Tatúate con cabeza

¿Conoces los riesgos? Esto es lo que debes saber antes de marcar para siempre tu piel
Men's Health -
Tatúate con cabeza
Tatúate con cabeza

1) VIGILA LOS ENROJECIMIENTOS

Es muy importante que te asegures de que el estudio de tatuajes utiliza material desechable (agujas, guantes, máscaras) y esterilizado. Tampoco está de más planificar dónde recibirás atención médica en caso de que se te infecte la herida. Las señales que te lo indican son: enrojecimiento o sensibilidad excesiva en la zona alrededor del tatuaje, sangrado prolongado, pus o cambio de color de la piel alrededor del dibujo. Lo más normal es que la zona se inflame inmediatamente y surjan costras amarillentas.

 

Publicidad

2) ES PARA SIEMPRE

En función del lugar, de la profundidad y el tamaño, resulta más o menos fácil desprenderse de un tatuaje. En el mejor de los casos, la piel nunca te queda al 100% como antes. Sacar un tatuaje y conseguir una tersura equiparable a la piel de alrededor es practicamente imposible, incluso con laser. Por general, la piel queda más lisa y con menos pigmentación. Las articulaciones de brazos y piernas (codos, rodillas, tobillos, etc.) entrañan más dificultad cuando se trata de eliminar un tatuaje.

Publicidad

3) MEJOR PEQUEÑO

Un tatuaje se realiza penetrando la piel con una aguja e inyectando tinta en la dermis (la segunda capa de la piel), cuyas celulas son más estables que las de la epidermis (la capa superior). Esa es la razón por la cual los tattoos son practicamente permanentes. Los dermatólogos distinguen entre el pequeño tatuaje decorativo y el que cubre gran parte del cuerpo. Este último es considerado por los expertos como una autoagresión en toda regla que muchas veces guarda relación con un trastorno psicológico.

Publicidad

4) PONTE EN MANOS DE UN PROFESIONAL

Si está hecho por un profesional, el tatuaje no acarrea complicaciones. Cuando te lo hacen, notas como si te pusieran muchas vacunas o como si una fila de hormigas metálicas te recorriera la piel. La mayoría de los artistas saben hasta qué profundidad llevar la aguja: si no se llega a la necesaria, el tatuaje parece borroso; si es excesiva, puede sangrar y doler de lo lindo.


 

Publicidad

5) OBSERVA SU COLOR

Según la revista especializada Archives of Dermatology, las tintas rojos y verdes son muy duras de pelar. Sin embargo, los peores colores son los violetas y amarillos. La eliminación de un tatuaje suele requerir varias visitas (aunque de pocos minutos). Si el tatuaje es obra de una profesional, normalmente exige seis sesiones de láser, una por semana. Ojo, no siempre se utiliza anestesia. En cuanto a los efectos secundarios, es normal que las dos primeras semanas, tras la primera sesión de láser, la zona del tatuaje se oscurezca, al haberse fragmentado la tinta y salir fuera de las células.

Publicidad

6) MÁS RIESGO

En un reciente artículo, la revista The Lancet recoge los casos de varios hombres que han sufrido reacciones alérgicas tras comer pescado. Pero eso no es en absoluto habitual. Puede suceder que no seas alérgico y que por culpa de la tinta acabes siéndolo. Al respecto, un estudio de la Facultad de Medicina de Osaka (Japón) advierten del riesgo de contraer dermatitis sistémica en personas con tatuajes rojos, especialmente si se exponen a comida infectada con mercurio.

Publicidad
Te recomendamos

La lista negra de lo que nos esperan en las estanterías del "súper"...

En noviembre queremos que cuides de ti...

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...