¿Por qué se forma esa pelusilla en tu ombligo?

Es el centro de tu universo así que, presta atención a lo que tiene que decirte.
Diego Vázquez -
¿Por qué se forma esa pelusilla en tu ombligo?
¿Por qué se forma esa pelusilla en tu ombligo?

Tu vecino de abajo, esa pelusilla que has engendrado poco a poco con cariño y que en ocasiones te acompaña allá donde vas, compartís momentos, vivencias, sentimientos incluso (estos últimos, sólo en casos de soledad extrema). Los pelos que merodean por esa zona y todos los hilos de algodón de tus camisetas, telas de camisas, y demás compañeros encuentran una zona de confort, con poca luz y calentita en tu ombligo. Pero, ¿Qué puede contarte esta obra creativa que no sepas ya?

Evidentemente, la pelusa se forma en el interior del ombligo, y se forma por sí sola. Su aparición es más frecuente en hombres de mediana edad y peludos. Dudamos que seas tú el que, en un momento de aburrimiento y lucidez, decidas ponerte a tejer toda la porquería que encuentres y la deposites en el susodicho. No eres un marsupial, no guardes nada ahí.

El ombligo tampoco se libra de ser investigado

 “La pelusa del ombligo, se compone en gran medida por fibras de ropa, mezcladas con piel muerta y algo de vello, que son capturadas por el pelo alrededor del ombligo”, afirma el científico Karl Kruszelnicki, ganador del Premio Ignobel (una parodia estadounidense de los Nobel, otorgados a descubrimientos que primero te hacen reír pero luego te hacen pensar) en 2002. Este científico ha elaborado una encuesta para detectar las probabilidades de fabricar una bola de… de todo en general, ya que se ha descubierto que también contiene proteínas, grasa, polvo y restos de sudor, según el análisis del investigador de la Universidad Tecnológica de Viena (Austria), Georg Steinhauser.

La encuesta de Kruszelnicki, ofrece datos sobre los elementos que propician la formación de la pelusa y características:

  • Macho ibérico, no te libras: la aparición de dicha pelusa está relacionada con la cantidad de vello corporal.

  • Envejece contigo, pero a lo grande: conforme te haces más mayor, la aparición de pelusa crece también.

  • Alto, guapo, feo, delgado, la pelusa no entiende de apariencias: no existe relación entre la producción de la pelusa y la constitución de la persona.

  • Tu pelusa no es interracial: a pesar de que el tipo de piel no afecta a la aparición, lo cierto es que el tono de tu pelusa será del mismo que tu piel.

¿Tu caso es exagerado?

Si tienes demasiada tendencia a la aparición de la pelusa en el ombligo, lo que debes hacer es usar ropa vieja que no desprenda tantas fibras como la nueva, afeitar la zona umbilical para evitar que la pelusa se adhiera al ombligo, y ya que estamos, si siempre has querido hacértelo, un piercing en el ombligo también tiene su efectividad. Reduce el uso de ropa ajustada ya que no favorece la ventilación.

A la hora del aseo, no hay que ser extremistas. Después de haber leído todo esto, tampoco es necesario que corras a la ducha y te metas la escobilla en el ombligo; el exceso de higiene en tu cuerpo y en tu ombligo puede ser tan malo como la falta de ella. Las bacterias actúan como agentes reguladores del crecimiento de organismos en tu cuerpo. Sécate bien con la toalla, ten en cuenta que es una zona donde genera mucha humedad. Y no lo descuides, es la primera cicatriz que has tenido en tu vida, así que cuídala.

Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

En noviembre queremos que cuides de ti...

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...