueden ahorrar más de 30 litros de agua al día, sobre todo en las casas con más habitantes. ¿Necesitas más razones para pasarte al lavado a máquina si no lo has hecho ya?

 

Te recomendamos

En noviembre queremos que cuides de ti...

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...

Lo retro está otra vez aquí, ¡y este complemento no podía ser menos!...