No sin mi 'selfie'

Tu felicidad virtual se mide por la cantidad de ‘likes’ de tus autofotografías, un claro síntoma del narcisismo actual moderno
Alex Galera -
No sin mi 'selfie'
No sin mi 'selfie'

Seguro que recuerdas la última vez que te hiciste un selfie y lo subiste a Facebook o a Instagram; quizás fue ayer, hace una semana o hace simplemente unos minutos, pero en todo caso te acuerdas... ¡Y lo sabes! Pues bien, ha llegado el momento de que te confieses. ¿Cuántas fotos llegaste a echarte para acabar colgando sólo una de ellas? No las podrías contar ni con los dedos de las manos ni tampoco con los de los pies, porque te hiciste una sesión más larga que la del día de tu comunión. ¡La de carretes que habrías gastado hace 15 años! Y, encima, luego siempre te queda la duda de si con la número 36 habrías recibido más likes que con la 19. Típico.

Bien, a estas alturas de la movida, parece evidente que esta moda de autofotografiarnos se ha ido de las manos. De hecho, hace tiempo empezó a correr por la red un hashtag que pretendía promover unas “Olimpiadas de Selfies”, así que imagínate cómo está el patio. Lógico, pues, que algunos expertos ya hayan descrito esta tendencia como un claro síntoma del narcisismo actual. No es una afirmación trivial, ya que tú mismo puedes comprobar a menudo cómo las páginas de inicio de todas tus redes sociales están repletas de autorretratos: la de tu chica postureando en la piscina, la de un grupo de amigos parquineando justo antes de salir de fiesta o incluso la de un amigo del pueblo alardeando de tractor.

Divino de la muerte

En definitiva, los selfies imperan el mundo. Pero no sólo eso, sino que también lo destruyen. Y es que, de un tiempo a esta parte, se han dado a conocer varios casos de muertes relacionadas con esta práctica que algunos han llevado al extremo subiéndose a lo más alto de una estatua o de un edificio para conseguir esa foto celestial, hasta el punto que lograron tocar el cielo, pero quizás no como ellos querían. Precisamente por eso y para que te des cuenta de la irracionalidad que nos rodea, el gobierno ruso ha elaborado una guía con varias recomendaciones para evitar la defunción por selfie. Una de ellas es no echarse fotos a uno mismo mientras se conduce. Hasta ahí todo bien, pero la cosa empieza a desvariar cuando te piden que no te fotografíes en la parte exterior de un tren o con animales salvajes. ¡Adiós a tu book con Simba!

Así pues, las muertes son las consecuencias más preocupantes de la selfiemanía. Pero esto de autorretratarse haciendo el memo ante la cámara no es algo nuevo, ya que los niños, mujeres y ancianos de la Inglaterra victoriana de principios del siglo XX ya se sacaban fotos de este tipo, tal y como demuestra la colección Retronaut: The Photo-graphic Time Machine del Museo Woodhorn de Ashington (Reino Unido).

Sea como sea, hoy en día los selfies se han convertido directamente en un estilo de vida, dado que nos sentimos tentados de retransmitir al mundo nuestras propias vidas en vez de vivirlas. Parece la típica frase de un libro de autoayuda, pero no va desencaminada. Con un selfie ya no estamos diciendo “mírame, éste soy yo”. Lo que estamos transmitiendo a la gente es más bien un: “Éste soy yo y mira cómo molo. Dame un like, que me lo he ganado”. Y si de paso recibes algún comentario, subidón de autoestima.

Es así, hemos pasado de ser una sociedad recolectora de comida para subsistir a ser unos obesos cazalikes para alimentar nuestro ego, y encima recrearnos. Tú también te has dado cuenta de ello. Los 'me gusta' han pasado a ser el timón de tu vida, ya que cuando no recibes tantos como creías con ESE selfie, te sientes vacío, incompleto y buscas un motivo que explique semejante fracaso. ¿La luz, el fondo, tu cara? “¿Qué ha pasado? ¿Acaso ya no soy el que corta el bacalao?”, te preguntas, torturándote como si de ello dependiese tu vida. Quizás debías haber tenido en cuenta algunos de los consejos que te damos a continuación...

Publicidad

 

¿Cómo hacerte un buen 'selfie'?

Es más que probable que los grandes mitos de la fotografía nos apalearían si leyesen las siguientes líneas, pero aquí tienes los consejos que te da el fotógrafo Peter Hurley para sumar más ‘likes’ que el capitán del equipo de fútbol americano de la universidad de Yale.

Morritos

Deja de hacerte fotos poniendo morritos. Imagínate a ti mismo haciendo el pato ante tu móvil; ni siquiera Pedro Piqueras sabría cómo calificar semejante escena. Y si lo haces, tu reputación social se esfumará más rápido que Barney Stinson tras una noche de desenfreno.

Papada

Otro aspecto al que prestar atención, según el especia­lista, es la papada. No puede parecer que tu cara es una prolongación del resto de tu cuerpo. Si quieres demostrar que entre tu barbillla y tu papada tienes un cuello, flexiona un poco tu brazo en el momento de echar la foto.

Brazo gordo

Tampoco te olvides de combatir el síndrome del brazo gordo. Para que no parezca que hayas alimentado sólo esa extremidad a base de McDonald’s y se vea desproporcionada con el resto de tu cuerpo, procura que el sensor de la cámara esté por encima de la misma.

Lado bueno

También te recomendamos que poses con tu lado bueno, porque, en efecto, todos tenemos un perfil espectacular y otro que desearíamos que nuestra madre nos hubiese podido retocar con Photoshop antes de parirnos. Dado que ya eres mayorcito, conocerás de sobras tu cara.

Fondo

Por último, recuerda que el fondo también cuenta. Si alguna vez te has retratado en el lavabo, quema el disco duro, entiérralo o lánzalo al fondo del mar, porque no hay foto más desagradable que ésa en la que se ven las baldosas, el albornoz o incluso los gayumbos a tu espalda.

Publicidad

 

Tipos de 'selfie'

Existen distintos tipos de 'selfie'. De hecho, podríamos diferenciar uno para cada día de la semana:

‘Gelfie’

Es la imagen que te haces nada más despertar, ésa que pasas a tus amigos por whatsapp tras una noche de farra de la que apenas recuerdas nada.

‘Sleeping selfie’

Es esa forma de retratarse en la que haces ver que alguien te ha hecho una foto mien-tras se suponía que dormías, pillín.

‘Fit selfie’

El típico que se echan los posturistas frente al espejo del gym. Sí, ésa a la que luego le añaden hastags como #instafit o #hardwork, entre otros sin sentido.

‘Sexfie’

Es la captura tórrida en la que muestras explícitamente alguna parte de tu cuerpo de forma erótico-sensual. O en bolas, directamente.

El ‘selfie’ inoportuno

Se trata de la imagen que no viene a cuento, como la que un chico se hizo con su abuela fallecida durante su propio funeral.

‘Famousfie’

Es el autorretrato junto a una celebrity, cuya yugular hemos asaltado para petarlo en todas las redes sociales

‘Turiselfie’

No podía faltar; es ese con el que uno pretende demostrar su espíritu viajero y presumir de fuerza mientras sostiene la Torre de Pisa.

Publicidad
Te recomendamos

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...

Ha llegado la hora de ponerle fin al problema y optar por el microinjerto capilar en ...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...