Protege tu cerebro de las redes sociales

La tecnología te facilita la vida, pero varios estudios demuestran que también hace que tu cerebro se vuelva más vago. Es hora de ponerlo a trabajar para que no se atonte.
Elisabeth G. Iborra -
Protege tu cerebro de las redes sociales
Protege tu cerebro de las redes sociales

Internet, las redes sociales y las nuevas tecnologías están cambiando nuestras estructuras cerebrales en aspectos como la capacidad de atención, la concentración, la memoria, la toma de decisiones... ¿Eso es bueno o malo?

En principio, no tiene por qué ser malo si sabes cómo seguir sacándole partido a tu materia gris. Varios especialistas te explican cómo.

Gimnasia para el cerebro

El cerebro viene a ser como una masa de plastilina (es lo que se llama plasticidad cerebral) que se puede modelar. La dinámica es similar a la del entrenamiento de cualquier músculo. Y las contraindicaciones son también idénticas: lo que no se ejercita, se atrofia. El experto en neurociencias aplicadas Néstor Braidot, que ha escrito el libro Sácale partido a tu cerebro (Ed. Gestión 2000), advierte que “todo lo que no se utiliza se pierde en términos cerebrales. El abandono y la pereza provocan la pérdida de plasticidad cerebral. La pérdida de la memoria hace que perdamos memoria”.

Sácale partido

Con las nuevas tecnologías, no vayas a lo fácil. Si juegas, busca los niveles superiores para ponerte a prueba y cambia el tipo de juego, para ir ejercitando diferentes partes de tu testa.

Publicidad

¿Cuánto hace que no te aprendes un teléfono?

Con el software para guardar documentos y datos de todo tipo, dejamos de memorizar mucha información que antes reteníamos por necesidad. La neuróloga del Hospital de la Paz Patricia Martínez, opina que “ahora memorizamos menos, pero eso no tiene por qué interferir en la capacidad de memorización. Tenemos más información y datos por persona que antes, así que nuestro cerebro no puede acordarse de todo y necesitamos almacenarla digitalmente. Pero seguimos memorizando otros detalles, como dónde ir a buscar la información, nombres, direcciones...".

Sácale partido

Hace tiempo que has dejado de aprenderte teléfonos; emplea tu memoria en recordar atajos de teclado para encontrar los números.

Busca un criterio propio

Néstor Braidot mantiene que “la aparición de Internet y de plataformas como Google, entre otras, ha producido un aumento de la importancia de aprender el camino para llegar al conocimiento por encima del conocimiento mismo”. Es más, desde su faceta de profesor en la Universidad de Salamanca, Braidot admite que, como método de enseñanza, “es preferible entrenar a los alumnos para encontrar las soluciones por sí mismos que a aprender soluciones de otros, que quedarán obsoletas en breve”.

Sácale partido

No te quedes con la primera entrada de Wikipedia cuando quieras profundizar en algún tema. Busca los blogs especializados, coteja la información que te llega y a partir de ahí, saca tus propias conclusiones. Y si encima tienes un blog en el que ponerlas, estarás haciéndole un gran favor a tu cerebro.

Publicidad

Aprende a concentrarte

Tenemos más información que nunca, pero, ¿estamos mejor informados? Esta es la paradoja de los tiempos actuales. Según Braidot, “las nuevas tecnologías nos generan niveles de atención demasiado superficiales”. Vamos, que miramos una cosa rápida, pasamos a otra y a otra… Piensa que cada vez que desvías la atención de la tarea que estás realizando para mirar el mail, un mensaje de Facebook o repasar las publicaciones de Twitter, interrumpes tu proceso mental y el cerebro tiene que reorientarse, con todo lo que conlleva.

Sácale partido

Cuando tengas que poner todas tus neuronas en un proyecto, no admitas distracciones. Existen plugins, como StayFocusd, que te limitan el tiempo que puedes estar conectado a Facebook. Incluso tienen la función “nuclear” que te desconecta de Internet por una hora.


Sé creativo

Las nuevas tecnologías nos procuran emociones instantáneas y adrenalíticas que hacen que olvidemos otras formas de asimilar información que ayudan a profundizar. Nos estamos acostumbrando a ver más vídeos que a leer textos largos. “Leer hace que imagines, que crees imágenes mentales. Un vídeo necesita menos esfuerzo mental”, advierte Martínez.
Por si fuera poco, apunta Braidot, “muchos de los problemas que derivan en carencia de creatividad o falta de cualidades para la innovación vienen de condicionamientos emocionales, altos niveles de estrés, etc.".


Sácale partido

Busca apps que promuevan tu creatividad. Por ejemplo, Adobe Collage te permite plasmar ideas relacionándolas con dibujos. Sketchbook te servirá para hacer diseños y dibujos. OmniGraffle es muy útil para trazar flujos de ideas de forma sencilla. Y, de vez en cuando, mira una película asiática con un ritmo lento, sin comerte las uñas.

Publicidad
Te recomendamos

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...

Ha llegado la hora de ponerle fin al problema y optar por el microinjerto capilar en ...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...