¿Qué es lo que ocurre cuando te estallas los nudillos?

Un estudio canadiense te lo muestra de la forma más gráfica posible: con un vídeo
Martín Iraola -
¿Qué es lo que ocurre cuando te estallas los nudillos?
¿Qué es lo que ocurre cuando te estallas los nudillos?

¿Sabías que en realidad cuando te estallas los nudillos, no estás recolocando los huesos? Hasta hoy, la ciencia nos decía que realmente el crujido de los dedos es debido a que entre los huesos de las articulaciones se crean pequeñas burbujas de nitrógeno. Al apretar los huesos entre ellos, estas burbujas explotan, produciendo ese curioso sonido.

Nuestro líquido interior

Una vez que las burbujas han estallado, no podrán volver a hacer crujir los nudillos hasta que pase un intervalo de tiempo entre 15 y 30 minutos. Ya que es el tiempo necesario para que los gases vuelvan a disolverse completamente en el líquido sinovial. Cualquier intento antes del tiempo necesario lo único que logrará será un sonido mucho más débil o directamente ningún sonido.

O eso es lo que creíamos. Y es que un nuevo estudio realizado por científicos canadienses ha demostrado la teoría de las burbujas no era del todo correcta.

Tira de este dedo

Los científicos pusieron los dedos de voluntarios en un dispositivo que tiraría con un cable de su extremo, con el objetivo de provocar el crujido, y los metieron dentro de una máquina de imagen por resonancia magnética. Los resultados se grabaron en vídeo.

El tirón del dispositivo provoca que los dos huesos del dedo se separen, hasta que “crujen” y vuelven a chocar entre sí. Lo interesante llega cuando vemos que ambos huesos acaban más distantes el uno del otro que antes de crujir, y que al instante se forma una zona oscura en la imagen.

La culpa es del gas

La nueva hipótesis es que esa zona oscura entre los huesos son gases que se forman cuando los huesos chocan entre sí después de ser separados, y también que es esta formación repentina de gases lo que provoca el reconocible sonido. Por lo tanto, no es que se creen burbujas por si solas y las estallemos, es que las creamos cuando nos crujimos los dedos.

Lo que no explica esta nueva investigación es si esto es malo para nuestros dedos, aunque sucesivos estudios se centrarán en ello; hasta ahora los estudios médicos decían que no, pero esto puede cambiar ahora que se conoce el proceso con más precisión.

Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

En noviembre queremos que cuides de ti...

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...