Siete razones que te quitan el sueño

Caza a tus ladrones de descanso y duerme a pierna suelta.
Samuel Valiente -
Siete razones que te quitan el sueño
Siete razones que te quitan el sueño

1. Estrés
El insomnio es un estado de hiperalerta “normal en situaciones de estrés”, comenta Pin. Cambiar esto no es fácil. Los somníferos, aparte de ser peligrosos, son pan para hoy y hambre para mañana. Por eso puede ser buena idea hacer ejercicios de relajación en la cama. Relajan tu cuerpo por grupos musculares desde los dedos de los pies hasta la cabeza.

Publicidad

2. Depresión

¿Causa o consecuencia del insomnio? En realidad, las dos cosas. Si duermes mal, puedes acabar inmerso en una depresión que agravará el problema. Círculo vicioso, lo llaman. Si sientes que tu falta de sueño va ligada a un estado de apatía, lo mejor será que consultes a un especialista. No te preocupes: pasa en las mejores familias.

Publicidad

3. Fármacos

¿Sabías que uno de los ingredientes básicos de las anfetaminas caseras es un anticongestivo común? Los medicamentos para resfriados y alergias, entre otros, pueden ser también un estimulante capaz de convertir tu sueño en… eso: un sueño. Si crees que tu insomnio tiene relación con el consumo de fármacos, habla con tu médico.

Publicidad

4. Alcohol y nicotina

No son buenos para nada, pero quizá no sabías que tampoco lo son para el sueño. El alcohol tiene la propiedad de adormecerte rápido y mal, pues no favorece el descanso y propicia los despertares durante la noche. El tabaco, por su parte, ha recibido inmerecidamente la etiqueta de “relajante”, pero en realidad es un estimulante y te puede desvelar.

Publicidad

5. Dolor

Seguro que te ha ocurrido: demasiadas horas en la playa, la crema solar se quedó en el coche, y tu piel, achicharrada. El contacto de las sábanas parecía una tortura, Dormir es complicado cuando sientes dolor. La solución es tan sencilla como mitigar el dolor. Si ese dolor de espalda te quita el sueño, tomáte un analgésico antes de acostarte. Eso sí, consulta a tu médico.

Publicidad

6. Comer a deshoras

Cómo te gusta picotear justo antes de meterte en la cama, ¿eh? Y cómo te cuesta luego dormirte. Ingerir alimentos pone a trabajar tu sistema digestivo, y trabajar es lo último que quiere tu organismo a esas horas de la noche. No comas durante las dos horas previas a ir a la cama, especialmente si se trata de alimentos grasos.

Publicidad

7. Hacer ejercicio (tarde)

Hacer deporte es recomendable, pero hay horas y horas. Mantener actividad física durante el día puede ayudarte a conciliar el sueño, aunque conveniene dejar pasar como tres horas entre el ejercicio y el momento de acostarte, pues el metabolismo se activa y la temperatura central se eleva, lo que significa ojos como platos y vueltas en la cama.

Publicidad
Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

En noviembre queremos que cuides de ti...

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...