Tu cartera y otras 4 cosas que te están rompiendo la espalda

Si te sientas encima del fajo de billetes, tu dorso lo acabará pagando
Martín Iraola -
Tu cartera y otras 4 cosas que te están rompiendo la espalda
Tu cartera y otras 4 cosas que te están rompiendo la espalda

El dolor de espalda es un verdadero coñazo y la mayoría de nosotros ha tenido que soportarlo. De hecho, el 85% de los hombres lo ha sufrido de forma severa por un período no inferior a los 3 días

En ocasiones nos visita de forma temporal, casi siempre por culpa de un incremento en la actividad física. Pero a veces la culpa apunta a otros factores. Circunstancias habituales en nuestro día a día, pero que jamás relacionarías con las molestias lumbares. Y esa ha sido la intención de un estudio realizado por científicos del American Academy of Orthopaedic (EE.UU.): exponer los factores menos obvios del dolor de espalda que te está amargando la vida. Identifícalos y acaba con ellos.

 

1. Tu cartera

En lo que se refiere a la cartera, el tamaño importa. Llevar en el bolsillo un pedazo de carterón empachado de dinero en metálico puede causar problemas serios a tu espalda. A ver, todos sabemos que es el complemento más cómodo para guardar tus cosas, pero sentarte sobre un montón de tarjetas, facturas, billetes y monedas puede forzar la cadera y la parte inferior de la espalda.

El problema comienza cuando tu nervio ciático queda encajonado entre la cartera y la cadera propiamente dicha. Esto provocará dolor que comienza en la cadera pero que puede extenderse a lo largo de la pierna.

 

2. Tabaco

Una razón más para dejar de fumar de una vez por todas: el dichoso hábito puede dañar tu espalda. Al menos el 17% de los fumadores sufren dolor en la parte inferior de la espalda, asegura el autor del estudio Scott Shemory.

Una posible razón: la nicotina reduce el flujo sanguíneo, lo que implica a su vez una disminución de los nutrientes destinados a las vértebras, tal y como aputa Shemory. A menor nutrición, la células reducen su tamaño y mueren, lo que provoca dolor.

Aunque esta reducción se produce de forma natural causado por el paso de los años y es conocido como degeneración discal, los fumadores tienden a experimentar una mayor reducción y, por ello, más dolor. Así pues, trata de acabar con el tabajo, ya que, dicho sea de paso, un día sin fumar te alarga la vida.

 

Publicidad

3. Depresión

Al menos 1 de cada 5 personas aquejadas de depresión presentan dolores de espalda, de acuerdo con el estudio del American Academy of Orthopaedic. Ahora bien, no está del todo claro que la depresión sea la causa de las molestias, o si es precisamente al revés. De hecho, el propio dolor de espalda provoca cambios de humor, lo que a su vez aumentaría la depresion, tal y como señala el doctor Scott Shemory. 

Según otra teoría, el malestar en la espalda se debe a que la depresión reduce la tolerancia al dolor, lo que provocaría que una mayor sensibilidad a las molestias físicas. Además, quien padece depresión puede caer en hábitos poco saludables como el sedentarimo o el tabaco, ambos causantes del dolor de espalda.

 

4. Alcohol

La bebida y el dolor de espalda van de la mano. Alrededor del 15% de las personas que admitieron abusar del consumo de alcohol también se quejaron de sufrir dolores de espalda, de acuerdo con el estudio.

¿Cuál es la relación? Puede que no sea exactamente una relación causa-efecto, sino que se debe a factores que solemos atribuir a llevar una copa de más. Por regla general, aquellos a los que le gusta levantar el frasco más de la cuenta no están precisamente en forma: si te pasas las noches de pub en pub probablemente no tengas ganas de ir al gym al día siguiente. Escaquearte del ejercicio puede causar pérdida de soporte muscular y flexibilidad en la columna vertebral, lo que provoca dolor.

Los alcohólicos también tienen tendencia a fumar más, sufrir depresiones y problemas de sobrepeso, todos ellos factores relacionados con el dolor de espalda. Por no mencionar las lesiones por darse golpes en estado de embriaguez.

 

5. Sobrepeso

Alrededor del 17% de los participantes en el estudio sufrían obesidad y dolores de espalda. La razón es simple: el sobrepeso aumenta la presión sobre la columna.

Las personas en baja forma física y con un peso corporal por encima de la media pueden tener menor masa muscular, sobre todo los psoas, esos músculos situados junto a la espina dorsal que aguantan y estabilizan la columna. Además, una barriga sobre dimensionada empuja la columna hacia delante, aumentando la presión sobre la espalda.

 

*Si alguno de estos elementos o vicios te está destruyendo la espalda, aquí te dejamos 4 sencillos consejos para cuidarla mejor. Y ya puestos, sigue esta rutina para blindarla

Publicidad
Te recomendamos

En noviembre queremos que cuides de ti...

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...

Lo retro está otra vez aquí, ¡y este complemento no podía ser menos!...