9 maneras de los psicólogos deportivos para motivarse a sí mismos a hacer ejercicio

Utiliza sus consejos para lograr salir por la puerta de casa cuando todo lo que quieres hacer es quedarte vegetando.
Sergio Collado -
9 maneras de los psicólogos deportivos para motivarse a sí mismos a hacer ejercicio
9 maneras de los psicólogos deportivos para motivarse a sí mismos a hacer ejercicio

Un entrenador personal puede ser capaz de mantener tus músculos en forma, pero si lo que te cuesta es mantener la motivación para seguir haciendo ejercicio, unas cuantas sesiones con un psicólogo deportivo pueden ayudarte y acercarte a un mejor rendimiento.

La psicología del deporte es un campo especializado que se centra en cómo mejorar el bienestar, el entrenamiento y el rendimiento de los atletas desde el punto de vista emocional y mental.

Pero incluso los psicólogos deportivos a veces tienen dificultades para atarse sus zapatillas de deporte. Así que aquí están algunos de sus mejores consejos para seguir con una rutina de ejercicio a pesar de sentirte cansado o falto  de tiempo.

1. Ponlo el primero en tu lista de tareas pendientes.

"Siempre hago ejercicio a primera hora de la mañana, de esta forma nada en mi día n va a interferir y boicotear mi entrenamiento," dice Jennifer Farrell, consultor y profesor de psicología en la escuela deportiva Shattuck-St. Mary’s School de Faribault, Minnesota.

¿No eres una persona mañanera? Háztelo fácil la noche anterior: deja preparado todo lo que necesitarás por la mañana.

2. Recuerda que a veces no se trata sólo de ti.

"Pienso en las necesidades de mi perro. También en cuanto a actividad física, y eso me ayuda a mantener mi programa", dice Amanda J. Visek, profesora del departamento de ciencias de nutrición y ejercicio en la Universidad de Salud Pública de Washington.

¿No tienes perro? Encuentra un compañero de gimnasio o un compañero de para ir a correr; es menos probable que falles a tu cita con el deporte si alguien te está esperando.

3. Prográmalo en tu agenda

Con socio o sin socio, trata al ejercicio como cualquier otra cita de tu vida profesional o sentimental, dice Visek.

"Tener una hora ya bloqueada en tu calendario hará que realizar deporte parezca menos opcional," apunta ella.

Publicidad

4. ¿No te gusta algo? ¡No lo hagas!

El hecho de que todo el mundo esté obsesionado con el ciclismo o el CrossFit no quiere decir que sean para ti, es normal, dice Brandonn S. Harris, profesor y director del programa de psicología del deporte en la Universidad de Georgia del Sur. En su lugar, encuentra algo que realmente te haga disfrutar. "Es más probable que te mantengas activo cuando lo estás haciendo bajo tu propia voluntad que cuando haces algo influido por alguien", concluye.

5. Aprovecha el poder del pensamiento positivo.

Si estás luchando para mantenerte activo, seguramente te has estado diciendo a ti mismo que debes hacer ejercicio. "Puede sonar tonto, pero simplemente diciéndote a ti mismo que quieres hacer ejercicio, marca la diferencia", comenta Stephanie Pearl, psicoterapeuta de Nueva York. Añade que si la idea de la propia actividad que no está recibiendo suficiente amplificado, trate de concentrarse en un aspecto de la misma, como la música que escuchas durante su entrenamiento.

6. Acepta que no siempre será perfecto.

Seamos realistas, algunos días es difícil reunir la energía necesaria para darlo todo. Podrías no hacer nada o, por ejemplo, reconocer que no te sienta de la mejor manera y probar de hacer algo a un ritmo e intensidad acordes a lo que puedes. "Es mejor una carrera lenta que quedarse atontado frente a la televisión", dice Pearl.

Publicidad

7. ¡Pártelo!

¿No hay tiempo para ir al gimnasio o salir a hacer deporte a largo plazo?

Los estudios sugieren que es posible obtener los mismos beneficios para tu salud a través de la actividad física durante tres segmentos de 10 minutos como con 30 minutos de continuo.

Toma tres caminatas de 10 minutos durante el día o intenta hacer una sesión de 20 minutos de fitness por la mañana y otra de 10 minutos por la noche.

"Cada paso cuenta", dice Farrell. "En lugar de pensar: 'no tengo 30 minutos, así que ni me molesto a intentarlo', trata de verlo como que 10 y 15 minutos son mejor que nada!"

8. ¿Por qué quieres entrenar?

La respuesta no debe ser nunca "porque se supone que debo" o "porque es lo que hay que hacer",  afirma Pearl. "Tienes que querer realmente y realmente saber por qué quieres. Cuanto más claro y personal sea tu objetivo, mejor."

Farrell sugiere ir un paso más allá y, literalmente, tomar la pluma al papel: escribe por qué estás haciendo ejercicio y lo que esperas lograr, si se trata de más energía para jugar con tus hijos o de reducir el riesgo de padecer enfermedades del corazón.

9. Céntrate en el resultado final

Claro que puedes sentirte medio muerto y derrotado cuando suena alarma para un entrenamiento muy temprano por la mañana, pero recuerda la gran energía que sentirás después, sugiere Harris.

Y si estás entrenando a medias y considerando dejarlo del todo... recuerda que cada paso que das te acerca a tu objetivo, que una molestia leve es simplemente una señal de que tu cuerpo está cada vez más fuerte y más rápido.

Publicidad
Te recomendamos

En noviembre queremos que cuides de ti...

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...

Lo retro está otra vez aquí, ¡y este complemento no podía ser menos!...